El exceso de lobby retrasa la reforma a la salud

21 de mayo del 2013

¿Qué piden las EPS, las farmacéuticas y otros para que uno de los temas más importantes para el país vaya tan lento en el congreso?

Salud, Colombia, Kienyke

El trámite de los proyectos de ley con los que se pretende reformar el sistema de salud en Colombia avanza a un paso demasiado lento para las necesidades del país.  Así lo consideran quienes están interesados en que se generen cambios en este campo, y señalan que el lobby acentúa el retraso.  Las empresas que están vinculadas al sector han estado visitando a los  congresistas desde antes que se radicaran el proyecto de ley ordinaria y el proyecto de ley estatutaria.

El lobby más fuerte ha sido el de las EPS que buscan no desaparecer o fortalecerse, acabando con  las más pequeñas.  Sin embargo ya existe en el Congreso la fuerte intensión de eliminar las privadas como lo anunció Karime Mota, presidenta de la Comisión Primera de Senado.

Las empresas farmacéuticas,  multinacionales y nacionales, han hecho un fuerte lobby con senadores y representantes a la Cámara, en términos generales lo que buscan es que se incluyan más medicamentos  en el Plan Obligatoria de Salud, POS. Así mismo las multinacionales quieren que no disminuyan los precios de los medicamentos que ofrecen, mientras que las nacionales quieren que sus medicamentos no tengan los precios bajos y queden al nivel de los de las multinacionales.

Otros interesados en meter mano en la reforma son los industriales, las IPS, las empresas de seguros, las cajas de compensación que son socias de las EPS, los laboratorios clínicos y los de imágenes diagnosticas que pretenden se incluyan más de sus servicios en del POS. También están las clínicas y hospitales que son los más interesados en que se acabe la intermediación.

Algunos agremiados al sistema de salud han manifestado su preocupación por la demora en el inició de las discusiones, la estrechés del tiempo, además por el momento en que llega el trámite al Congreso,  indican que desafortunadamente se está en una época electoral donde los puestos y los contratos sobresalen, y donde la salud se pueda convertir en una moneda de negociación política.

Salud, Colombia, Kienyke

La opinión de la Asociación Colombiana de Pacientes de Colombia.  

Su presidente, Néstor Álvarez, aseguró que se sigue viendo a la salud como un derecho ligado al trabajo formal o a la capacidad de pago, “no vemos un planteamiento donde el Estado se vaya a comprometer a brindar salud a los colombianos y que sea en realidad un derecho fundamental con un goce efectivo al cien por ciento”.

Consideró que de una u otra manera los proyectos comprometen a muchos sectores económicos que tienen que ceder en sus intereses, aunque los negocios no deben primar sobre el derecho fundamental a la salud. “Consideramos que estas empresas tienen suficiente lobby para hacer en el Congreso y puede estar impidiendo o presionando para que esas condiciones económicas y jurídicas de la inversión se consoliden más que garantizar el derecho a la salud”.

La preocupación de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas.

Su presidente, Carlos Francisco Fernández, manifestó que la mayor preocupación es que la reforma se dilate o no salga simplemente por la estrechés en los tiempos, y que falte rigor, profundidad y debates suficientes para que en extenso se analicen todos los problemas.

Para los científicos los debates que se dan en el Congreso tienen un juego de pesos y contrapesos dada la magnitud del sector y la cantidad de recursos.  “Sin duda es una herramienta política muy importante, nos preocupa que eso se ponga de manifiesto en los debates, intereses políticos o económicos”.

A esto se suma la falta de conocimiento de los congresistas sobre el tema. Aseguró que es tan extenso, tan complejo  y tan difícil de entender que se necesitan expertos que den toda la dedicación para entenderlo.

“Yo creo que los congresistas que conocen el sector son muy pocos, la mayoría actúan condicionados por un conocimiento que en algunos casos es un juicio a partir de sus células legislativas, pero la mayoría no conocen un sector en el que desafortunadamente los conocedores en todo el país son muy pocos y no están en el Congreso”

La petición de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas.

Juan Carlos Giraldo, director de la entidad, recalcó la estrechés del tiempo e hizo un llamado al Congreso y al Gobierno a “que demuestren grandeza, puedan organizar sus diferencias y avancen rápidamente para posibilitar que la ley estatutaria salga en este periodo legislativo y que avance más rápido el proyecto de ley ordinaria”.

Indicó que el proyecto de ley ordinaria presentado por el Gobierno tiene mucho que corregir en la redacción, “por ejemplo hay que eliminar lo de integración vertical, hay que acabar todo el tema de que los gestores o los administradores pueden hacer excedentes financieros negando servicios de salud”.

En el proyecto de ley estatutaria hay elementos que son ajenos a la misma, por ejemplo el establecimiento de sanciones, “el establecimiento de un marco para una reforma laboral, ese tipo de cosas creemos que no tienen unidad de materia.”

En cuanto al lobby que están haciendo las empresas precisó: “Nosotros como gremio hospitalario siempre hemos entendido que la manera de hacer lobby es dar argumentos  y evidencias. Hay que acelerar el trámite para cambiar la realidad traumática de las poblaciones y eso tiene que estar por encima de cualquier tipo de proceso de debate, denuncia o discusión sobre clientelismo y  autoritarismo.”

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO