Dubai, donde lo imaginable se hace realidad

Dubai, donde lo imaginable se hace realidad

6 de diciembre del 2014

La información que había recibido a través de diferentes medios de comunicación no fue suficiente para responder mis inquietudes sobre los Emiratos Árabes Unidos (EAU), federación compuesta por varios Emiratos que poseen uno de los índices más altos de desarrollo del continente asiático y cuya población en el año 2013 fue de 9.346.129 siendo la población masculina el 70.07% y el 29.92%, mujeres. Los Emiratos son siete: Abu Dhabi, Dubai, Sharjah, Ajman, Ras Al Khaimah, Fujarairah y Umm Al Quwain.

Dubai, se encuentra en la costa  del Golfo Pérsico, en la Península Arábiga. Es el emirato más poblado y el de mayor crecimiento en la última década. Por la infraestructura, organización y seguridad que ofrece a los residentes y visitantes se ha convertido en un destino turístico de lujo, solicitado por viajeros de todo el globo. Se enorgullecen constantemente por tener los edificios, centros comerciales y puertos más grandes del mundo.

Abu Dhabi es la capital y la segunda ciudad más poblada de los EAU, donde funcionan las oficinas del Gobierno Federal y la sede de la Familia Real Emiratí. El vicepresidente de los EAU es el Jeque Maktown Bin Rashid Al Maktoum quien además es el jefe de Gobierno de Dubái.

Los interrogantes y vacíos en la información fueron anidando en mí enormes deseos de conocer ese mundo que creía irreal. Pensaba que solo podía existir en la imaginación. Al visualizar a Dubai a través de documentos y posteriormente al visitarla, recibí un impacto por el incomparable ritmo de crecimiento que impresiona no solo a los extranjeros, también a los residentes.

Dubai

Es una ciudad donde se aprecian grandes proyectos, parece que existiera una carrera interminable por emprender algo nuevo y de proporciones mayores a los de otras ciudades como New York, Washington, Shanghai, etc. Se aprecian grúas para grandes construcciones, como en ninguna parte del mundo (una de cada cuatro grúas existentes en el planeta se encuentra en Dubái) que muestran la envergadura de este emirato que en tan pocos años ha logrado construir una infraestructura única y convertirse en un destino de turismo mundial. Su desarrollo contrasta con lo conocido en muchos países, por la dinámica que le imprimen a la realización de sus megaproyectos que por costosos que sean, son viables si generan los dividendos que estratégicamente buscan.

Mis incipientes conocimientos gestaron nuevos interrogantes que me motivaron a investigar directamente sobre la historia y el desarrollo de Dubai, ciudad fascinante, generadora de sorpresas superlativas y de respuestas sobre la realidad de un mundo diferente.

Después de un largo viaje llegue a Dubai, una ciudad de arquitectura imponente que comenzó a darse a conocer hace menos de 50 años. Su economía actual está basada en el comercio; su diversificación, además de una necesidad, es un objetivo estratégico que se ha impuesto el Gobierno para sustituir los ingresos del petróleo, que solo constituye el 6% del PIB, con el fin de mantener el flujo de dinero que requiere para incrementar el turismo internacional de lujo, los megaproyectos y el gran centro financiero.

Dubai

Hace muy pocos años Dubai, situada entre Europa y Asia, era un desierto donde criadores de cabras, modestos comerciantes y buscadores de perlas luchaban por sobrevivir.  La familia Maktoum se asentó en 1833 en el puerto natural de La Cala y lo convirtió en un puerto libre, aboliendo los impuestos que existían en Lingeh, principal puerto Persa. Con esta determinación se motivó a los mercaderes a establecerse allí, lo cual fue determinante para el comercio de perlas que unido a la pesca impulsaron la economía.

En 1853 se estableció en Dubai un protectorado del Reino Unido para poner fin a la piratería existente en el puerto y encauzar el comercio y los recursos en la zona. El Jeque Rashid bin Saeed Al Maktou tomó conciencia del potencial de la bahía y estableció un puerto comercial, con el que logró el gran esplendor económico de Dubai como centro de comercio por las grandes ventajas comparativas que ofrecía.

De inmediato Dubai se dio a conocer por el comercio de las perlas naturales que luego se derrumbó con la aparición del mercado de las perlas cultivadas de los japoneses. Posteriormente, el comercio de oro y el acuerdo de protección y comercio, firmado con los ingleses para la explotación del petróleo, sacaron a la ciudad adelante.

Entre 1958 y 1966 se encontraron los primeros yacimientos petrolíferos en Abu Dabi y Dubai respectivamente y se otorgaron concesiones que pronto transformaron la economía. Se comenzó a exportar petróleo y con esos ingresos llegó el auge económico con el que se inició la construcción de edificios, autopistas, puertos, oleoductos, etc. Hoy día la exuberancia de la riqueza y el boato, se encuentran impresos en la vida de esta ciudad desconcertante que ha construido lo imaginable en un territorio que parecía no tener porvenir por ser un terreno desértico, que nada ofrecía.

Dubai

Dubai, al independizarse en 1971 del Reino Unido, constituyó, con sus vecinos, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) con el objeto de explotar su gran riqueza petrolífera y garantizar la seguridad de los siete emiratos, quienes muy pronto, con las exportaciones y la infraestructura, que para tal fin construyeron, generaron los ingresos para la gran transformación que buscaban.

En 1979 se inauguró la ciudad portuaria de Jebel All, el puerto artificial más grande del mundo que permite a las empresas extranjeras ventajas que no se encuentran en ningún otro lugar. En los años siguientes se desarrollaron varios proyectos arquitectónicos ambiciosos, entre ellos el Word Trade Center Dubai, de 39 pisos, la primera estructura elevada de la ciudad y el Aeropuerto Internacional de Dubai. Su situación actual es diferente, cuenta con más de 900 rascacielos. Se destaca la torre Burj Khalifa de 828 metros de altura y 160 pisos, la más alta del mundo. Fue construida en seis años y se inauguró el 4 de enero de 2010. La base de la torre está inspirada en una flor del desierto y sus 52 ascensores suben 10 pisos por segundo.

En 1999, después de 5 años de construcción, se inauguró el famoso Hotel Burj Al Arab, el cuarto hotel más alto del mundo (superado por las Torres Abraj Al Bait, el Rose Rotana Hotel y el Hotel Ryugyong) e icono de Dubai por su grandiosidad y diseño, inspirado en una embarcación. Su construcción se inició en 1994 sobre una isla artificial y es el único hotel siete estrellas del mundo. Esta ciudad cuenta además con el centro comercial más grande del planeta, el Dubai Mall, que alberga 1.500 tiendas.

Otras de sus grandes atracciones es la Dubai Fountain, la fuente danzante más grande del planeta. También es deslumbrante conocer Palm Islands, un conjunto de islas artificiales en forma de palma, consideradas como unas de las islas artificiales más grandes creadas por el hombre.

Este emirato ha venido creciendo constantemente y sobrepasando los límites imaginables. Se pueden apreciar las grandes inversiones que se han realizado y se siguen realizando diariamente para convertirlo en un verdadero paraíso en medio del desierto. Dubai crece todo los días, cuenta con dos millones de habitantes de los cuales el 80% son extranjeros. Comparte funciones económicas, políticas y  militares con los otros seis emiratos dentro de un marco federal, aunque cada uno de ellos tiene jurisdicción propia.

Seduce la limpieza de sus avenidas

Dubai es una ciudad moderna, organizada, meticulosa en detalles, la limpieza de sus amplias avenidas seducen, igual que sus hermosas zonas de prados verdes adornadas por flores rojas y amarillas, sembradas y mantenidas con riguroso esmero en esa tierra estéril. Su desarrollo ha sido horizontal con inmensos barrios donde se destaca el color tierra de las residencias donde impera el buen gusto por las cosas y el confort propio del estatus económico que tienen.

También han crecido y crecen constantemente sus impresionantes torres de acero. Quien tiene la oportunidad de verlas unas tras otra, de diferentes tamaños pero con perfecta simetría, podría imaginarse que en algún momento se realizó un gran concurso de diseño para construir en corto tiempo la más bella, la más alta y la más segura obra arquitectónica que en otrora no se había conocido. Las torres, increíblemente edificadas con fulgurantes diseños modernos, muestran con sus impresionantes estructuras todo lo que la imaginación es capaz de convertir en realidad cuando se quiere y existen los recursos para construirlas.

A comienzos del año 2000, los EAU se vieron forzados a bajar el precio del petróleo. Esta circunstancia adversa los llevó a buscar nuevas alternativas de ingresos de dólares extranjeros para apostarle al comercio global. Gran parte de los ingresos de Dubai hoy día provienen del comercio, por eso la diversificación de la economía constituye su principal objetivo estratégico. Para este emirato es imperativo no depender más del petróleo, ellos están convencidos que con los ingresos provenientes del turismo de lujo, los megaproyectos de construcción, las industrias como el acero y otros, obtendrán los ingresos que han calculado para continuar creciendo sin depender del crudo, ya que las reservas son limitadas.

En el año 2010, Dubai era el séptimo destino más visitado del mundo. En el 2012 alcanzó los 10 millones de visitantes, para 2015 esperan recibir 15 millones y para el 2020, vente millones de turistas. Para Dubai, con dos millones de habitantes, nada es imposible si con ello logran atraer a los turistas y así mantener ingresos permanentes.

El Islam es la religión de los Emiratos y la vida diaria se organiza según las costumbres musulmanas: Cinco veces al día los musulmanes son llamados a la oración desde los minaretes de las mezquitas que se encuentran dispersos por todo el país.

No beben alcohol, ni comen cerdo. Durante el Ramadán, las jornadas son más cortas y la indumentaria debe ser conservadora. Los hombres usan normalmente una túnica blanca que les llega hasta la rodilla llamada Kandura y las mujeres visten una túnica negra que cubre la mayor parte de su cuerpo, la llaman Abaya.

Esta ciudad deslumbrante donde el árabe es la lengua oficial, es uno de los lugares más seguros del mundo. Los policías, vestidos de civil controlan, con ayuda de infinidad de cámaras, la ciudad . Las mujeres policías utilizan los costosos y veloces vehículos Lamborghini, los hombres policías, los automóviles Ferrari FF, para lograr una eficaz persecución en pocos segundos y así mantener las normas estrictas del tráfico, que penalizan con fuertes multas que golpean inclementemente los bolsillos de los infractores.

Los taxis tienen características particulares: son todos modelos recientes con carrocerías de color ocre y techos de colores variados. Las mujeres que necesiten tomar un taxi, únicamente pueden utilizar los taxis de color rosa, conducidos por mujeres.

La mayor parte de la población extranjera de este país proviene de India, Pakistán y Bangladesh y son absorbidos, en gran porcentaje, por el sector de la construcción. Ellos llegan a realizar un trabajo específico y se regresan a su país de origen tan pronto lo culminan. El gobierno no cubre ningún tipo de gastos de los extranjeros, la empresa que los contrata está en la obligación de proporcionarles lo que requieren. Como a los extranjeros no se les cobra impuestos, el gobierno no les brinda la vasta y eficiente organización que tiene en el sector de la salud, la educación y vivienda.  Aun así, los extranjeros aprovechan su estadía laboral trabajando toda la semana excepto el viernes, recibiendo un salario mucho más alto del que conseguirían en sus países de origen.

El gobierno de los EAU tampoco le permite a los extranjeros nacionalizarse, ni siquiera a sus hijos allí nacidos. De igual manera ha establecidos normas muy claras sobre las inversiones que los extranjeros quieran hacer en el Emirato: Solo pueden invertir en las zonas francas. Si pretenden  establecer un negocio en un Centro Comercial por ejemplo, deben asociarse con un nativo, a quien por solo aportar su nombre, el extranjero está en la obligación de garantizarle una participación mayoritaria.

Los nativos, que son la minoría, reciben apoyo total por parte del Gobierno. Cuentan con grandes prerrogativas y apoyo incondicional para realizar sus proyectos. El emirato les garantiza salud, créditos subsidiados, educación esmerada en los diferentes niveles, especializaciones en el extranjero, recreación y los motiva a escalar mejores niveles en el campo laboral y cultural. El empresario recibe decidido apoyo y envidiables estímulos para consolidar sus inversiones.

La gran mayoría de los habitantes de Dubai, asegura que se sienten seguros, protegidos, felices y satisfechos con las políticas del gobierno, que buscan siempre el bienestar de sus habitantes y de su mundo empresarial, de acuerdo a un artículo que publicó el diario de mayor circulación, Gulf News. Esa realidad la pude auscultar con quienes tuve la oportunidad de conversar personalmente. Allí se ve progreso, hay trabajo tanto para el nativo como para el extranjero, esta característica hace la diferenciación y determina un buen nivel de vida.