El tour del ‘Negro’ Martínez por el Valle del Cauca

El tour del ‘Negro’ Martínez por el Valle del Cauca

5 de agosto del 2011

El pasado 30 de junio, el exsenador Juan Carlos Martínez solicitó a las directivas del Inpec un permiso de 72 horas para visitar a su esposa, Nelly Bonilla, en Yumbo, Valle, quien al parecer se encontraba en delicado estado de salud luego de un trasplante de hígado.

Las autoridades penitenciarias negaron el permiso. Sin embargo, el político vallecaucano, condenado a 7 años y medio de cárcel, quien logra lo que se propone, presentó una solicitud ante el juez Primero de Ejecución de Penas, Alberto Falla, quien le concedió el permiso para salir de la cárcel durante 72 horas cada tres meses. Según sus cuentas, estará en el Valle en vísperas de las elecciones.

El propósito de su recorrido por el Valle fue más político que de solidaridad familiar. Tiene entre sus metas lograr de nuevo la gobernación del Valle, como lo hizo con el destituido Juan Carlos Abadía, y se la está jugando toda por el candidato Héctor Fabio Useche, quien fuera el secretario de salud de Abadía.

Según políticos y periodistas regionales, Martínez se movió a sus anchas en la región. Hizo un tour que empezó en el veranedero de Dapa continuó en Palmira y siguió en Cartago. En Buenaventura hizo una visita muy importante con uno de los órganos de control para despejarle el camino a su amigo y alcalde de esa ciudad, José Félix Ocoró, quien tiene un oscuro horizonte por las investigaciones que la contraloría de Buenaventura, en cabeza de Betty Arboleda, adelanta en su contra.

A Martínez lo vieron reunido con mandatarios locales, candidatos y amigos en su hotel preferido de Cali y en un estadero conocido La Estrella, en cercanías del Batallón de Palmira. A Martínez el juez le concedió el permiso para andar libremente sin guardia del Inpec. El político dijo en reuniones privadas que su grupo político, el PIN, seguía más vivo que nunca. Resulta curioso que el exsenador que fue trasladado a la cárcel El Bosque de Barranquilla por indisciplina en La Picota, ahora resulte premiado.