Así funciona el mercado negro de los diplomas falsos en Colombia

Así funciona el mercado negro de los diplomas falsos en Colombia

31 de agosto del 2016

Diplomas falsos. ¿Cómo los quiere? Hay de todos los gustos y presupuestos. Se pueden conseguir fácilmente, ya sea por Internet o en la calle, y los falsificadores aseguran que son idénticos a los originales, es más, muchos dicen que son originales. ¿Será este negocio una estafa o una red encargada de falsear documentos?

Desde el escándalo por irregularidades en la homologación de estudios en el extranjero por parte de profesionales en la salud, hecho que causó riesgos en la vida de muchos de sus pacientes, hasta los cuestionados títulos del alcalde Enrique Peñalosa y su antecesor Gustavo Petro, el tema de la veracidad en la información que ofrecen las personas para obtener un puesto de trabajo se ha convertido en un verdadero problema.

Lea también: Colombiana que quiere estudiar en EE.UU: la Ministra me dice que desista

No se trata únicamente de mentir en una hoja de vida, ni de pasar plata para homologar un curso. También hay quienes falsifican diplomas y los presentan en sus trabajos como si fueran originales. En diálogo con KienyKe.com, Jairo Cifuentes, secretario General de la Universidad Javeriana, manifestó su preocupación frente a este problema:

“Esto se convierte en un gran inconveniente, sobre todo por personas que falsifican títulos en el sector salud, que es en el que más casos hay. Esto puede llegar a ser muy peligroso para los pacientes, y es por eso es que las IPS y EPS deben ser muy rigurosos en los procesos de verificación”.

Además: Gina Parody: Entre la “dictadura” de Uribe y el amor de su pareja

KienyKe.com se dio a la tarea de rastrear este mercado.

Buscamos “Diplomas Falsos” en Google e ingresamos en la primera página que aparece en el buscador. Fotos de cartones de universidades públicas y privadas son exhibidas como muestra de la ‘calidad’ de los trabajos. 

Además: Este fragmento de un trabajo muestra el pésimo nivel de la educación en Colombia

Después de buscar un poco más en la web, pudimos constatar que este mismo grupo tiene más portales en los que registra la misma información, las mismas imágenes de diplomas y las mismas fotos de máquinas en las que supuestamente se hacen las impresiones.

Ofrecen diplomas, certificados de notas y tarjetas profesionales. Incluso venden el registro que garantiza que usted presentó la prueba ICFES Saber Pro. Su ilegal modelo de negocio, presenta dos paquetes: el primero incluye solo los certificados del grado (diploma y acta), mientras que el segundo pretende reunir todos los documentos que certifiquen los estudios frente a los órganos de control.

Enviamos un correo al contacto que aparece en la página. Al cabo de un par de días recibimos respuesta. Efectivamente ofrecen los dos paquetes. El más básico tiene un valor de un millón de pesos, mientras que el que es más completo ronda los 2’200.000 pesos. Estos precios varían según la universidad y la carrera. Los precios puede aumentar más si el título es de posgrado.

Vea este ejemplo de diplomas falsos

alt Diplomas falsos 04

En el momento de hacer este artículo, pensábamos que todo se trataba de una estafa. Sin embargo, este medio logró contactarse con Pablo*, quien compró los servicios de esta empresa. Afirma que adquirió el paquete completo, y se muestra contento con los resultados.

“Me entregaron los documentos en dos semanas. Me presenté luego a una entrevista y me quedé con el puesto. Así he hecho en los últimos trabajos y nunca me han puesto problema por los documentos”.

Pero también hay casos de personas que terminaron estafadas, como Mariana*: “Entré a una página que ofrecía los cartones. Me pidieron que consignara un adelanto de quinientos mil pesos a una cuenta bancaria. Realicé la transacción confiada en que me enviarían el diploma a los pocos días, pero nunca llegó”.

Según el secretario General de la Universidad Javeriana, si bien hay estafas, las falsificaciones sí se hacen: “En la Javeriana son muchos los casos que llegan de títulos falsos. Las carreras en las que más se presenta esto son Medicina, Enfermería y Administración de Empresas. Y hay de todo: desde burdas imitaciones, hasta cartones muy bien hechos. Sin embargo, la mayoría de universidades tienen sistemas de verificación en los diplomas, como si fueran billetes. Los nuestros, por ejemplo, tienen siete sellos y marcas que son imperceptibles a simple vista”.

Un breve rastreo por Internet nos permitió acceder a otro portal web que ofrecía sus servicios, esta vez a todos los países de Latinoamérica, teniendo sede principal en Perú. Estas redes de falsificación trascienden las fronteras y no son un caso exclusivo de este continente. Por poner un ejemplo, Inglaterra es uno de los países con mayor índice de títulos falsos.

En unos cuantos párrafos, esta página intenta convencer que sus métodos son completamente legales. Su misión es gestionar “diplomas auténticos”, no falsos, de manera totalmente legal. El paquete también incluye verificación del título en la universidad, certificado de notas, envío de los documentos a todas partes del mundo y carta de la universidad.

El portal también da una extensa explicación de por qué su labor es justa, pues muchas personas no pueden tener un buen empleo por la falta de un título universitario. Entonces ellos surgen como una especie de salvadores que darán las herramientas para que las personas aumenten sus ingresos. Pero no se quedan allí, sino que mencionan varios testimonios de supuestos casos de compradores que adquirieron sus servicios y consiguieron una mejor posición laboral.

“Es una ganancia para todos los involucrados: Las universidades e institutos aún ganan dinero y usted podrá conseguir su grado en menos de diez días. Y una vez que acepte nuestro servicio exclusivo, esos institutos privados y universidades estarán preparados para entregarle su grado genuino, registrado y acreditado en recompensa a su inversión”.

KienyKe.com se contactó con los creadores de este portal, haciéndose pasar como un cliente. A los pocos minutos de haber enviado el mensaje recibimos la respuesta. Antes de saber el costo del trámite, nos pidieron el nombre de la universidad de la que se solicitaba el título y si era pública o privada. Dependiendo esto, el precio varía.

alt Diplomas falsos 02

Uno de los correos en el que la empresa falsificadora da respuesta

Luego de responder que queríamos el diploma de una prestigiosa universidad privada, nos contestaron que el precio era de 3.200 dólares (algo más de 9 millones de pesos). Afirmaron que el 50% del dinero lo debíamos depositar a una agencia que tiene contacto con ellos en Perú “para no levantar sospechas”, y que el resto se entregaría en el momento de recibir los papeles.

También aseguraron que tienen un contacto en la universidad, quien tiene acceso a las bases de datos y garantiza que el diploma esté verificado y sea “legal”.

Para Jairo Cifuentes, esto es una total mentira: “Durante los años que llevo trabajando en universidades he conocido miles de casos de falsificación de diplomas, pero nunca he visto que funcionarios de esta o de instituciones con las que tengo contacto, se vean involucrados en este negocio. Nunca un título que se obtenga por una vía diferente a estudiar va a ser legal”.

Conseguir un diploma falso es más fácil de lo que se cree. Si bien existen grupos organizados que ofrecen estos servicios a altos precios, también hay quienes los venden más baratos.

Ya sea en las mismas universidades o en plena calle es sencillo encontrar personas dispuestas a vender estos documentos. Este medio conoció que se pueden adquirir desde $400.000, y la entrega tarda máximo 3 días.

La manera más sencilla de obtener los cartones es en el centro de Bogotá. Allí, principalmente sobre la carrera 9 entre las calles 11 y 13, existen varios establecimientos de este tipo. La multitud de personas que pasan por el sector son el camuflaje perfecto para los vendedores, quienes portan un folio en el que llevan muestras para que sus compradores comprueben la calidad del trabajo.

Tras hablar con ellos, el comprador es llevado al interior de una ajustada oficina llena de diplomas colgados. Todos son falsificados por ellos mismos. Una mujer frente a un computador explica que adquirir un diploma falso ahorra años de gastos en costosas universidades. Garantiza que sus réplicas son idénticas a las originales. No ofrece únicamente diplomas, sino que también muestra tarjetas profesionales, actas de grado y certificados de notas. El diploma más caro (de maestría) no supera un valor de $1’500.000.

Comprar y vender estos diplomas configura Falsificación de Documento Público. Según lo descrito en el artículo 287 del Código Penal las personas que incurran en este delito se enfrentan a penas que varían entre 48 y 108 meses. La pena aumenta la mitad para quien haga uso del documento.

El hecho de intentar engañar a un servidor público implica Fraude Procesal, que según el artículo 453 del Código Penal, tiene una pena que oscila entre 6 y 12 años, más una multa que está entre 200 y 1.000 salarios mínimos. Incluso, beneficiarse de la fabricación y uso de los títulos puede ser considerado como estafa.