El lugar donde el río Medellín todavía es cristalino

El lugar donde el río Medellín todavía es cristalino

27 de Junio del 2016

Como si se tratara de los años 60, en donde se podía hacer paseos a la orilla del río para disfrutar en familia de un sancocho, ver a los niños correr, beber el agua potable del caudal y bañarse en sus aguas, en pleno siglo XXI todo esto aún es posible en Medellín.

Lea también: Alcalde de Medellín no aceptó la renuncia de la gerente del Metro

El maravilloso lugar que parece haber salido de un cuento de hadas tiene enormes arbustos entre las montañas, sus caminos son verdes y poblados de animales, que van desde las ardillas hasta pequeñas mariposas que reflejan en sus alas el arcoíris que acompaña el natural ruido de las aguas, para dejar ver las figuras de los visitantes que gratuitamente disfrutan del lugar.

Pese a la gran contaminación que se vive en el Río Medellín, que en lo que va del año ha aparecido teñido de cuatro colores diferentes por las empresas irresponsables que vierten sustancias tóxicas, en Caldas (Antioquia) se conserva la naturalidad y pureza del caudal.

Le puede interesar: Usuarios comparan el Metro de Medellín con el “infierno”

En el alto de San Miguel, al Sur del Valle de Aburrá, en la vereda La Clara, que con su nombre le rinde homenaje al río de aguas cristalinas y potables que se desembocan desde lo más alto de la montaña, se encuentra este paraíso. El escenario que se presta para hacer el sancocho familiar y gozar de un chapuzón en aguas naturales, es un edén bastante visitado.

“Esto por aquí aunque es turístico es tranquilo, con 59 años en este lugar he visto cómo ha progresado. En la vereda vivimos toda la familia Herrera Betancur y siempre hacemos el aseo de las personas dejan basuras y suciedades en el prado o dentro del río. Para los habitantes es quizás el principal problema de la zona”.

Noticia-Rio-Medellin-C

Más allá del problema de contaminación, hay otros temas que inquietan a María Herrera Betancur, su familia y vecinos , “de un tiempo para acá se han presentado atracos y no hemos podido identificar quiénes son, asumimos que no son personas de acá porque entre todos nos conocemos y detectaríamos quién sería el ladrón. Según dicen las víctimas son unos “encapuchados”.

En el maravilloso vergel también se trabaja, “me gano la vida siendo arenero, esto consiste en sacar las piedras y la arena del río para venderla, de esta manera ayudamos a que siga cristalino y se conserve potable. Poder venir aquí y coger agua para cocinar, bañarse o tomarla, es un privilegio que los de la vereda La Clara tenemos”, dijo a KienyKe.com Santiago Castañeda.

Lastimosamente, hay presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC, liderada por alias “Otoniel”. Este grupo armado, conformado desde el 2008 en el Urabá Antioqueño ha sido el encargado de perpetrar crímenes de lesa humanidad como narcotráfico, homicidio y extorsión, para financiar a un grupo más grande como lo es hoy día el “Clan Úsuga”.

Noticia-Rio-Medellin-C2

Es una verdadera pena que tan bello paraíso ahora tenga pintado en sus paredes las siglas AGC, robando y atemorizando a sus habitantes y prohibiendo el ingreso de personas después de cierto punto.

“Hemos puesto cámaras de seguridad en algunas casas para detectar estos hurtos, el ambiente por acá es bueno, pero ahora se ve mucha gente rara y viciosa. Yo les he dicho que se vayan o que se escondan porque yo a ellos (AGC) no le tengo miedo, soy pensionado, ya estoy viejo y no tengo nada que perder”, dice Guillermo Ribillas, quien además pide presencia de la Policía en la zona para controlar la situación.

Este exuberante lugar, también ha enfrentado otras batallas en las cuales se ha querido privatizar, pero las voces de sus habitantes no lo han dejado lograr. Se espera que esta vez, las mismas voces de los que lo han visto avanzar, sean suficientes para que los delincuentes no se sigan apoderando del lugar.