Los cuentos oscuros tras la conquista de América

Los cuentos oscuros tras la conquista de América

12 de Octubre del 2017

Los reyes católicos pudieron haberse negado. “No hombre, Cristóbal: no hay plata para tu viaje”. O quizás, la Carabela en la que venía Colón pudo haber naufragado en el Atlántico. Pudo ser, también, que efectivamente sí se hubiera ido para la India, por el camino que era, y no por el otro lado. En todo caso, esa es una pregunta que muchos nos hemos hecho alguna vez en la vida: ¿Qué hubiera pasado si Cristóbal Colón no hubiera descubierto América?

Las posibilidades son infinitas. Alguien más lo hubiera hecho después, los portugueses, los ingleses, los franceses; una de las tantas civilizaciones indígenas, Aztecas, Incas, por ejemplo, habrían alcanzado un desarrollo altísimo que los habría llevado a dominar casi todo el continente.

Pero como no pasó es muy difícil arriesgarse a lazar ideas sueltas, sólo porque sí. Colon llegó a este continente y punto. Lo demás son meras suposiciones. Cada 12 de octubre se conmemora ese hecho:. Independientemente de las ideas que se tengan de la Conquista, fue algo que cambió la historia del mundo.

¿Descubrimiento o Genocidio?

Hay quienes reivindican la Conquista y la justifican como un hecho natural, inevitable, que sacó a los indígenas del atraso, del pecado, y de esa vida primitiva que no tenía nada de vida. Ese es la mirada que he ha prevalecido durante muchos años. Los historiadores la califican de visión “eurocéntrica”.

El historiador José Santos Herseg escribió que “a los pocos años del `’descubrimiento’ de América comienzan a hacerse evidente -de eso es fiel testimonio el famoso “Sermón de Montecinos” (1511) que los españoles cometen excesos, que simplemente abusan de los habitantes originarios del continente. “(…) todos estáis en pecado mortal y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes”, sentencia Montecinos, a lo cual agrega dos preguntas: “¿Con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas de ellas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido?”. En estas dos cuestiones se encuentra el germen de los dos grandes problemas filosóficos a que da lugar la conquista de América: un problema de orden moral-antropológico y otro de carácter filosófico-político”.

Los expertos están de acuerdo en que el descubrimiento de América fue importante en varios sentidos. Primero, los avances de la ciencia y la cultura, cuyo centro era Europa en esos días, se hicieron, en el pleno sentido de la palabra, globales.

Sin embargo, y en la medida que se ha ido cuestionando el mito de Europa como centro del mundo, también se ha llamado la atención a la forma como se trató a los indígenas y al “saqueo” generalizado del que fue víctima el continente. Con la justificación de que los indígenas debían ser “civilizados”, explica Santos Herseg, se cometieron una gran cantidad de atrocidades que la historia no debe negar.

“¿Dónde está la tremenda injuria que los indígenas habrían cometido contra los cristianos que justifica la conquista y la esclavitud, la destrucción y el horror de un genocidio? –se pregunta el autor– Antes bien, fueron los indios quienes luego de abrir su tierra, sus casas y sus corazones a los recién llegados, fueron ofendidos, agraviados, asesinados”.

“Bartolomé de las Casas escribía que “(…) nunca los indios de todas las Indias hicieron mal alguno a los cristianos, antes los tuvieron por venidos del cielo, hasta que primero, muchas veces, hubieran recibido de ellos o sus vecinos muchos males, robos, muertes, violencias y vejaciones de ellos mismos”. La causa justa se desplaza, por lo tanto, tal como lo viera Las Casas, hacia los indios. “(…) y sé por cierta e infalible ciencia, que los indios tuvieron siempre justísima guerra contra los cristianos, y los cristianos, una ni ninguna nunca tuvieron justa contra los indios”.