El negociante detrás de Falcao

1 de noviembre del 2012

¿Cómo un hombre que trabajaba en una fábrica de resina se convirtió en el representante de Cristiano Ronaldo, Mourinho y Falcao? Este es Jorge Mendes, el agente de futbolistas más cotizado del mundo.

Jorge Mendes

La decisión más acertada de Jorge Mendes fue dejar de ser futbolista. Nacido en Lisboa en 1966, este portugués comenzó a patear el balón desde muy pequeño, cuando formaba parte del equipo juvenil de la empresa donde trabajaba su padre, Petróleos de Portugal (Petrogal). Luego de terminar el bachillerato se marchó a Viana de Castelo para trabajar en una fábrica de resina que administraba su hermano. Allí formó parte del Viannense, equipo de segunda división, y luego del Lahnesses, donde firmó un contrato como jugador y otro más importante que le entregaba la concesión de publicidad de la cancha. Fue su inicio en los negocios.

Hoy en día Mendes es el representante de futbolistas y entrenadores más cotizado del mundo. Entre  sus clientes se cuentan Cristiano Ronaldo, José Mourinho, Nani, Angel Di María, y el colombiano Radamel Falcao García. Cada temporada de verano, con su empresa Gestifute, Mendes mueve 200 millones de dólares en negociaciones. Su agenda siempre está copada y hay días en que desayuna en Londres, almuerza en Madrid y cena en Lisboa.

Nuno de Espirito Santo
El primer jugador que vendió Mendes fue el portero Nuno.

Todo comenzó en un bar de la ciudad de Guimarães. Con los ahorros que logró reunir con la concesión de la cancha del Lahnesses, ya retirado del fútbol, Mendes montó una videotienda y abrió el sello Samui Video. Después se aventuró en el negocio de las discotecas. Mendes solía ir al estadio con su padre, pero en su mente se revolvían los negocios con las jugadas que veía en la cancha. Quería entrar al negocio de los pases.

Su oportunidad se dio en un bar que abrió en la ciudad de Guimarães. Fue allí donde se reunió con su primer prospecto: Nuno de Espirito Santo, un portero de 1.88 mts., que jugaba en el Vitoria Guimaraes y era tan famoso por sus atajadas como por su agitada vida nocturna, de bares y borracheras. Mendes corrió el riesgo y le apostó a Nuno. En 1996, en un pequeño hotel cercano a La Coruña (España), vendió al indisciplinado portero al Deportivo de la Coruña. Luego, Mendes compararía esa primera negociación con la primera vez que tuvo sexo.

Nuno triunfó en La Coruña y a Mendes se le abrieron las puerta de ese club, al que luego le vendió al conocido delantero Pauleta.

Desde el comienzo, el joven empresario tuvo la difícil tarea de competir contra José Veiga y Palio Barbosa, quienes mandaban en el mercado de futbolistas de Portugal. Después de mucho trabajo logró establecer un modelo de negocio exitoso. Compraba jugadores sudamericanos a precios muy económicos y les conseguía un equipo de Portugal, país que constituía el trampolín para saltar a los grandes clubes europeos. También compraba varios jugadores al mismo tiempo. En pocas palabras, compraba al por mayor.

Cristiano Ronaldo, Mourinho, Jorge Mendes y Radamel Falcao García
Tres de sus más importantes representados: Falcao, Mourinho y Cristiano Ronaldo. 

Hoy el poder de Mendes en la liga de España es muy grande. Tiene una gran influencia en el Real Madrid. Desde hace varias semanas se habla de que Mendes ha hablado con los directivos del club de Madrid para negociar la salida de Radamel Falcao García del Mónaco. El empresario es muy meticuloso con los jugadores que representa. Está encima de ellos para evitar cualquier escándalo y cualquier decisión desacertada. Su relación con ellos se asemeja a la de una paternidad. De hecho, es padrino del hijo de Cristiano Ronaldo.

En la página de Gestifute se puede leer la historia de un joven brasileño que a los 14 años sostenía a su familia. Su nombre, Anderson. Lo más seguro es que pronto este joven jugador comience a ocupar las portadas de los diarios y los clubes se peleen su fichaje. Después de todo, Mendes ha apostado por él.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO