El hombre que quiso robarse 38.000 hectáreas en Vichada

El hombre que quiso robarse 38.000 hectáreas en Vichada

8 de marzo del 2011

El ex senador Habig Merheg era una especie de todopoderoso en Risaralda. Un descendiente de sirios que se dedicaron como muchos inmigrantes a negocios de todo tipo. La  vena de la industria se le despertó desde edad temprana. Según su hoja de vida estudió finanzas y negocios. Es economista de la Universidad de La Florida con especialización en alta gerencia y gerencia financiera.

Negociante exitoso, fue presidente de la poderosa red de televisión por suscripción Cable Unión de Occidente, que terminó enredada por violación de derechos de autor y por las deudas crecientes con  la Comisión Nacional de Televisión. Fue dueño también de otras empresas del sector como Cablecompras, Cablebimgo Ltda. y Noticolombia.

Entendió con rapidez que para avanzar en los negocios era importante acceder a los círculos de poder en el gobierno nacional. Su incursión fue rápida y fructífera y logró, para sorpresa de cualquier cálculo electoral, una curul en el senado con el Partido Colombia Viva, que mutó en el PIN, uno de los grupos políticos con mayor número de congresistas condenados por parapolítica. Con el espectro nacional en la cabeza, se labró el camino para culminar su sueño de poder adquirir grandes extensiones de tierras productivas y convertirse en un próspero agricultor.

El político risaraldense quería incursionar en el cultivo de palma africana, caucho y cítricos. Buscó grandes extensiones a precios bajos en  el suroriente del país. Llegó a Vichada  y Putumayo para lograr su sueño, al parecer con el apoyo del ex jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”. Precisamente esa cercanía llevó a la Corte Suprema de Justicia a abrirle investigación preliminar. El Alto Tribunal se apoyó en declaraciones que entregaron el ex jefe de las AUC Iván Roberto Duque, alias ”Ernesto Báez”, y un desmovilizado conocido como “Diego Rivera”, quienes aseguraron que Merheg había obtenido apoyo de Jiménez.


El jefe paramilitar Ernesto Báez (izq) aseguró que Carlos Mario Jiménez, “Macaco” (der), tuvo relaciones con el ex senador Merheg.

Con el sueño de encontrar tierras, el entonces senador de Colombia Viva –un partido nuevo pero con peso determinante dentro de la coalición del gobierno‒ logró a finales de 2006 que el Ministerio de Agricultura, en cabeza de Andrés Felipe Arias y Rodolfo Campos Soto en la gerencia del Incoder, le titularan más de 38.000 hectáreas de las mejores tierras baldías en Vichada a nombre de 44 personas.

Sin embargo, la dicha duró poco. En Junio de 2008 se destapó una decisión que resultaba casi imposible de explicar. La revista Cambio y la Unidad Investigativa de El Tiempo publicaron denuncias que probaban que el congresista se habría apropiado de esas tierras a través de una titulación irregular.

En principio, Merheg negó el asunto. Pero hoy el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), en cabeza de Juan Manuel Ospina, le dio la razón a las denuncias. Luego de una investigación de dos años con fuerza probatoria, la entidad confirmó las irregularidades y por esa razón los títulos fueron revocados.

Según documentos obtenidos por Kien&Ke, las 38.000 hectáreas estaban a nombre de la Sociedad Anónima Agrícola Parure. Su representante legal, según la Cámara de Comercio de Villavicencio, es José Noé Valencia Gutiérrez. Si bien el nombre de Habig Merheg no aparece por ningún lado, está más que confirmado que buena parte de los 44 adjudicatarios eran subalternos suyos en el Congreso o trabajaban para él en sus negocios de televisión por cable.


En Pereira aseguran que el ex senador Merheg y su esposa, la ex diputada Juliana Enciso, salieron del país rumbo a Kuwait en septiembre pasado.

Tal y como los dijeron las denuncias periodísticas, se probó que Eduardo Javier Parra, a quien el Incoder le quitó más de 1.279 en Trapichote, Guaviare, era secretario del Partido Colombia Viva, que el senador fundó en gran medida. A Carlos Andrés Vega, coordinador de ese partido en varios departamentos, la entidad le acaba de quitar más de 1.112 hectáreas de tierra en El Cedro. Lo mismo ocurrió con Sofía Lopera Duquez, a quien le expropiarán 1.288 hectáreas en El Triunfo. También a José Lizardo Lopera, miembro de la Unidad Legislativa de Merheg en el Congreso, a quien le habían entregado 1.271 hectáreas. La misma operación se realizó con Sandra Esperanza Osorio, prima de Benjamín Osorio, contador de Cable Shop, negocio del senador, a quien le había titulado 1.284 hectáreas en Las Brisas. El mismo procedimiento ocurrió con Juan de la Cruz Méndez, concejal de Pereira del Partido Colombia Viva, y quien se había hecho a 1.200 hectáreas en El Oasis.

Es probable que ninguno de los titulares conociera estas tierras en Vichada, pero lo cierto es que prestaron su nombre para que el senador ocupara de manera indebida esta propiedad del Estado.

Merheg siempre ha estado en el ojo del huracán. En mayo de 2009, envió una carta como senador al entonces presidente de esa Corporación, Hernán Andrade, donde renunciaba al cargo sin motivo alguna. Todos sabían que era el producto de la investigación que le habían abierto por sus vínculos presuntos con “Macaco”.

Sin embargo, Merheg no desaprovechó su caudal electoral. Los más de 60.330 votos con los que llegó a esa corporación se los endosó a su hermano, Juan Samy Merehg, quien terminó elegido en las elecciones pasadas de 2010 por el Partido Conservador, con casi 44.000 votos. De Merheg poco o nada se volvió a saber. Algunos aseguran que desarrolla su vida de empresario en el Eje Cafetero, mientras otros dicen que viajó a Kuwait desde septiembre de 2010 junto con su esposa, Juliana Enciso, quien renunció a su curul como diputada del departamento de Risaralda.

Su proceso judicial continúa en etapa previa en la Corte Suprema. Periodistas de la capital risaraldense aseguran que Merheg prepara su regreso para lanzar a su esposa como gobernadora del departamento. Pero por el momento tendrá que devolver las 38.000 hectáreas en Vichada que harán parte de proyectos asociativos campesinos, como lo anunciará el presidente Santos el próximo jueves en Carimagua, cuando lance el plan de desarrollo rural de la Orinoquía.

Merehg, quien durante mucho tiempo salió adelante en otros capítulos judiciales donde fue protagonista, corre el riesgo ahora de tener que enfrentar a la justicia una vez más por fraguar ilegalidades con tierras del Estado.


Durante el ministerio de Andrés Felipe Arias se entregaron 38 mil hectáreas al ex senador Merheg en Vichada.