El empujón de Juan Carlos Echeverry a la puerta giratoria

El empujón de Juan Carlos Echeverry a la puerta giratoria

12 de abril del 2011

Frenar la “puerta giratoria”, el tránsito inmediato del sector público al privado en  el mismo sector en el que habían trabajado como funcionarios, fue uno de los temas que quiso empujar con fuerza el ministro del interior, Germán Vargas Lleras dentro del nuevo Estatuto anticorrupción. La idea: tres años de inhabilidad. Con esto se evitaría el aprovechamiento de información privilegiada y toma de decisiones para favorecer intereses particulares y la repetición de situaciones como las que se están dando repetidamente en el sector de la minería.

Economistas y asesores financieros que han trabajado en distintas épocas, como consultores del sector privado, entre los que se encontraba Juan Carlos Echeverry pusieron el grito en el cielo para que el tiempo fuera menor. Tres años les resultaba demasiado. El ministro de Hacienda lideró la nueva propuesta y logró la modificación. En el nuevo Estatuto Anticorrupción, que continúa en discusión en el Congreso,  se redujo la inhabilidad a sólo diez meses. Ni siquiera un año. El proceso fue tortuoso, porque los defensores de este Estatuto insistían en la importancia de garantizar un lapso de tiempo significativo: al inicio se bajó a dos años, luego a año y medio, hasta quedar en diez meses. Echeverry prestaba asesorías desde 2002, hasta su nombramiento, a través de su empresa Econcept. Por eso, manifestó de manera abierta su desacuerdo con la reglamentación que buscaba Germán Vargas Lleras. Y lo logró.

Ver también Los cuatros venezolanos que se hicieron millonarios en Colombia

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO