A Chávez le quedan máximo cuatro meses de vida: José Rafael Marquina

A Chávez le quedan máximo cuatro meses de vida: José Rafael Marquina

12 de diciembre del 2012

José Rafael Marquina, médico venezolano radicado en Florida (Estados Unidos), es uno de los pocos que en el mundo entregan un diagnóstico del estado de salud del presidente Hugo Chávez. Según él, tiene fuentes “muy confiables” cerca al círculo médico del mandatario que le filtran detalles de la evolución de la enfermedad que padece. Según dijo a KIEN&KE, la más reciente cirugía hecha al líder bolivariano en Cuba fue realizada con urgencia para evitar un daño en la columna que lo hubiera dejado parapléjico. Su pronóstico sobre la integridad de Chávez es bastante negativo: tres o cuatro meses más de vida sin posibilidades de ningún resultado en futuras intervenciones terapéuticas. Marquina no se atreve a decir si el Presidente podrá participar en su posesión para continuar como presidente durante otros seis años, pero sí le sugeriría dejar el poder.

KIEN&KE: ¿Podría explicar, según la información que usted conoce, cuál fue la intervención a la que fue sometido el presidente Hugo Chávez el martes y qué resultado tuvo?

José Marquina: He explicado que el tumor invadió algunas vértebras del paciente. La médula espinal estaba siendo comprimida y esto pudo haber causado la parálisis del presidente Chávez, y por esta razón lo intervinieron de urgencia ayer (11 de diciembre). La cirugía no tenía que ver con la eliminación de cáncer. Fue una vertebrectomia. Le fueron removidas dos vértebras con cáncer y le fueron injertados tornillos para darle soporte a su columna.

¿Conoce, según la información que le entregan, si hubo complicaciones durante la cirugía?

La información que he conocido es que las complicaciones durante la operación fueron mínimas. El procedimiento duró seis horas, un tiempo prolongado y poco común en este tipo de cirugías. Hay mucha atención sobre las primeras 96 horas después de la intervención. El Presidente ha presentado fiebre, y durante la cirugía le hicieron dos transfusiones sanguíneas. La remoción de una parte del hueso implicaba una considerable pérdida de sangre. Le están suministrando también calmantes porque el dolor es muy fuerte.

¿Cuánto tiempo requeriría el presidente Hugo Chávez para una recuperación satisfactoria?

Es difícil saber el tiempo exacto para la recuperación. Lo que hemos dicho es que se debe evaluar la reacción del Presidente durante las dos primeras semanas. Puede que en ese tiempo se identifique si ha sufrido algún daño de movilidad.

¿De este tipo de intervenciones podría generarse como consecuencia alguna pérdida en la movilidad del Presidente, así sea temporal? ¿Existe este riesgo?

En caso de alguna complicación luego de la operación es posible que como consecuencia se genere parálisis. Pero hasta ahora no se ha mencionado ninguna noticia así. No sabemos si su movilidad se pueda ver comprometida en el corto plazo. Tenga en cuenta que el gobierno siempre se ha cuidado mucho de que el Presidente no aparezca débil frente a las cámaras. No creo que, en caso de no poder caminar en las próximas semanas, se muestre al Presidente en silla de ruedas. No lo dejarán ver si no está en forma presentable; así es su estrategia.

¿Considera que las condiciones de salud del presidente Chávez le permitirán ejercer su presidencia, otros seis años?

Yo siempre he dicho de forma responsable que el Presidente debería renunciar. Desde que culminaron las elecciones en octubre, el Presidente no ha tenido capacidad física para gobernar. Ahora creo que no va a tener la capacidad que necesita, porque esta es una enfermedad progresiva. Creo que Chávez debería ser responsable con Venezuela y asumir como se debe este momento difícil: debería renunciar y dejar que gobierne alguien que sí tenga la capacidad física de hacerlo.


José Rafael Marquina, médico venezolano especializado en cuidados intensivos y profesor de la Nova University. Vive en Florida, Estados Unidos.
Foto: Stein Ove Gronsund

Nuevamente, y según la información que le han entregado sus fuentes, ¿aún considera que el cáncer que padece el presidente Chávez es terminal?

Siempre lo he manifestado y ahora lo ratifico. El cáncer del presidente Chávez es incurable. Debió ser removido por completo cuando le fue detectado en 2011. Al comienzo tenía un tumor abscesado, con invasión local del área cercana. El tumor tenía cinco centímetros, y fue tratado con negligencia. Actualmente está en una fase muy avanzada y por eso digo que tiene un pronóstico de 3 o 4 meses de vida.

Después de la cirugía del martes, ¿qué otros tratamientos podrían ayudar al Presidente a superar o enfrentar su enfermedad?

El Presidente ya no tiene más opciones terapéuticas. Cualquier otro tratamiento podría ser contraproducente y provocarle más daño.

Después de mitad de este año, el Presidente en campaña no aparentaba estar tan mal de salud. ¿Es verdad, según la información que usted tiene, que se le suministraban esteroides para mantenerlo enérgico?

Sí, es verdad. Le dieron dosis altísimas de esteroides. El Presidente conocía desde siempre que la enfermedad no estaba respondiendo bien a su tratamiento, y a pesar de eso decidió continuar con su ambición política. Le dieron altas dosis de esteroides que le aceleraron el crecimiento de su tumor. Los esteroides también le limitaron la pérdida de peso y le dieron un poco de energía. Fueron solo aspectos colaterales, porque en realidad le deprimieron su sistema inmunológico.

Poco se sabía de la enfermedad del Presidente, pero a mitad de año el mismo Chávez aseguró que estaba totalmente libre de cáncer. ¿Qué pudo haber pasado; los médicos engañaron al Presidente sobre su real estado de salud, o él ocultó la verdad de lo que le decían los expertos?

Fue el presidente Chávez el que engañó al pueblo. Él sabía de la gravedad de su enfermedad. Recuerde en Barinas (abril de 2012) cuando estaba siendo sometido a radioterapias que en una misa muy emotiva lloró y pidió por su salud, porque conocía de la gravedad de lo que le pasaba. El Presidente intentó engañar a los venezolanos para que votaran por él, aunque supiera que estaba muy enfermo. Lo sabía totalmente.

A propósito del silencio sobre la enfermedad, se supo que el Presidente tenían un tumor en la región pélvica, pero no su ubicación exacta. ¿Sabe usted, según sus fuentes, dónde se localiza su cáncer?

A Hugo Chávez le fue detectado un Rabdomiosarcoma localizado en el músculo Psoas.

Si desde cuando le fue detectado el tumor, el Presidente se hubiera apartado del poder y sometido a un juicioso tratamiento, ¿habría estado en perfectas condiciones para finales de este año?

Si se hubiera tratado en otro lugar distinto a Cuba, sí se habría recuperado. En Cuba cometieron muchos errores. No necesariamente hubiera tenido que apartarse del todo del poder si su tratamiento hubiera sido con otros médicos y en otro lugar. Nos hemos dado cuenta que ese tumor ha sido tratado de forma irresponsable en La Habana.

Sin ánimo de pedirle que revele sus fuentes, sí causa curiosidad al menos la ubicación de ellas. En La Habana hay un hermetismo impresionante alrededor del centro donde se atiende al presidente Chávez. Y en Venezuela también hay recelo con la información que se pueda llegar a filtrar sobre la salud del mandatario. ¿Desde dónde le mandan información permanentemente de la salud de Hugo Chávez y usted confía plenamente en ella?

Tengo fuentes en varias partes. ¿Usted sabe qué pasaría en países con regímenes dictatoriales si descubren quién me entrega información? Por eso las manejo con total reserva, y no entregaré una respuesta clara acerca de ellas, pero son fuentes muy confiables. Si se fijan en los detalles que me han entregado y que he publicado, nunca me han desmentido ni siquiera en el gobierno venezolano. Confío muchísimo en quienes me entregan información, porque son datos confirmados. Nunca he dudado de ellos y con el tiempo la gente me ha dado la razón. Es información confiable.