El día que Fidel Castro reclamó La Habana

8 de enero del 2019

El 8 de enero de 1959 la revolución cubana llegó a la capital de la isla.

El día que Fidel Castro reclamó La Habana

Hace 60 años, Fidel Castro hace su entrada triunfal a La Habana, llegó a la Capital de la Isla procedente de Santiago de Cuba, donde 7 días antes, el 1 de enero, proclama el triunfo de la revolución desde el balcón del Ayuntamiento después de conocer que el dictador militar Fulgencio Batista, quien había tomado el poder desde 1952 al derrocar el Gobierno de Carlos Prio Socarrás, había logrado huir en un avión.

Un día después de pronunciar el discurso en Santiago, el comandante Fidel Castro, líder de la revolución, emprendió viaje hacia La Habana, a donde llegó el jueves 8 de enero de 1959. Castro entró victorioso a la ciudad a bordo de un tanque de guerra, mientras miles de guerrilleros caminaban junto al vehículo militar, celebrando y custodiando a sus líderes. También marchaban junto a los vehículos unos dos mil soldados del ejército nacional de Cuba, los militares vencidos.

La marcha quedó mediáticamente para la historia como la Caravana de Libertad. Cuentan los historiadores que aquel día todo era fiesta y júbilo. Un número incontable de cubanos gritaban vivas a la revolución, a Fidel y a lo que en su momento llamaron libertad. Las calles de La Habana se vistieron con banderas de Cuba y del 26 Julio, nombre del movimiento político-revolucionario de ideales antinacionalistas, antiimperialistas y democráticas fundado por Fidel Castro en 1953.

Las tiendas, restaurantes, bares, bancos y otras entidades cerraron sus puertas. Todos querían ver de cerca al hombre que les quitó del poder a Batista. Sobre esta entrada triunfal el periódico El Crisol escribió: “Todos los sonidos de la ciudad se unieron al vocerío de las muchedumbres: las sirenas de los barcos, las campanas de las iglesias, las bocinas de los autos, los silbatos de las fábricas. Se escucharon las salvas de 21 cañonazos disparados por dos fragatas de la Marina de Guerra…La garganta del pueblo enronquecía en un grito: ¡Viva Fidel! ¡Viva Cuba Libre! ¡Viva la Revolución!”.

Antes de llegar a la tribuna de Columbia, Fidel saludó a los marines en el edificio de la Marina de Guerra; luego fue hasta el muelle donde permanecía paqueado el yate Granma, embarcación en la que Fidel entró a Cuba con la intensión de tomarse la isla en 1956; después, sobre las 4:00 de la tarde arribó al palacio presidencial, donde lo esperaba el mandatario provisional, Manuel Urrutia, quien asumió el poder de Cuba tras la renuncia de Fulgencio Batista.

Después de hablar con el presidente Urrutia, y mostrarle su apoyo, salió rumbo al campamento militar de Columbia, el cual había sido tomado horas antes por Camilo Cienfuegos, otro de los líderes de la revolución. Fue en este lugar, desde donde Fidel Castro, con 33 años, proclamó el discurso de toma de La Habana, desde donde le dijo al pueblo cubano que el destino de la isla estaba en sus manos.

Lea aquí el discurso completo de Fidel Castro en La Habana

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO