El llamado de Unicef para apoyar la crisis rohinyá

3 de marzo del 2019

La situación de los refugiados alarma a la comunidad internacional.

El llamado de Unicef para apoyar la crisis rohinyá

Unicef está solicitando USD 152 millones para brindar apoyo crítico a los refugiados rohinyá y residentes de la comunidad anfitriona en Bangladés, dijo el miércoles un alto funcionario de la ONU.

“Hasta la fecha solo tenemos el 29 por ciento de los fondos requeridos y estamos trabajando arduamente para obtener el resto”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef a los reporteros en la capital de Bangladés, Daca, después de una visita de dos días a los campos de refugiados rohinyá en la ciudad de Cox’s Bazar.

“Hay una gran necesidad de que las personas sientan que están fuera de la crisis en el contexto de la estabilidad, la atención médica, la educación, el agua, el saneamiento y la nutrición”, dijo.

En la vecina Birmania, agregó, la mayoría de los rohinyá “no tienen identidad legal o ciudadanía y en Bangladés, los niños [rohinyá] no se registran al nacer y carecen de un estatus de refugiado”.

Al citar un estudio de diciembre, dijo que 180.000 niños rohinyá de 4 a 14 años de edad ahora están inscritos en centros de aprendizaje en el área de Cox’s Bazar, lo que demuestra cuán grande es la necesidad de educación.

“Hoy, sin una identidad legal, están a merced de traficantes y narcotraficantes”, dijo Ahmed Al Meraikhi, enviado humanitario de la ONU, hablando junto a Fore.

Cuando la Agencia Anadolu lo solicitó, ambos funcionarios admitieron que la comunidad internacional aún no generado ninguna situación para el regreso seguro y digno de los refugiados rohinyá que huyeron de la represión militar de 2017 en Birmania hacia Bangladés.

“Estamos trabajando seriamente tanto a nivel privado como oficial en este sentido, y la comunidad internacional está trabajando por la justicia, lo cual es extremadamente importante para los rohinyá”, agregó Fore.

Persecución

Los rohinyá, descritos por la ONU como la gente más perseguida del mundo, han enfrentado un gran temor de ataque desde que decenas de personas murieron en la violencia comunal en 2012.

Desde el 25 de agosto de 2017, cerca de 24.000 musulmanes rohinyá han sido asesinados por las fuerzas estatales de Birmania, según un informe de la Agencia de Desarrollo Internacional de Ontario (OIDA).

Más de 34.000 rohinyá también fueron arrojados al fuego, mientras que otros 114.000 fueron golpeados, dijo el informe OIDA, titulado ‘Migración Forzada de rohinyá: la experiencia no contada’.

Según Amnistía Internacional, más de 750,000 refugiados rohinyás, en su mayoría niños y mujeres, huyeron de Birmania y cruzaron a Bangladés luego de que las fuerzas de Birmania lanzaran una ofensiva contra la comunidad musulmana minoritaria.

La ONU documentó violaciones colectivas masivas, homicidios, incluso de bebés y niños pequeños, brutales palizas y desapariciones cometidas por las fuerzas estatales de Birmania. En un informe, los investigadores de la ONU dijeron que tales violaciones podrían haber constituido crímenes de lesa humanidad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO