En Bogotá hay bares que no aceptan ‘negros’

En Bogotá hay bares que no aceptan ‘negros’

12 de junio del 2016

Han pasado ocho años desde el incidente en el que se vieron implicadas tres parejas jóvenes afrodescendientes. En abril de 2008 las tres parejas decidieron hacer un recorrido por la Zona T, al norte de Bogotá, pero para sorpresa de ellos, en tres de los establecimientos a los que quisieron ingresar ‘se reservaron el derecho de admisión’ por su tono de piel.

Los jóvenes acudieron a la justicia y seis meses después la Corte Suprema les concedió un recurso de amparo para garantizar sus derechos a la igualdad, la honra y la dignidad humana. Los propietarios de estos lugares fueron obligados  a presentar disculpas públicas y gracias a ello, el Gobierno Nacional promovió una ley de antidiscriminación racial.

Pese a las leyes, fallos y pronunciamientos oficiales contra el tema, los actos de racismo en los bares, restaurantes y locales en el país continúan.

Lea también: Derrumbe en Chocó: Testimonio de un sobreviviente

Según registra el diario El Espectador, el caso más reciente sucedió el viernes 3 de junio, cuando en el bar ‘Cachao’ de la misma Zona T, le fue negado el ingreso a Danit Torres Fuentes, una trabajadora social de 43 años, quien desde hace dos décadas trabaja en procesos de formación a maestros y ciudadanía para una educación libre de racismo y discriminación en Colombia.

Los hechos ocurrieron sobre las 7:30 pm, cuando Danit llegaba a un cita con dos amigas para ver el partido inaugural de la Copa América entre Colombia y Estados Unidos. Ella llegó primero que sus amigas así que hizo la fila sola, al pisar la entrada solicitó una mesa para tres. Luego de ello le dijeron que todo estaba reservado y que en el lugar no había disponibilidad.

Danit se alejó del sitio hasta que llegó su amiga Ana Mercedes Cepeda, de piel mestiza, quien ingresó al establecimiento sin ningún inconveniente ante lo cual Danit se molestó y pidió hablar con la encargada del lugar quien argumentó que no sabía lo que había pasado, le pidió que se calmara y le ofreció una mesa en el establecimiento.

Captura

Indignada Danit no ingresó a ‘Cachao’ pero si grabó la conversación, tomó algunas fotografías y decidió contar su historia mediante sus redes sociales. “Este es un incidente deshumanizante, los negros y las negras de Colombia seguimos luchando por recuperar nuestra humanidad, casi 200 años después de ser libres en el papel, seguimos siendo esclavizados por el racismo, la discriminación y la pobreza”, dijo Torres, según El Espectador.

Torres confiesa que siente la discriminación por su tono de piel a diario, afirma que cuando quiere ingresar a algún edificio su bolso siempre es requisado y que con frecuencia la confunden con empleadas del servicio.

Lea también: Usuarios comparan el Metro de Medellín con el “infierno”

Dos días después del incidente en el bar, mediante redes sociales la contactó Ray Charrupi, director de la ONG Chao Racismo y de la Fundación para el Desarrollo de la Raza Negra (Fedepran), le informó que el dueño de Cachao reconoció el acto de discriminación y que la empleada que lo hizo fue despedida y manifestó: “En este caso sí creo que fue un acto individual, ya que conozco al dueño del establecimiento, he estado allí decenas de veces y he visto cientos de negros”.

Luego de ello le informó que el dueño del bar se comunicaría con ella, que haría un pronunciamiento público para disculparse y que con los bares ‘Bendito’ y ‘Roxane’, también de su propiedad, realizarían una campaña para generar que la Zona T quede libre de racismo, campaña a la que Danit sería invitada.

Casi diez días después del incidente, Danit asegura que las cosas siguen igual. El propietario del bar no ha aparecido ni en público ni en privado y Charrupi no volvió a pronunciar palabra alguna sobre el tema. Torres sigue pensando en realizar una acción legal contra el bar y trabaja cada día por acabar con el racismo y la discriminación. “El racismo sigue presente en nuestra sociedad, nadie se reconoce como racista, las formas de discriminación se refinan, pero frente a estos hechos hay más indignación, a la gente estas cosas no se les olvidan, se van a acordar siempre” señala.