La despedida de Jermain Defoe del pequeño Bradly Lowery

Foto: @IamJermainDefoe

La despedida de Jermain Defoe del pequeño Bradly Lowery

9 de julio del 2017

Bradly Lowery era un niño de 6 años, feviente seguidor el equipo inglés Sunderland. Tenía neuroblastoma, un duro y extraño tipo de cáncer, que se le había diagnosticado desde que tenía apenas 18 meses. Este viernes, la larga y dura batalla que Bradly dio contra la enfermedad terminó.

En redes sociales, sus padres anunciaron que había muerto. “Él era nuestro pequeño superhéroe y luchó la pelea más grande, pero lo necesitaban en otra parte. No hay palabras para describir lo tristes que estamos”, dijeron.

Por la afición que el pequeño tenía por el fútbol, tuvo una sincera amistad con una de las estrellas del equipo: Jermain Defoe. En pocos meses, el deportista y el niño se acercaron al punto de que Defoe iba con Bradly al hospital. Apenas un par de horas después de la muerte del pequeño, Defoe tuvo que dar una rueda de prensa en la que sería presentado como nuevo jugador del Bournemouth. Cuando le preguntaron por el tema, estalló en llanto.

“Ha sido muy difícil. Trato de ser fuerte. Hablo con la familia cada día y, hace unos cuantos días, estuve con él. Fue duro verle sufrir de esta manera. Está luchando, obviamente, puedo decir que es cuestión de días. Pero siempre estará en mi corazón, por el resto de mi vida. No hay día que pase sin que me levante y mire mi teléfono, o piense en el pequeño Bradley. Porque su amor es genuino y puedo verlo en sus ojos cuando me mira”, dijo el futbolista.

La historia de Bradly empezó a conocerse en diciembre del año pasado, cuando a través de una campaña en internet, recibió miles de cartas de todo el mundo. Cuando se supo de su pasión por el fútbol, el club del que era hincha, el Sunderland, le permitió cumplir el sueño de conocer a sus ídolos. Así, la lucha del pequeño por sopbrevivir, lucha en la que ayudó el fútbol, conmovió a toda Inglaterra.

Fue así como, durante los últimos meses de su vida estuvo muy cerca del equipo, especialmente de Defoe, a quien acompañaba a los entrenamientos. Precisamente, una de las últimas imágenes del niño es en con la selección inglesa, cuando se preparaba para un partido contra Lituania.

La despedida de Defoe fue conmovedora. “Adiós mi amigo, te voy a extrañar mucho. Me siento tan bendecido por Dios desde que te trajo a mi vida y viví algunos momentos increíbles contigo, por los que estoy muy agradecido. Nunca olvidaré la forma en que me miraste, cuando te conocí por primera vez, el amor genuino en esos lindos ojos. Realmente me resulta difícil encontrar palabras para expresar lo que significas para mí. La manera que tenías de decir mi nombre, tus sonrisas al ver que las cámaras venían y te sentías como una pequeña superestrella y el amor que sentía cuando estabas conmigo. Tu coraje y valentía seguirán inspirándome para el resto de mi vida. Nunca sabrás lo que me has cambiado como persona. Dios te tiene en sus brazos y siempre te llevaré en mi corazón. Duerme tranquilo pequeño. Mi mejor amigo”, escribió en una carta.