“Mi mamá no tiene peso político ni económico” Hija de docente desaparecida

“Mi mamá no tiene peso político ni económico” Hija de docente desaparecida

18 de noviembre del 2016

El martes primero de noviembre, a las 5:30 p.m., la profesora Rosalba Ariza fue secuestrada. Sus familiares cuentan que iba a bordo de un vehículo con dos amigos y en el kilómetro 58 de la vía que conduce de Pitalito, en el Huila, a Popayán, en el departamento del Cauca, cuatro hombres con brazaletes de un grupo al margen de la ley y fusiles largos, los inteceptaron.

Los hombres los obligaron a bajarse del carro y luego de que cada uno se identificara, decidieron retener a Rosalba, quien tuvo que dejar todas sus pertenencias y solo pudo llevarse su teléfono celular.

Lea también:  Juan Carlos Henao: “El poder es una mentira, nada es tuyo, ni tu mujer ni tus hijos, mejor la incertidumbre”

“Desde allí hasta el sexto o séptimo día, los captores se estuvieron comunicando con mi hermano Álvaro, organizando la liberación de ella que se suponía debía ser el siguiente lunes, es decir el 8 de noviembre” le contó a Kienyke.com Adriana Ochoa, hija de la docente desaparecida.

Para que Rosalba fuera liberada, la familia Ochoa Ariza tenía que pagar 300 millones de pesos. Así se lo hicieron saber los secuestradores a sus hijos en una llamada, al asegurar que la retención era con fines extorsivos.

Al avisar a las autoridades locales, el Gaula de la Policía les recomendó que le explicaran a los presuntos miembros del ELN que la docente no era una persona que tuviera dinero y que además, estaba enferma.

La maestra de 55 años tuvo un aneurisma cerebral y luego un derrame hace unos tres años, por lo que tiene que tomar medicamentos a diario para evitar que este cuadro se repita.

Lea también:  Maturana dice que se ha perdido el estilo

“Pensamos que son del ELN por los colores de los brazales, aunque esa es una zona que supone está limpia de grupos subversivos (…) Mi mamá no tiene peso político, ni mi mamá ni mi papá, los dos son docentes desde hace más de 30 años. Incluso, ella es normalista del mismo colegio de donde hoy es docente. Solo son maestros” asegura Adriana.

La hija de Rosalba lleva la cuenta exacta de las horas y los días que han pasado sin tener información sobre el paradero de su madre. “Hoy es el décimo día después de su liberación y no tenemos noticias de ella, continuamos en la misma incertidumbre de todos estos días” reitera.

Alt_Rosalba_ariza_C2

El día que se borró el rastro de Rosalba

Aparentemente, el estado de salud de la docente facilitó que luego de una semana de estar secuestrada y de varias comunicaciones con sus captores, estos decidieran dejarla libre.

“El lunes 7 de noviembre, sus secuestradores aceptaron que ella no tiene ninguna posición económica que los pueda favorecer, al contrario, es una mujer que seguramente se les tuvo que haber enfermado y haberles complicado el movimiento por la zona (…) organizaron su liberación a una o dos horas de la vía, exactamente en el lugar donde fue el secuestro”, recuerda Adriana, quien no se explica qué ocurrió después.

Lea también:  Así es el ‘oscuro valle’ de Santiago Gamboa, el escritor que no cree en el punto final

“Teniendo en cuenta las coordenadas que nos dieron, sobre las 10 u 11 de la mañana iniciamos la búsqueda de mi mamá porque nos imaginamos que si no había salida a la vía, ella se había perdido en alguna de esas trochas que tiene el páramo (…) Pero al ver que pasaba el tiempo, la declaramos desaparecida y junto con la guardia indígena comenzamos a buscarla pero no hemos tenido un buen resultado” narra la hija de Rosalba.

Las autoridades  estiman que la profesora de la Normal Superior de Florencia, Caquetá, se encuentra aún en el Páramo Paletará, en el Parque Nacional Puracé, pero las condiciones terrestres, por tratarse de una reserva natural e indígena, han complicado su búsqueda.

“Hemos recibido la solidaridad de amigos y familiares, de gente de la zona y la guardia indígena que se activó una vez nosotros empezamos a buscarla asumiendo que está perdida en el páramo”, explica Adriana.

También le puede interesar:  Fernán Martínez: “La reelección engendra monstruos de siete cabezas”

Sus familiares cuentan que luego de la liberación hubo otra comunicación con los secuestradores. Fabio Ochoa Calderón, esposo de Rosalba, afirmó ante medios de comunicación que en dicha llamada los captores preguntaron si la habían ubicado. “Como nuestra respuesta fue negativa, nos dijeron que ella estaba perdida, que había tomado un camino del kilómetro 60 (…) empezamos su búsqueda en ese lugar pero nada”.

Alt_Rosalba_ariza_C

Ofrecen recompensa por su paradero

Especialistas en búsqueda y rescate del Ejército Nacional han recorrido en los últimos días las montañas del municipio de Puracé, con la misión de encontrar a la profesora Rosalba Ariza.

“Hemos desplegado Ejército, Fuerza Aérea, el clima no ha ayudado la verdad, pero hoy pudimos hacer un reconocimiento aéreo, hasta el momento seguimos la búsqueda sin éxito“ dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, el pasado miércoles.

Lea también: Icetex cobra deuda a joven que está secuestrado por el Eln

Entre tanto, el gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo Hurtado, anunció una recompensa de 20 millones de pesos por información que conduzca a la ubicación de la docente.

En las últimas horas se conoció que las autoridades estarían descartando que Rosalba efectivamente hubiera sido liberado, debido a que la Guardia Indígena del pueblo kokonuco y miembros del Gaula Militar han expandido sus grupos por los tres kilómetros de la vía que los secuestrados señalaron como punto de entrega.