El calvario de disidentes perseguidos por Maduro

23 de noviembre del 2018

Diversas personalidades políticas que respaldaban al fallecido expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, han sido perseguidos por el Gobierno de Nicolás Maduro, según le indicó a la Agencia Anadolu el diputado de la Asamblea Nacional, Germán Ferrer, y de acuerdo con un reciente informe publicado por la organización Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea). […]

Venezuela

Anadolu

Diversas personalidades políticas que respaldaban al fallecido expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, han sido perseguidos por el Gobierno de Nicolás Maduro, según le indicó a la Agencia Anadolu el diputado de la Asamblea Nacional, Germán Ferrer, y de acuerdo con un reciente informe publicado por la organización Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

Ferrer mencionó que en Venezuela todas las personas que se opongan a la administración de Maduro, sin importar su pasado político, tienen el riesgo de sufrir de persecución.

“Todo el que esté en contra de ese modelo de dictadura que está planteado en Venezuela va a tener persecución por parte de las personas que están gobernando el país, más allá de la ideología que se tenga y de quiénes sean”, aseguró Ferrer.

El diputado aseguró que la disidencia del chavismo, con la que se identifica por haber sido seguidor de Hugo Chávez, está en la misma situación de otros opositores venezolanos en orillas políticas distintas y que “luchan por el retorno de la democracia”.

“Nosotros (chavismo disidente) hemos sido perseguidos y con toda la desfachatez de todo se han inventado delitos que se caen de su propio peso porque no tienen un sustento”, manifestó Ferrer.

El diputado fue acusado en Venezuela de delitos como una presunta participación en una supuesta red de extorsión en la Fiscalía luego de que su esposa, la exfiscal Luisa Ortega, declarara roto el orden constitucional en su país luego de que se conformar la Asamblea Nacional Constituyente, que asumió funciones legislativas de la Asamblea Nacional.

“Ha sido una persecución desde el primer momento en que estuvimos en contra de lo que fue el proyecto del montaje de la ilegal Constituyente. Tuvimos que salir del país y hemos seguido luchando por la unión de la diáspora de los venezolanos en el mundo”, manifestó el asambleísta.

Para Ferrer los chavistas disidentes deben unirse sin distinciones políticas, junto con otros sectores, con el fin de consolidar un bloque opositor a Maduro.

“Para el rescate de la democracia tenemos que estar unidos, más allá de las diferencias políticas que puedan existir, para sacar a la dictadura y retornar a un Estado democrático donde podamos expresar nuestras opiniones sin amenazas a nuestra libertad”, aseveró el asambleísta.

Ferrer es uno de los 45 disidentes venezolanos a quienes se les han vulnerado sus derechos humanos, según una lista publicada en un reciente informe de Provea.

“La búsqueda de informaciones divulgadas sobre violaciones de DDHH al chavismo disidente, entre el 5 de marzo de 2013 y el 1 de agosto de 2018, dio como resultado 45 víctimas de violación de derechos humanos”, aseveró la ONG.

La organización aseguró que la administración de Nicolás Maduro ha impedido mediante diferentes mecanismos las expresiones de disentimiento emanadas desde personalidades que apoyaron a Hugo Chávez, acusándolos de ser parte o cómplices de la élite corrupta a la cual hipotéticamente estaría enfrentada su Gobierno.

Provea detalló que el informe es el primero que realiza sobre violaciones de derechos humanos contra el chavismo disidente y mencionó que las vulneraciones están agrupadas en afectaciones a la libertad personal (57% de los casos), derechos laborales (28.5%), libertad de expresión (16.6 %), integridad personal (11.9%) y el derecho a la justicia (7.1%)

“La persecución contra sus propias filas ratifica la naturaleza no democrática del régimen de Nicolás Maduro y la naturaleza estructural de la discriminación por razones políticas para su modelo de gobernabilidad”, aseguró Provea.

Para la ONG, la polarización política en Venezuela invisibiliza el abuso de poder contra antiguos funcionarios del Gobierno de Hugo Chávez o personas que se identifican como chavismo disidente. “Salvo excepciones, no consiguen la amplificación de sus denuncias ni mecanismos de obtención de justicia”, aseveró.

El informe reconoce que las inconformidades dentro de sectores del chavismo inician en diciembre de 2013 en las elecciones municipales y regionales. “En varios lugares del país se presentaron candidaturas disidentes, en respuesta a la práctica de imposición de sus protegidos que fue la norma aplicada por el grupo dominante en el oficialismo”, resaltó.

La organización indicó que las primeras voces de la disidencia fueron de antiguos ministros de Hugo Chávez como Jorge Giordani, Héctor Navarro y Oly Millán, y del movimiento Marea Socialista, que fue expulsado del partido oficialista en noviembre de 2014.

La ONG aseguró que en 2016 se acentúa la mano dura contra la disidencia chavista, que comienza a ser más notorio desde 2017 en la Plataforma Contra el Arco Minero del Orinoco y la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución.

Los nombres dentro de la lista de disidentes tienen diversos perfiles y de acuerdo con Provea no se encuentran unificados.

“La disidencia no existe como bloque compacto, pues por un lado los motivos y coyunturas que han marcado la ruptura con el oficialismo han sido diferentes, y por otro a pesar de compartir posturas que cada vez se han hecho más críticas hacia quienes ahora gobiernan, no deja de haber recelos y/o diferencias de enfoque en relación a otras personas y agrupaciones que han seguido camino similar”, describió la investigación.

Además de Ferrer, algunos de los nombres que aparecen en lista son Carlos Hurtado, activista de Marea Socialista; Edgardo Lander Académico, miembro de la Plataforma contra el Arco Minero; Giovanni Urbaneja, exdirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela; Marco García, secretario general de la Unión Socialista de Trabajadores; Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA; Sergio Sánchez, miembro del Movimiento Amplio Desafío de Todos, y Luisa Ortega Díaz, exfiscal general.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO