El peligro de la escopolamina

Foto: Shutterstuck

El peligro de la escopolamina

11 de junio del 2017

La última vez que se vio con vida al médico Fabíán Herrera fue la noche del 28 de mayo. Había salido de una rumba en la que estuvo con sus compañeros de trabajo.  Cuatro días después, su cuerpo sin vida fue encontrado en el sur de Bogotá, el pasado 1 de junio. Sin bien las autoridades no han entregado el análisis toxicológico, ya se maneja la hipótesis de que el fallecimiento se habría dado por sobredosis de escopolamina, causada por un robo.

El alcalde Enrique Peñalosa dijo que “por ahora no hay una confirmación pero tenemos todos los indicios de que esta muerte se debió a una sobredosis de escopolamina y por esto estamos concentrando todos nuestros equipos de inteligencia para poder atrapar a las bandas que están usando esta sustancia para cometer delitos”.

Lea también: Aparece muerto médico de la clínica Méredi

Los hechos volvieron a prender las alarmas en la capital. Esa modalidad de robo ha sido tristemente frecuente. Herrera no es la primera víctima; puede, sin duda, haber más, sólo que en ocasiones los casos no son tan conocidos o no se denuncian. Por ejemplo, hace poco también se supo que un grupo de norteamericanos había sido drogado con esa sustancia. El hecho se presentó en un bar de la zona T. Perdieron dinero, celulares y un computador con información muy valiosa y que todavía se está intentando recuperar.

De acuerdo con El Tiempo, “los dos delitos, el paseo millonario y el uso de drogas en hurtos, forman parte del catálogo de crímenes que son comunes en Colombia desde hace años y que empiezan a aparecer en otros países, de la mano de connacionales que han emigrado. Están en la misma lista de la infamia en la que figuran el ‘gota a gota’ (préstamos a intereses de usura y cobrados día a día por matones), el fleteo y los atracos mortales por celulares”.

En Bogotá, donde más se corre el riesgo de ser víctima del delito es en las zonas de rumba como la de la 85, Galerías o la Primero de mayo.

El año pasado se presentaron cerca de 150 denuncias por ‘Paseo millonario’, modalidad de robo en la que se le da esa clase de sustancias. Las bandas encargadas de llevar a cabo el crimen, tienen sofisticadas formas de actuar. Primero, un ‘perfilador’ se encarga de localizar a la víctima. Después –y así es en la mayoría de los casos– una mujer muy atractiva, o u hombre, que se encargan del acercamiento. Cuando la persona no se da cuenta, le ponen la droga en la bebida. Un tercer grupo de delincuentes los ‘recogedores’, que merodean el lugar, esperan que salga la persona, ya indispuesta, la suben a un carro y proceden al ilícito.

Carlos Valdés, director de Medicina Legal, explicó en Semana que la escopolamina “es una sustancia alucinógena y depresora del sistema nervioso central. Se encuentra en una planta que comúnmente se conoce como borrachero y se le da ese nombre porque deprime, da sueño, cansancio y produce alucinaciones. Por ese componente alucinógeno, ha sido combinada con muchas otras sustancias de manera ilegal, de mil formas e indiscriminadamente”.

Explicó que, en realidad, son medicamentos restringidos porque son de uso psiquiátrico. Sin embargo, “hay un problema de control que hace que hoy estén en el mercado casi que libres.

En cuanto a los efectos, el experto dijo que “la forma de actuar esta sustancia es inhibiendo la segregación de neurotransmisores, que son los que regulan todas las funciones motoras. Entonces, por ejemplo, esto que estoy explicando puede ser entendido porque sus neuronas están ligando lo que les digo con un conocimiento previo. Eso significa que en este momento, para poder unir toda esta información, se están ligando neurotransmisores. De esa manera, uno de los neurotransmisores más comunes que se sintetizan es la serotonina y cuando se consume la escopolamina esta inhibe su producción, pero además se empieza a ubicar en los neurotransmisores y la bloquean. Por eso, cuando uno le habla a estas personas no entienden, ni recuerdan y parecen adormecidos”.

Si bien no es una de las modalidades de hurto más usadas en Colombia, es necesario, de todas maneras, tener claro algunas recomendaciones. Las autoridades dicen que, en la medida de lo posible, no hay que permanecer solo mucho tiempo en sitios de rumba, ni aceptar bebidas de desconocidos. Esto, por ejemplo, le dicen las autoridades de los Estados Unidos a sus nacionales que viajan a Colombia: “Los delincuentes pueden usar drogas para incapacitar temporalmente a las víctimas desprevenidas y luego robarlas o asaltarlas. Evite dejar comida o bebidas sin vigilancia en un bar o restaurante, y tenga cuidado si un extraño le ofrece algo de comer o beber”.