Con lo que ganan 62 billonarios se puede alimentar al resto del mundo

Con lo que ganan 62 billonarios se puede alimentar al resto del mundo

12 de febrero del 2016

La desigualdad social es una realidad con la que día a día hay una lucha constante, esto no es ninguna novedad ni mucho menos un secreto. Miles de personas alrededor del mundo mueren de hambre o sudan hasta la última gota para conseguir con qué comprar algo que medianamente les calme el sonido de las tripas.

Oxfam es una organización internacional que realiza labores humanitarias en aproximadamente noventa países. Recientemente publicó un estudio en el que relata que las 62 personas más ricas del mundo atesoran el mismo dinero que suman la mitad de la población mundial más pobre. En cifras esto equivale a 3 mil 500 personas.

Lea también: Los más ricos de la historia

Asegura que en los últimos doce años la brecha entre los ricos y los menos privilegiados se ha ampliado dramáticamente, pues el patrimonio de las 62 personas más ricas del mundo aumentó más de 500 mil millones de dólares.

Los datos son alarmantes. El rico es cada vez más rico y el pobre cada vez más pobre. La ONG resalta que en 2010 era necesario reunir a las 388 personas más privilegiadas para equiparar su riqueza con la de la mitad de la población mundial más vulnerable.

El informe recalca que la desigualdad social es el resultado de “la toma de decisiones políticas deliberadas” y anima a la población a combatir en contra el modelo económico capitalista que solo beneficia a unos cuantos. Subraya que si este desequilibrio no hubiera crecido entre 1900 y 2010, habría con optimismo hasta 700 millones de personas fuera de la pobreza.

Lea también: El pelado alemán que construye casas para los pobres en Bogotá

De esta forma comunican que el 50 por ciento de la nueva riqueza generada desde principio de siglo va directamente a manos del uno por ciento de la población más afortunada económicamente.

Oxfam propone y le pide a los líderes mundiales que tomen las medidas requeridas al respecto, no es suficiente con poner el tema sobre la mesa, las palabras están hechas de aire y lo que se necesita es acción. Es necesario pagar un salario justo, proporcional al esfuerzo del empleador, y esto es solo un punto de los muchos que se deben solucionar para tener un mundo más equilibrado social y económicamente.