El día que una bola de fuego cayó sobre Rusia.

15 de febrero del 2013

“Miré al cielo para ver cómo iba ser el clima hoy. Entonces vi un objeto brillante, pensé que era una bengala. Cuando estaba acercándose se rompió en siete pedazos y seis de ellos se quemaron en el aire”. La ciudad de Chelyabinsk nunca olvidará el 15 de febrero de 2013.

Meteorito Rusia

Por esta época en el distrito federal del Ural, centro-occidente de Rusia, el cielo aclara después de las nueve de la mañana. Hace mucho frío: unos diez grados bajo cero en las primeras horas del día. La jornada laboral y escolar en poblaciones como Chelyabinsk, con un poco más de un millón de habitantes, empieza después de las 9 o 10 a.m. En ese momento, en las carreteras se moviliza una gran cantidad de vehículos rumbo a los lugares de trabajo. El viernes es un día de mucho agite en varias de las poblaciones atravesadas por el ferrocarril Transiberiano.

Cuando esta mañana el sol apenas aparecía sobre Chelyabinsk, sus habitantes vieron una bola ardiendo en el cielo que venía directo a ellos. A las 9:20 de la mañana (hora local), un zumbido acompañado por una gran explosión conmocionó a los Urales.

La gente vio un destello, una suerte de cometa que corría por su firmamento. Unos creyeron que era un avión estallando en el cielo; otros, que estaban bajo bombardeo.

Meteorito Rusia

Científicos rusos informaron que la velocidad con que el meteorito atravesó la atmósfera fue de 20 kilómetros por segundo. Antes de chocar con la superficie habría estallado. 

El golpe de aquel objeto en la tierra estremeció a la población. Los lugareños dicen que la onda pulverizó ventanas, averió edificios e hizo temblar los carros y camiones sobre las calles.

El objeto, cuyo peso los expertos estiman en 70 toneladas, cayó en un lago a las afueras de la ciudad. En semanario regional Moskovsky Komsomolet habló con el pescador en cuyo lago cayó el meteorito. “Miré al cielo para ver cómo iba ser el clima hoy. Entonces vi un objeto brillante, pensé que era una bengala. Cuando estaba acercándose se rompió en siete pedazos y seis de ellos se quemaron en el aire. De repente el otro pedazo, como de un metro, chocó en lago congelado. Oí un rugido y luego una explosión, justo en el lugar donde iba a ir a pescar”. Las autoridades llegaron al lugar y verificaron el cráter de más de seis metros de diámetro.

Meteorito Rusia

Una de las rocas colisionó con un lago a unos 10 kilómetros del casco urbano de Chelyabinsk. El cráter tendría más de 6 metros de diámetro. 

“Algo se estaba rompiendo en varios pedazos, y se quemaba en la atmósfera. Dejaba tras de sí un rastro de nube inusual con olor a pólvora. Fuimos muy afortunados, la casa temblaba”, dijo una testigo de Chelyabinsk. La experiencia la tuvieron también las ciudades de Emanzhelinsk, Etkul, Kopeisk, Korkino, Yuzhnouralsk, Chelyabinsk. Las autoridades cuentan casi un millar de heridos, la mayoría leves.

Varios testigos incluso hablaban de una bomba nuclear. “Fue un destello brillante, como un resplandor atómico”, dijo Lydia Rykhlova. Las comunicaciones se cayeron por un par de horas y el miedo, ante otra bola de fuego que azotara desde el cielo a los Urales rusos, hizo que la mayoría de personas mantuvieran por varias horas su vista con angustia en las alturas.

Lea también:
Videos del meteorito que deja más de 750 heridos a su paso.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO