Martín Elías y Dayana, historia de amor sin fin

Martín Elías y Dayana, historia de amor sin fin

3 de Mayo del 2017

El primer beso entre Dayana y Martín Elías, aunque fue el más largo e intenso que ella le había dado a un hombre, fue un beso que creyó no representaría nada más que un buen instante entre dos conocidos que sentían un gusto físico. Pero se equivocó. Aquel beso, que se originó en la parte trasera de un carro, mientras en la radio sonaba la canción “Quiero que te quedes”, de Adriana Lucía, enamoró a Dayana.

Meses después, Dayana Jaimes se enteró de que Martín Elías Díaz, el hijo menor del cantante vallenato más famoso de la época, gustaba de ella desde que él era un adolescente y ella, una de las amigas de Luis Ángel, hermano mayor de Martín, y otro de los hijos de Diomedes Díaz.

Martín nunca le coqueteó a Dayana, uno, porque siempre fue un joven tímido, y, dos, porque llegó a considerarla una mujer difícil de alcanzar; tal vez el que era un par de años mayor que él, y otras circunstancias, lograron que durante muchos años Martín Elías viera a Dayana como un amor platónico.

El convertirse en artista le ayudó a vencer la timidez y ver que la ‘mona linda’, como le decía en silencio, iba a sus conciertos, propició una cercanía que él aprovechó para cortejar a la joven que estaba terminando sus estudios de comunicación social y periodismo.

El día de esta entrevista Dayana se encuentra en casa de unos familiares, en Barranquilla. Está allí huyendo de los recuerdos de Valledupar, donde vivía con Martín Elías Díaz desde que se casó con él, el 24 de octubre de 2014. La tristeza que la embarga es evidente. Martín Elías lleva dos semanas muerto y su esposa no ha parado de llorarlo.

“No te imaginas el hombre tan especial que era Martín”, dice mientras hace esfuerzos para recordar fechas y momentos especiales; no le bastan las palabras para exaltar al cantante vallenato con el que estuvo casada solo dos años y medio, de quien afirma era un hombre noble y humilde, cuenta también que era la persona con la que se sentía segura. “Martín era mi polo a tierra”, dice antes de ahogarse en un corto pero profundo llanto.

martin elias y dayana

Después de ese primer beso, el cantante vallenato atacó con sus mejores estrategias románticas a la mujer que desde hacía años le fascinaba. Nunca faltaron los detalles para enamorarla. Cartas escritas a mano, flores, peluches y muchos vallenatos dedicados fueron las armas con las que Martín atrajo la atención de la mujer con la que se ennovió el 24 de abril de 2011.

Al comienzo quisieron mantener su relación en secreto. No querían dar de qué hablar,  ya que Martín Elías llevaba pocos meses separado de su primera esposa; pero otra tragedia, la muerte de la hermana de Dayana, los evidenció  ante todos, porque durante el velorio y el sepelio, el hijo menor de Diomedes no se separó ni un solo minuto de la joven periodista.

Tras tres años de noviazgo,  en los que dice ella que Martín la enamoró hasta la locura, el cantante le propone matrimonio el 14 de junio de 2014, el día del cumpleaños de Dayana. La joven recuerda ese día con otra tierna sonrisa que acompaña con lágrimas.

“Fue hasta ingeniosa la pedida de matrimonio”,   menciona mientras suspira y toma un nuevo aliento para seguir hablando.  –“Era mi cumpleaños. Estábamos en un hotel en Barranquilla. Martín tuvo toque esa noche y yo lo acompañé. Cuando llegamos al hotel me dice que lo acompañe a una reunión que va a tener con Juancho de la Espriella– el acordeonero que tenía en ese momento –Al llegar a la habitación había pétalos de rosa por todos lados, con los que estaba escrito “Te amo” y “Eres el amor de mi vida”. También había un rompecabezas desarmado y Martín me dijo que lo armáramos, al final faltaba una ficha y nos pusimos a buscarla por toda la habitación. La encontré y detrás de la ficha, estaba pegado el anillo. En ese momento Martín me pregunta si me quiero casar con él, ovbiamente mi respuesta fue sí.

“No te imaginas el hombre tan especial que era Martín”Dayana Jaimes

El sí estuvo acompañado de lágrimas de los dos enamorados y de confesiones. Al calor de varias botellas de champaña, que recuerda Dayana, propiciaron en ambos el peor de los guayabos, Martín se sinceró con su futura esposa y le contó secretos y deslices que como novio había tenido. Seis meses después, el 24 de octubre de 2014, estaban casados.

Otro de los momentos que Dayana recuerda con especial cariño junto a Martín Elías, fue el día que se enteró que estaba embarazada y cuando se lo contó a él. Faltaban unos cuatro meses para el matrimonio y a ella le aterraba el tema de tener hijos. Los miedos ante la responsabilidad maternal de la vida le causaban pánico.

“Compré una prueba de esas caseras y salió positiva. Casi me muero. No confié en ella y al día siguiente me realicé una de sangre y confirmó el resultado. Duré una semana llorando en silencio, hasta que se lo conté a Martín”, recuerda. Martín Elías, un hombre sentimental, que lloraba con facilidad, hizo lo propio cuando recibió un regalo de su prometida: una caja  en la que había dos patines de bebé, uno rosado y otro azul, debajo de ellos estaban las dos pruebas de embarazo. Lo primero que Dayana le pidió al cantante, después de haber asimilado la noticia, fue mantenerlo en secreto por un tiempo. Pero más tardó ella en pedirlo que él en publicarlo en sus redes sociales.

El matrimonio civil se realizó en Cartagena, en la casa de eventos El Conde de Pestagua, en el centro histórico de la ciudad. La rumba fue hasta las 3:00 de la mañana y Martín, según dice Dayana, se divirtió como si fuera un niño en su fiesta de cumpleaños. “Yo estaba que me moría de los malestares del embarazo, pero me aguanté toda la fiesta solo por ver lo feliz que estaba Martín. A la mañana siguiente los dos estábamos mal y vomitando todo: yo por el embarazo y él por el guayabo”.

¿Fue el día más feliz de Martín?… Dayana piensa un segundo y responde con un No… “El día que yo vi a Martín más feliz fue cuando vio por primera vez a Paula Elena (la hija de la pareja que nació en mayo de 2015)”.

La historia de amor de Dayana y Martín Elías, aunque trascenderá, tuvo una dramática pausa, el pasado 14 de abril. El cantante de 26 años perdió la vida en un accidente de tránsito en la carretera que de Coveñas conduce a Cartagena. El Gran Martín Elías iba para ‘La Heroica’ a verse con su esposa y sus hijos.

Dayana estaba en el gimnasio. Dice que 50 minutos antes del accidente Martín la llamó, le dijo que ya habían arrancado y que iba para allá. “Te amo”, fueron las últimas palabras que escuchó de su esposo. Una hora después un tío de Martín llama a Dayana, que seguía haciendo ejercicio. Cuando ella ve que ‘Coco’ la está llamando sabe que algo ocurrió.

– ‘Coco’, ¿qué pasó? – . Un corto silencio fue la respuesta inmediata.
– Daya… Martín se acaba de accidentar.
– ¿Cómo está?.
– No sé.
La llamada se corta…

“Su voz tenía miedo”, dice Dayana y cuenta que quedó en shock. Recuerda que salió del gimnasio y tomó un taxi, pero no recuerda cómo ni a qué hora llegó al hospital de Sincelejo, a hora y media de camino.

Un llanto intenso acompaña esta parte de la conversación. Hablar del accidente y muerte de Martín Elías no es fácil y menos el recordar cómo quedó su cuerpo. Su hija Paula, de dos años, se acerca y le dice mamá varias veces. Dayana la alza, al momento que intenta secar sus lágrimas. La niña la besa con ternura, no entiende el sufrimiento de su madre  –Es amorosa como su padre– , dice, mientras Paula le roba una cálida sonrisa. Segundos después la pequeña se aleja entre risas y la mirada perdida de Dayana, que prosigue…

“Cuando toqué a Martín, estaba frío, helado. Le besé los pies heridos. Le besé las manos. Le besé la cabeza y mil veces le besé los labios”…   En ese momento Dayana no lloraba, le ordenaba a su marido que se levantara de la camilla, le decía que afuera los estaba esperando un taxi para llevarlos a casa, pero el joven nunca respondió. Martín Elías Díaz, el amor de su vida, el padre de su hija, su todo, había muerto minutos antes de volver a ver a su ‘mona linda’, a quien juró amar hasta la eternidad.

Por: @MauricioCP88