El genocidio de Srebrenica: la herida abierta de Bosnia

11 de julio del 2019

Hace 24 años más de ocho mil civiles bosnios fueron asesinados por militares.

El genocidio de Srebrenica: la herida abierta de Bosnia

Foto: Anadolu

El genocidio de Srebrenica de 1995, considerado la mayor tragedia humanitaria en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, dejó como saldo al menos 8.322 civiles bosnios brutalmente asesinados y después de 24 años sigue siendo una herida abierta.

El sangriento genocidio, que comenzó después de la captura de Srebrenica, ubicada al oriente de Bosnia y Herzegovina, por parte de las tropas serbias bajo el mando de Ratko Mladic el 11 de julio de 1995, se considera la herida más profunda no solo para los familiares de las víctimas sino también para toda la nación bosnia.

En el aniversario del genocidio de este año, el 11 de julio, 33 víctimas más serán enterradas en el cementerio memorial de Potocari, al lado de los compatriotas que compartieron su misma suerte. Después de la ceremonia funeraria de este año, el número de víctimas que se encuentran en el cementerio memorial aumentará a 6.643.

Lea también: Cuatro hijos y cuatro despedidas en la olvidada Soacha

Lea aquí: La desmesurada historia de un asesino a sueldo

Por otro lado, a pesar de que ha pasado casi un cuarto de siglo, el no haber podido realizar el funeral de las víctimas es la razón principal por la que la herida de Srebrenica aún no se ha podido cerrar.

¿Cómo empezó todo?

Tropas serbias al mando del criminal de guerra Ratko Mladic capturaron Srebrenica el 11 de julio de 1995. Los civiles que vivían en la ciudad, con la esperanza de sobrevivir, se habían refugiado en la región donde habían 450 soldados holandeses que actuaban como fuerzas de paz de la ONU. Sin embargo, los soldados holandeses los entregaron a las fuerzas serbias.

Lo que dijo el 11 de junio de 1995 el ex general serbio Mladic, juzgado y condenado a cadena perpetua por crímenes contra la humanidad, fue un preámbulo de lo que sucedería en pocos días.

Mladic aseguró que en la víspera de la festividad serbia entregaría la ciudad como un regalo a la nación serbia: “Finalmente llegó la hora de vengarse de los turcos (nombre utilizado para los musulmanes de la zona)”.

Como resultado, en unos pocos días, al menos 8.372 civiles bosnios fueron masacrados y un gran número de mujeres y niños fueron desplazados de sus hogares.

El camino del bosque se convirtió en el “camino de la muerte”

Después de la invasión a Srebrenica, un grupo de los musulmanes de la ciudad buscaron refugio en la antigua fábrica de acumuladores que se encuentra justo al frente del lugar de martirio y en donde estaban desplegados los soldados holandeses. El resto de musulmanes optaron por llegar al territorio protegido por los soldados bosnios a través del bosque. El destino de aquellos que eligieron el sendero del bosque y los que se refugiaron junto a los soldados holandeses fue el mismo.

Miles de bosnios que eligieron el camino del bosque, también conocido como el “camino de la muerte”, fueron asesinados en emboscadas organizadas por soldados serbios.

Aquellos que buscaron refugio con los soldados holandeses en la antigua fabrica de acumuladores comprendieron lo que les pasaría desde la primera noche. Esa noche, los soldados serbios entraron a la fábrica, verificaron la identidad de los bosnios y tomaron a algunos hombres y niños, mientras los gritos de sus esposas y madres hacían eco en las paredes.

Al día siguiente, a pocos metros de los soldados holandeses, los soldados serbios que esperaban fuera del campamento, montaron a las mujeres y los niños en autobuses separando así a los hombres de sus familias. Los hombres fueron masacrados y enterrados en diferentes fosas comunes. Las mujeres y los niños fueron desplazados de sus hogares.

Holanda es “parcialmente” culpable

Décadas después se sigue debatiendo el papel de las tropas holandesas de la ONU, de quienes los civiles de Srebrenica esperaban apoyo.

No pasó inadvertido en los videos, tomados después de la ocupación serbia de la ciudad y a las que el público tuvo acceso, como el comandante de las tropas holandesas de la ONU, Thom Karremans, al reunirse con Mladic el 11 de julio de 1995, mostraba una posición de sometimiento ante el entonces general.

Mladic tomó la declaración de Karremans acerca de los disparos de las tropas holandesas hacia los soldados serbios que ingresaron a la ciudad. Al final de las imágenes, aparecen Mladic y Karremans brindando. Otro detalle que llama la atención es el hecho de que el comandante serbio dio varios regalos a Karremans y su familia antes de que los soldados holandeses salieran de Srebrenica.

A pesar de todas estas imágenes, Karremans nunca fue juzgado. El Estado holandés fue “parcialmente” culpable de la masacre de Srebrenica. En 2007, el Tribunal de Distrito de La Haya declaró a Holanda culpable de entregar a más de 300 civiles bosnios que buscaron refugio junto a las tropas holandesas de la ONU durante la ocupación de Srebrenica. El tribunal dijo que “los soldados holandeses debieron prever que las 300 personas entregadas a los serbios serían asesinadas”.

Veredicto de “genocidio” y los culpables

En su fallo de 2007, la Corte Internacional de Justicia de La Haya describió lo que sucedió en Srebrenica y sus alrededores como “genocidio”, basándose en pruebas presentadas por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY).

El comandante serbio Ratko Mladic fue condenado a cadena perpetua por varios delitos, incluido el genocidio de Srebrenica, en el caso conducido por el TPIY.

En su fallo de 2016, el mismo tribunal condenó al ex líder serbio de Bosnia, Radovan Karadzic, a 40 años de prisión por 10 delitos, incluido el genocidio de Srebrenica.

El tribunal también sentenció al ex general serbio Radislav Krstic a 35 años, a Vidoje Blagojevic a 15 años, a Vujadin Popovic y a Ljubisa Beara a cadena perpetua, a Drago Nikolic a 35 años, Ljubomir Borovcanin a 17 años, a Vinko Pandurevic a 13 años, a Radivoje Miletic a 19 años y a Milán Gvero a 5 años de prisión.

En otro juicio ante la Corte de Bosnia, Milorad Trbic fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de casi mil civiles bosnios el 13 de julio de 1995.

Hasta la fecha, 45 serbios han recibido un total de 699 años de prisión en los diferentes casos relacionados con el Genocidio de Srebrenica llevados por diferentes tribunales.

Por otro lado, el ex presidente serbio Slobodan Milosevic fue acusado por el Genocidio de Srebrenica, pero murió en prisión mientras su proceso judicial continuaba.

*Aicha Sandoval contribuyó con la redacción de esta nota.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO