Dave Castiblanco y su conmovedor mensaje

29 de junio del 2019

El modelo de género no fluido habló con KienyKe.com.

Dave Castiblanco

Hace unos meses Caracol Televisión presentó un nuevo reality como propuesta para el prime time, se llamaba ‘La Agencia, Batalla de Modelos’, entre sus participantes brillaba un personaje sin precedentes en la pantalla chica colombiana, Dave Castiblanco.

Prontamente fue catalogado como un chico andrógino, es decir, con rasgos que se debaten entre ambos sexos. Su presencia es arrolladora, es innegable notarlo cuando se comparte un entorno con él, pero no solo es su belleza y fluidez de género lo que le caracteriza, también la seguridad que exuda y las experiencias que comparte, que con solo escucharlas, es fácil llegar a una reflexión: el sistema binario que predica la exclusiva existencia de lo masculino y lo femenino está obsoleto.

KienyKe.com conversó Dave para conocer lo que esconde un personaje como él, su historia, miedos, alegrías y pasiones.

“Yo soy de aquí de Bogotá. Desde chiquito fui muy introvertido. Era un niño muy tímido pero siempre supe lo que soy. Jugaba con el labial de mi abuela, con los blazers de mi abuelo; me ponía de todo, jugaba con todo, pero sí me daba cuenta que en el entorno escolar había otra cosa, me sentía agredido por mi manera de ser, me mostraba como era ante las personas y fue cuando me di cuenta en que vivimos en una sociedad muy machista, heteronormada, patriarcal“.

Como muchos niños queer que crecen en un entorno conservador y hermético, sus años de infancia y adolescencia fueron los más duros al encontrar ese choque con lo que se considera “normal”.

View this post on Instagram

???? En este mes del orgullo celebro la #libertidad con @durexcolombia ???? porque somos individuos de esta sociedad y nuestra identidad es individual, @paolarojash tomó las fotografías y todes quienes hacemos parte de esta bella campaña estuvimos en un taller donde nos involucró a intervenir las fotos con materiales plásticos, dándole ese enfoque artístico personal a cada uno desde sus vivencias y discursos, esto hizo que se volvieran autorretratos donde la palabra “Libertidad” nació atribuyendo a ese placer de vivir la sexualidad y la vida construyendo tu identidad libre de señalamientos ❤???????????????????????? #pride #lgbt #lesbian #gay #bisexual #transgender #nonbinary #genderfluid #queer

A post shared by Dave ♔ Castiblanco (@davecastiblanco) on

“Tengo un recuerdo de primaria, yo tenía unas gafas moradas y la gente me preguntaba ‘¿Tú por qué tienes gafas moradas? ¿Eres una niñita o qué? ¿Qué eres?‘ y yo como ‘¿Cuál es el problema? A mí me gustan mis gafas’ y claro, recibí mucho acoso“.

Pero a diferencia de los que crecen en familias que los rechazan y que incluso pretenden cambiarlos, Castiblanco fue apoyado desde pequeño en casa.

“De hecho en mi casa nunca me reprimieron por nada, nunca tuvieron problema con que yo usara las sábanas de vestido o que me pintara la boca o que me pusiera aretes de topito, eso es una exploración, en la niñez uno es muy natural y real, afortunadamente cuento con una familia que nunca me reprochó“.

Cuando los primeros años de existencia son vividos en un contexto hostil y agresivo, lo que los seres humanos suelen hacer es adaptarse para sobrevivir; pero adaptarse no necesariamente es la mejor opción.

“Tuve que pasar por una etapa en la que hacía cosas que no eran parte de mi naturalidad, de mi vida. Intenté jugar fútbol, hablarle a las niñas, dedicarme a jugar más con los chicos, pero siempre terminaba jugando con las chicas, mi entorno me hacía sentir culpable, entonces yo me lo creía”, recuerda Dave.

Su forma de ser lo apartó de los otros niños, alejándolo de la típica historia de infancia feliz, rodillas raspadas por corretear a sus compañeritos en medio de risas o regaños por llegar tarde a casa al haber pasado horas jugando sin medir el tiempo.

“A medida que iba creciendo, mi relación con las personas iba disminuyendo, me di cuenta que no quería eso, yo sí quería relacionarme con las personas, tener amigos, es un momento en el que se olvida quien eres para agradarle a los demás”, pero el protagonista de esta historia falló en el intento de camuflarse en una sociedad prejuiciosa.

El modelo colombiano continuó ahondando en su tragedia juvenil: “En bachillerato la cosa se puso más pesada, tuve etapas de depresión. En primaria me culpaba mucho y creía todo lo que me decían, los prejuicios, ‘Ay tú eres muy afeminado, tú eres una niñita, eres una loquita‘, yo quería la aprobación de las personas, pero ellos me hacían entender que no tenía cabida en la vida, que no tenía lugar, que no era normal“.

“En el colegio a toda hora me atormentaban diciendo que me iba a llevar el diablo, que mi futuro sería terrible y oscuro. Me mandaban al psicólogo, me sacaban de clases. Me alimentaron el prejuicio, por eso es que hay casos de niños que atentan contra su vida, yo estuve muy cerca de eso”.

El matoneo acorraló a Dave Castiblanco, su expresión se vio coartada y esto se reflejó en su desempeño académico.

“Cuando hablo de eso no me gusta victimizarme, prefiero concientizar, hablar de algo que es real. Pasé por toda esta situación y mi familia se dio cuenta, físicamente estaba delgado, ojeroso, bajé las calificaciones después de que me había siempre destacado, perdí todo el interés, llegó un momento en el que no llevaba maleta, porque me sentía muerto, me sentía respirando nada más, sin voz, sin sentido alguno”.

“Mi familia se da cuenta, mi mamá, que es psicóloga, me pregunta ‘¿Qué está pasando?’, siempre me preguntaban, pero como en el colegio me alimentaban el miedo por compartir quién soy, por el prejuicio de que voy a decepcionar a mi familia por no ser ese chico macho viril, que juega fútbol y es violento”.

Dave Castiblanco vio la necesidad de hablar con su familia. Encontró refugio en su madre. “Primero no quise hablar, pero luego me vieron muy mal, ‘Yo te veo muy mal, algo te está pasando’, me dijo mi mamá, y yo le conté a ella y a mi hermano lo que estaba pasando en el colegio”.

Un tema importante para ser compartido entre las personas LGBT+ es la necesidad de hablar sobre salud mental, al ser acosados y violentados, presentan depresión y algunos intentan quitarse la vida.

Me quería matar, me quería morir, yo no quería eso, pero algo que no me dejaba hacerlo era mi mamá, yo la quiero tanto que no podía hacerle eso, si hay alguien por quien yo sigo aquí es ella, en ese momento tan fuerte de mi vida me detuvo, yo siempre valoré lo que es ella en mi vida, yo soy lo que tú ves ahora por mi mamá”.

Dave Castiblanco creció sin un ejemplo paterno, algo que podría explicar la razón por la que se sentía más identificado con su lado femenino.

“Para mí la figura masculina siempre ha sido muy ajena, me costaba mucho relacionarme con los chicos, porque ‘¡Ay! Es que usted habla muy pasito, a usted le gusta como Shakira, Britney Spears, esas viejas y a ninguno acá le gustan esas cosas’.

Entonces yo me iba con mis amigas, el problema es que ellas también tenían momentos en los que se burlaban de mí. Nadie te toma en serio y cuando estás presentando una exposición la gente se burla de ti, es como si se te hubiera olvidado, eso a la profesora no le importa, ‘Castiblanco, ¿qué pasó?, ¿no la preparó?'”.

En medio de la desesperación, Dave Castiblanco comparte un mensaje conmovedor e inspirador:

“Ya es suficiente, ya es suficiente del bullying, de prestarle atención a gente que no le aporta nada a mi vida, ya puedo tener mi espacio y hacer las cosas que me gustan”.

La pesadilla terminó cuando el colegio llegó a su fin.

“Luego la vida me cambió, cuando mi familia me acepta y salgo del colegio, tuve que terminarlo para empezar a vivir mi vida. No fue un cambio de la noche a la mañana. Empecé a tener amigos, a tenerme más confianza, demostraba mi identidad, me pintaba el pelo de todos los colores, de hecho un día me puse el decolorante, me quedé dormido y me quedé calvo, me tocó raparme”, explicó entre risas.

“Fue un proceso fuerte, pasaron muchas cosas, mi imagen empezó a transformarse además, siempre me cuestionaba porque no había personas como yo, o sea, yo soy así pero no veía a nadie así, los gays en la televisión era una cosa muy ajena”.

Las personas LGBT+ crecen sin referentes o ejemplos en los medios masivos o populares, es por eso que aparece ese sentimiento de no pertenecer a nada, de estar perdidos en un inmenso mundo al que se piensa es imposible acudir.

“Empecé a bailar con amigos Lady Gaga, esa fue una etapa en mi vida como el arcoíris en el cielo, cuando tenía como 19, desde ahí empecé a crear mi vida e identidad fuera de los márgenes, aunque no es fácil, pero yo no quería seguirme ocultando en las cuatro paredes de mi habitación porque el mundo no es eso.

View this post on Instagram

????????Las nuevas masculinidades son aquellas que se resisten al imaginario tradicional del rol masculino, un estereotipo creado por el patriarcado y reforzado por la sociedad. Ese único formato obligatorio para poder representar al varón y que si no lo cumples, tú virilidad es cuestionada. Para mi estos códigos siempre han sido ajenos y muy violentos pues según lo que sugiere, para ser hombre hay que dominar, violentar y jamás permitirse entrar en contacto con la sensibilidad y la ternura. Yo me pregunto, por qué hacer esto? Sí yo los he visto llorar, de hecho muchos viven reprimidos, viéndose obligados a seguir estos códigos, al no compartir sus sentimientos solo para ser “machitos” aquellos que se niegan y se cobijan en ello para evadir la realidad que los confronta. A esto se le conoce como “Masculinidad Tóxica” ya que no es obligación, ni es natural. No implica que todos deban comportarse de igual manera, no hay por qué justificar ni atribuir la violencia a la masculinidad. Somos individuos, todos contamos con una identidad individual. ????????Para mi un varón es un “caballero” aquel que es seguro de lo que quiere, es fiel a su ser, respeta las diferencias y sabe cómo tratar de manera digna a una mujer sin subestimarla. ???? Este es un llamado para que dejemos esos códigos a un lado y nos permitamos ser más reales, yo nunca me he identificado con ese patrón porque soy un hombre que está en contacto con su feminidad, soy delicado, vanidoso, lloro, soy sensible, me gustan las flores, transmitir amor, compartir sonrisas con quienes vibro bonito, también soy fuerte, determinado y me encantan los tacones. ???? #DaveCastiblanco Fotos para la edición de marzo de la revista @15minutosco por @ferchofoz88

A post shared by Dave ♔ Castiblanco (@davecastiblanco) on

“Gané confianza al relacionarme con mis amigos gays, hacíamos flashmobs, videos, coreografías, yo empecé a estar en contacto con las cosas que me gustan, el maquillaje, el baile, el styling, las cosas que son parte de mí”, rememora el modelo.

Dave Castiblanco salió del colegio pero no con una idea clara de lo que quería hacer con su vida, según lo que cuenta él, empezó a estudiar diseño de modas pero el patronaje y tener que quedarse quieto frente a una máquina de coser no era algo agradable.

Abandonó la universidad, pasó por diversos trabajos, de hecho fue bartender. Estudió y continúa buscando la perfección en danza, una de sus grandes pasiones, algo que seguramente sabe aprovechar a la hora de modelar.

El modelaje llegó cuando constantemente le recomendaban buscarse un espacio en la industria de la moda. Pero como no hay alguien como él en este negocio, constantemente se le cerraban las opciones, además, como dice él, para entrar al mundo de la moda en el país es necesario estar “en la rosca”.

Dave tuvo que labrar su propio camino y al andar al ritmo de su propio tambor encontró su voz, conoció fotógrafos, diseñadores y estilistas que le ayudaron a crear su plataforma y exponer el talento que emana, lo que prontamente llamó la atención de las agencias de modelaje, pidiéndole firmar casi de inmediato.

Su mensaje para los LGBT+

Es fácil preguntarle sobre cómo se ve en el futuro y para él es sencillo contestar que quiere modelar, presentar, actuar, crear, pero lo imperativo para él es dejar un legado y marcar un antecedente.

“Yo ahorita tengo un compromiso con la misma comunidad. Quiero empezar a hablar más sobre las mujeres trans, las personas que son invisibilizadas, a quienes les roban sus derechos, que no tienen garantías en su trabajo, que son violentadas todo el tiempo, que matan y que a la gente no le importa pero existen y hacen parte de la sociedad”

“No voy a ser modelo toda la vida , no voy a vivir de esto siempre pero sé que puedo encargarme de construir un mensaje, un legado que puede trascender y pueda ayudar a muchas personas, instaurar nuevas cosas, porque creo que el problema actual es por la educación, cómo eres formado”.

Dave Castiblanco es usualmente etiquetado con la palabra andrógino, al hablar con él es obligatorio preguntarle cómo se describe:

“Yo soy una persona de color morado. Si me pones entre el rosa y el azul tengo la combinación de los dos. Siento que el morado va más hacia el rosado, y yo soy más rosado que azul. Soy una persona sensible, emocional pero muy racional y sé que debo tomar decisiones correctas para no perderme en el camino”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO