Así rumbean los gays en Bogotá

Así rumbean los gays en Bogotá

19 de octubre del 2012

Bogotá ya tiene su propio Disneylandia, se trata de Theatron, considerado por muchos como el Disneylandia homosexual de la capital. Quienes asistieron a Theatron en sus comienzos, en el año 2002, no conocen el monstruo en el que el sitio se ha convertido hoy en día. Aún queda sobre la calle 58 con carrera 10 y por fuera se ve igual que hace diez años. Pero una vez que se ha hecho fila para entrar, luego de la requisa y la compra del cover, una vez atravesadas las puertas y habiendo dejado la chaqueta en el guardarropa, se sube un nivel hacia la fiesta más alucinante que hay en Bogotá. Theatron es el despeluque del primer mundo.

Ir a Theatron un sábado en la noche, cuando más se mueve el lugar, implica al menos un poco de preparación previa. La gente que va a esta discoteca llega con sus mejores pintas, lo cual es evidente con solo mirar alrededor. Camisetas manga sisa que parecen haber sido recortadas con tijeras antes de entrar al lugar, tenis de todos los colores, mocasines de cuero brillante, camisetas apretadas con mangas aún más apretadas alrededor de brazos gruesos hinchados en un gimnasio, tacones hasta de talla 46, mucho gel, sombreros, lápiz de labio rojo, escotes generosos, pantalones apretados, faldas muy cortas… Una noche en Theatron es fiesta asegurada, y de las mejores que tiene para ofrecer la capital. No hay un solo estilo de música, hay al menos diez. Por un cover de 28.000 pesos, hay barra libre de licores nacionales desde las 9 de la noche hasta las 2 de la mañana.

Sus 6 mil metros cuadrados la hacen la discoteca más grande en su género en toda América Latina. Cuenta con diez ambientes diferentes. A Theatron, el primero de ellos, se accede cuando se entra a la discoteca Es allí donde se encuentra el escenario más grande, donde ponen música latino pop y para casi cada canción también su respectivo video musical en dos pantallas gigantes.  Llegar a Theatron es como entrar a la Estrella de la Muerte de la Guerra de las Galaxias. Al lado queda Teatrino, especializado en música electrónica, está decorado como un viejo teatro barroco y es el espacio más antiguo con que cuenta la discoteca. Mucho sudor. Este es el espacio más oscuro del lugar y el menos propicio para una conversación por el volumen de la música. En Xue se pueden bailar ritmos latinos y está decorado muy al estilo nativo colombiano. Es como cualquier discoteca guapachosa heterosexual.

Época ofrece música retro y los grandes éxitos de los años 70, 80 y 90. Está decorado como una discoteca en la era del disco y tiene unas lámparas que proyectan estrellas sobre las baldosas del piso y varios retratos de las estrellas de la época. Eva es un espacio exclusivo para mujeres y sus paredes y el baño están decorados con imágenes de las divas de los últimos 20 años. 360 es el nivel más alto de la discoteca, se trata de una terraza enorme con una privilegiada vista de la ciudad y fogata; ponen chill out, drum & bass y ambient y es, para desgracia de las mujeres, exclusivamente para hombres, al igual que La Cantina (género romántico y tropical con shows de transformistas y karaoke los viernes), y Barú (latino y pop). Beerlin Bar es el único ambiente gay en Bogotá en donde se puede oír Rock n’ roll; cuenta con dos mesas de billar y está decorado como un pub irlandés. El DJ de este ambiente recibe pedidos de canciones durante toda la noche.

Theatron

Por último está Plaza Rosa que, como lo dice su nombre. Es una plaza en medio de la discoteca desde donde se accede a todos los otros ambientes. Se trata de una gran terraza al aire libre donde se puede fumar. También hay dos locales donde comprar comida. Uno es una dulcería que vende todos los productos que se encuentran en un cine; el otro, un merendero que ofrece comidas rápidas. Aquí también se llevan a cabo varios shows sobre un pequeño escenario. Se puede fumar y beber al aire libre, como si se estuviera en la plaza de un pueblo en medio de una fiesta. En febrero de 2013 se va a inaugurar un nuevo ambiente, que llamarán Metro y será un café bar con música Indie para mujeres y hombres.

En Theatron también se llevan a cabo desfiles de moda, lanzamientos de artistas y diferentes productos, shows de transformistas, conciertos y musicales. En sus instalaciones se han presentado artistas de la talla de Boy George, Fito Paez, Calle 13, Robi Draco Rosa y DJ Deep Dish. Las fiestas tradicionales del lugar son Carnaval (al principio del año), Miss Gay Internacional, Orgullo Gay, Amor & Amistad, Halloween, Dragstar y Navidad Blanca.

No es exageración que Theatron sea la discoteca gay más grande que hay en América Latina, y su dueño, Edison Ramírez, asegura que aún no han encontrado una discoteca similar, de igual o mayor tamaño en Estados Unidos o Europa. Es tan grande que es muy fácil perderse. La gente que asiste asiduamente lo describe como laberíntico y un lugar imponente, y es que estando allí se siente uno dentro de un cuadro de M.C. Escher. Estando allá es muy fácil perderse de la gente con quien uno ha llegado, por descuido o a propósito. Ningún lugar ofrece el nivel de anonimato y libertad que ofrece Theatron. Allí todo se vale, no existen las inhibiciones y las diferencias entre la gente no las marca sus tendencias sexuales. Se encuentra uno con el hijo de papi y el que pretende ser el hijo de papi. El que ahorró dos semanas para entrar y el que no consume el cover porque compra botellas de Buchanan’s. Se ven muchas mujeres, y no solo lesbianas. Tiene, además, la particularidad de que no es un lugar oscuro y sórdido, al contrario, está lleno de luz, y es un ambiente limpio y claro donde reina el respeto, la tolerancia y la aceptación.

Este templo homosexual es también un espacio único que invita a personas heterosexuales a disfrutar de un espacio gay. Y Theatron bien puede adjudicarse el haber sacado del clóset a la rumba gay en Bogotá.