El fotógrafo Steve McCurry señalado de “fraude”

El fotógrafo Steve McCurry señalado de “fraude”

13 de mayo del 2016

El reconocido fotógrafo estadounidense Steve McCurry, autor de la emblemática imagen ‘La niña Afgana‘, publicada por National Geographic en 1985 y una de las más reconocidas de la historia, ha generado polémica entre sus seguidores después de que el también fotógrafo italiano Paolo Viglione publicara en sus redes sociales un artículo en el que cuestiona el tratamiento y mal uso de Photoshop en las imágenes de McCurry.

Lea también: El cazador de galaxias colombiano que resultó ser “un fraude”.

El impactante descubrimiento se dio mientras Paolo visitaba una exposición del estadounidense en Italia donde se mostraban las distintas calles de Cuba. Viglione notó que una de las imágenes estaba trabajada digitalmente. El hombre que se encontraba casi imperceptible en la foto no tenía uno de sus pies y en su lugar estaba el resto de una señal de tránsito, esto hizo evidente el uso de la herramienta ‘tampón clonado’ de Photoshop.

Steve McCurry-01

Lea aquí: El video que demostraría que Miss Colombia fue víctima de un fraude.

Aunque Viglione dice que su intención jamás ha sido poner en duda el profesionalismo de McCurry y que en la actualidad es común que los más grandes fotógrafos usen estos elementos digitales para mejorar la calidad de sus obras, algunos críticos han puesto en duda la ética y veracidad del artista ya que la fotografía documental busca plasmar la realidad sin ningún tipo de alteración.

Lea también: ¿Es el ébola un fraude?

McCurry dijo alguna vez “Si encuentro a la persona o el tema oportuno, en ocasiones regreso una, dos, o hasta seis veces, siempre esperando el instante justo. A diferencia del escritor, en mi trabajo, una vez tengo hechas las maletas, ya no existe otra oportunidad para un nuevo esbozo. O tengo la foto o no. Esto es lo que guía y obsesiona al fotógrafo profesional, el ahora o nunca”. Esta cita publicada en uno de los libros del fotógrafo estadounidense está siendo cuestionada debido al presunto uso excesivo de programas digitales para mejorar su trabajo, algo que contradice su propio pensar.

Hace poco, antes de conocerse la polémica publicación del italiano, el crítico de fotografía Teju Cole, que escribe para el New York Times, dijo, haciendo referencia a McCurry, que sus fotografías eran aburridas y que esta perfección sólo se lograría tratando la imagen.

Steve McCurry-02

Gracias a la publicación de Viglione miles de amantes de la fotografía se tomaron el trabajo de analizar el portafolio de McCurry y encontraron evidentes modificaciones en otras imágenes, confirmando así la reiterada manipulación de la realidad, algo que para los fotógrafos de su estilo sería una falta a su ética.

La página PetaPixel se puso en contacto con Steve, quien lamentó la situación y explicó que él estaba al tanto de la postproducción e impresión de sus obras pero le era imposible controlarlo todo debido a sus viajes.

El fotógrafo aclaró que ya se habían tomado las medidas necesarias y se había despedido al personal responsable de tan bochornosa situación, respuesta que ni convence del todo a los críticos ni ha logrado acabar con los comentarios negativos sobre su obra, que hasta ha sido calificada de fraude.