El hombre del discurso ‘loco’ en el Concejo de Medellín

Foto: @santiagojaramillobotero

El hombre del discurso ‘loco’ en el Concejo de Medellín

5 de octubre del 2017

Tonos serenos e iracundos, muecas, palmoteos, matadas de ojo, risas, acusaciones, denuncias, saludos; tuvo de todo el discurso que el concejal de Medellín, Santiago Jaramillo, dio en medio de una sesión en la corporación este 4 de octubre. De todo, pero muy poco sobre el tema que originó el debate: la construcción de Medellín desde el arte y la cultura. 

En su intervención, que duró más de 40 minutos, él mismo dijo que sus palabras fueron “un verdadero popurrí”. Y sus compañeros, ya acostumbrados por más de año y medio a su particular forma de expresarse, lo dejaron fluir. 

No tuvo filtro, habló de todo.  Celebró la gestión del gobernador Luis Pérez; exhortó a los mandatarios a que “APRENDAN, ENTREGUEN CIFRAS, DATOS”. Así, en mayúsculas, para explicar el tono del funcionario.

Criticó a Federico Gutiérrez: “es un bacán, saluda hasta un zancudo, pero no a un medellinense que le denuncia cobro de extorsiones y vacunas”.

Le gritó también a Sergio Fajardo, por el fracaso de Savia Salud. Y al presidente Santos, lo acusó de quitarle su esquema de seguridad. 

“Quiébrenme la nalga, que mañana voy a tener medellinenses que me van a acompañar a denunciarlo a usted, para que el alcalde implemente un bloque de búsqueda y un plantel contra vacunas, comuna por comuna, con recompensas, para que la lacra se vea intimidada”, dijo. 

Propuso, incluso, como precandidato a la Alcaldía de Medellín, a Juan Carlos de la Cuesta, expresidente de Atlético Nacional, para que “dirija los menesteres” de la ciudad.  

Y en temas de cultura, criticó hasta el pasado Festival de Gabo y su costo de más de 3.000 millones de pesos.  

Sobre su vida personal dijo mucho también. Que su familia es multiespecie, porque está conformada por su esposa, sus dos hijos y su mascota.

Se calificó como ‘un hombre de fe’: “vengo de un colegio que me formó en valores cristianos, creo en Jesús”. Y aseguró que habla así porque hizo campaña en los billares populares de la capital de Antioquia. 

Sin embargo, tal vez lo que pueda representar una sanción para Jaramillo fue la acusación de “maltratador de mujeres” que hizo sobre el concejal Bernardo Alejandro Guerra, quien no se encontraba en el recinto, y al que, incluso, lo apodó ‘Bernie’.

En fin, su intervención fue tan caótica, que el propio senador Alfredo Ramos Maya, pidió disculpas a los seguidores del Centro Democrático, partido que representa el concejal, por su comportamiento: “La política se hace con argumentos, no con insultos”, señaló Ramos en Twitter. 

Por su parte, el presidente del Concejo de Medellín, Jesús Anibal Echeverry, informó que tras el debate se van a analizar las capacidades del concejal Jaramillo para seguir cumpliendo con su función por medio de un concepto médico sobre su salud mental. 

Y la reacción del propio corporado también se conoció. Al cierre del cabildo se disculpó. En su cuenta de Facebook, se declaró ‘loco’. “¡Loco de amor por una Medellín para todos!”, escribió, y colgó un vídeo explicando su comportamiento. 

¿Quién es Santiago Jaramillo?

Santiago es hijo de Jaime Hernando Jaramillo, quien también ocupó un puesto en el Concejo de Medellín. Llegó a esta corporación en la lista cerrada del Centro Democrático. 

Ya terminó materias, pero no se ha graduado de Comunicación y Relaciones Corporativas de la Universidad de Medellín. Antes de su primer periodo como cabildante, fue candidato por el Movimiento Político Alas Equipo Colombia, liderado por Luis Alfredo Ramos. En esa oportunidad tuvo 3.048 votos, pero no alcanzó curul.

En los 20 meses de gestión, se ha concentrado en impulsar programas tecnológicos para mejorar la seguridad urbana y le ha declarado la guerra a las fotodetecciones. 

Vea su intervención completa desde el minuto 50: