El capitán del puerto

22 de diciembre del 2011

El capitán Salas, un navegante de 71 años, le apuesta a convertir el puerto de Cartagena en el número uno del Caribe.

El capitán del puerto

El capitán (r) Alfonso Salas llegó al mar por curiosidad. Durante su infancia siempre tuvo un gusto especial por los barcos y los marinos, pasión que lo hizo atracar en la ‘Heroica’ hace 54 años. Salas nunca se imaginó que luego de pertenecer a la Armada Nacional, llegaría a liderar el Puerto de Cartagena. A sus 71 años de edad, cuenta cómo llegó a la bahía durante la crisis de la privatización de los puertos y cómo dirige hoy una de las más grandes apuestas marítimas del Caribe: consolidar al Puerto de Cartagena como el más importante de la región.

En medio de cientos de contenedores de colores, grúas mecánicas y camiones, el capitán Salas ha visto pasar los últimos 20 años de su vida. Allí ha trabajado para transformar el Puerto de Cartagena, terminal que desde su llegada ha sido reconocido como el mejor puerto del Caribe en cinco ocasiones. Ahora Salas está a cargo del plan de desarrollo que tendrá una inversión cercana a los 650 millones de dólares y tiene como objetivo tomar ventaja frente a otros puertos aprovechando la ampliación del Canal de Panamá y la firma de nuevos tratados.

El Capitán Salas está a la cabeza del Puerto de Cartagena hace 20 años.

Mientras que el Gobierno de César Gaviria anunciaba la privatización del los puertos del país, el capitán Salas hacía parte del grupo promotor que trabajaba para hacerle frente a la crisis portuaria de los años noventa. Para esos días, los periódicos documentaban que los trabajadores de Barranquilla, Santa Marta y Buenaventura permanecían en huelga para detener el tráfico marítimo.

A su llegada al puerto enfrentó dificultades que ahora ve como simples aventuras. Su primera responsabilidad fue convertir los requisitos de la ley de privatización en un sistema económico sostenible. También tuvo que identificar los mayores problemas en cuanto al mercado y recursos. Así luego de dos décadas de trabajo, con su cabeza repleta de canas, el Capitán se enfrenta el reto de consolidar el proyecto de desarrollo que finalizará en 2017.

Con la expansión del Canal de Panamá surgió la idea de ampliar y mejorar los servicios del Puerto de Cartagena. Fue así como los terminales de Manga ─compuesto por 40 hectáreas de extensión y 1700 metros de línea de muelle─ y el centro de distribución Contecar ─con 104 hectáreas y 1300 línea de playa─ comenzaron a transformarse.

Al Puerto de Cartagena llegan anualmente más de 2000 barcos. 

El primer paso fue una alianza que el capitán Salas define como “amor a primera vista”. En asociación con la empresa de logística alemana, Kuehne Nagel, reconocida por sus operaciones a nivel mundial. El resultado fue la construcción del centro de distribución Contecar, un edificio de acero que dispone de 10 mil metros cuadrados para el almacenar de mercancía.

El capitán Salas tiene como costumbre hacer recorridos a la madrugada en el puerto. Allí en medio de la brisa del mar espera a la mayoría de los 2100 barcos que llegan a Cartagena durante el año. Su trabajo ha permitido que el puerto se conecte a 595 puertos en 136 países y tenga más de 900 empleados.

Salas espera con ansiedad el día en que al puerto lleguen los barcos más grandes del mundo, aquellos que tienen capacidad para 12 mil contenedores. Ese será el día en que el Puerto de Cartagena esté al mismo nivel de Panamá y Miami. El mismo en el que Salas sentirá que ha cumplido con su tarea.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO