El libro de oro de Pablo Escobar

25 de diciembre del 2011

Estando en La Catedral, y como un acto de vanidad, el capo coleccionó las caricaturas que aparecieron de él y las hizo empastar. Las letras de la tapa del libro son en oro de 18 quilates.

El libro de oro de Pablo Escobar
Fotos: Rafael Manosalva.

Unos dicen que existen diez. Otros cincuenta. Que su carátula es en cuero, aunque parece más bien una imitación sintética. Que las letras de la tapa son en oro de 18 kilates. Que la huella grabada es del pulgar derecho. Como todo lo relacionado con Pablo Escobar, el libro Pablo Escobar en caricaturas 1983-1991 está rodeado de exageraciones, mitos y datos erróneos.

Su colaborador para este proyecto fue su jefe de prensa, Édgar Roberto Escobar Taborda, alias “El poeta”, un intelectual paisa, fundador de la revista Cuerpos y director de las primeras películas pornográficas en el país, bajo el sello de Trópico Producciones. Se dice que “El poeta” era el jefe de prensa del Cartel de Medellín. Entre sus supuestas acciones se destacaron la redacción de los comunicados de “Los extraditables”, la organización de un viaje de periodistas para entregarle al gobierno los laboratorios de cocaína más grandes de ese momento ‒el complejo de “Tranquilandia”‒ y la consolidación de un archivo de las noticias relacionadas con las acciones del cartel. De ese archivo salieron las 351 caricaturas que están recopiladas en este libro y que fueron publicadas en su momento por periódicos de todo el mundo, desde el santandereano Vanguardia Liberal, el barranquillero El Heraldo hastaThe Miami Herald, la revista pornográfica Hustler y la inglesa Lurie.

En la misma imprenta donde “El poeta” hacía sus revistas pornográficas y novelas eróticas, se terminó de imprimir Pablo Escobar en caricaturas 1983-1991, el 2 de julio de 1992, veinte días antes de su fuga de La Catedral. El capo les regaló los ejemplares a sus colaboradores más cercanos. A su huida de La Catedral, las autoridades dicen que encontraron un ejemplar. Otras fuentes dicen que fueron cincuenta, y de ahí el mito creció sin medida.

Desde entonces, aparecen en internet ejemplares a la venta del libro. Existen archivos históricos de subastas donde se ha vendido por cuarenta millones de pesos, otros en sesenta mil dólares, otros en 120 mil, como notificó la revista Semana que ocurrió el viernes santo de 2007. La familia Escobar apunta a que en la última página de los libros dice “Edición exclusiva. Prohibida su reproducción y venta”. Incluso han culpado al Inpec de haber permitido la comercialización de las pertenencias de Escobar encontradas en La Catedral. Pero con los mitos no hay leyes ni advertencias que valgan.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO