“En Colombia se piensa que las mujeres somos histéricas y los hombres tienen carácter”

10 de mayo del 2012

En entrevista con Édgar Artunduaga, la Contralora le respondió a sus contradictores que piensan que goza cortando cabezas.

Sandra Morelli Contralora Artunduaga

Sandra Morelli

La Contralora General de la República, Sandra Morelli, sabe que muchos la critican por una supuesta “emotividad” en el ejercicio del cargo. Consideran que le entusiasma cortar cabezas en la burocracia y también en la institución que preside, donde acaba de producir un remezón que incluyó el retiro del Vicecontralor.

Su respuesta, sin más comentarios es contundente, ironizando sobre el asunto: “En Colombia se piensa que las mujeres somos histéricas y los hombres tienen carácter”.

Pero acepta explicar sobre los cambios en su despacho:

Básicamente lo que hice fue una rotación interna. Yo quiero en esta etapa de la Contraloría mucha exigencia. Tenemos la obligación de modernizar la entidad. Vamos a privilegiar por un lado los perfiles administrativos y jurídicos, para evacuar tanto proceso de responsabilidad pendiente.

Sobre las relaciones con la Superintendencia de Salud:

Tenemos denuncias sobre la duración excesivamente prolongada en el tiempo de las intervenciones a algunas EPS, que han durado 4 y 5 años. Es un tema que no concierne única y exclusivamente a Saludcoop.

Con el Superintendente Conrado Gómez es un poco complicado hablar porque él entiende una cosa y yo entiendo otra. Cualquier funcionario público, sabe que está sometido a auditorías ordinarias. Se pregunta a qué fuimos a su despacho…pues a ejercer control fiscal y vigilancia fiscal. Muy sencillo. La Constitución le da la respuesta.

El informe que presenta la Contraloría a la Corte Constitucional sobre el sector salud:

Básicamente tiene dos partes: uno, las investigaciones concretas que hemos adelantado frente a algunos operadores de la salud. Por otro lado, hacemos un balance general. En la Contraloría pensamos que el sistema actual de salud genera estímulos perversos y vacíos que permiten que los recursos se desvíen.

Creemos que es muy serio el tema de la UPC, de la Unidad por Capitación. Matemáticamente la UPC está sobredimensionada, porque están sobredimensionados los costos de los medicamentos, los costos de las unidades de cuidados intensivos, los costos de los productos que se le suministran a las distintas EPS e IPS.

También hemos encontrado que el régimen subsidiado, termina pagando al régimen contributivo y a veces incluso a la medicina pre pagada, mediante prácticas que la Contraloría considera fraudulentas. Finalmente, vemos que las EPS no han asumido el riesgo y por tanto esa función aseguradora se le ha trasladado al Estado. Es urgente un análisis sobre las disfuncionalidades del sistema.

En términos sencillos y coloquiales, ¿hay mucha plata en el sector salud pero no llega a los pacientes, a los ciudadanos del común?

Hay mucha plata en el sector salud y no se traduce en servicios. Aquí vemos que hay más un negocio financiero, aparte de las prácticas perversas. Es un sector que tiene una economía en muchos aspectos creada mediante prácticas que no corresponden a la lógica del mercado y por eso se afrontan costos altísimos, se deben recursos impresionantes. Pienso que hay que tomar medidas de fondo.

A los hospitales se les debe mucha plata, pero ellos no hacen economía a escala. No hay contabilidad clara, no hay una coincidencia en lo que ellos dicen que se les debe y lo que acepta la EPS. Tenemos una mala administración hospitalaria, además de los casos de corrupción.

Sandra Morelli dice que con el superintendente Conrado Gómez es complicado hablar porque “él entiende una cosa y yo otra”.

También hay hospitales en el sistema, a los cuales se les ha girado recursos y cuando se va a verificar, lo que hay allí es un baldío.

¿Hospitales inexistentes?

Sí. Esa es una investigación que adelantó la Policía junto con la Fiscalía, a nivel territorial y pudo establecer IPS inexistentes, direcciones que realmente eran de la respectiva EPS. Se hacían giros y por esa vía se defraudaba al sistema.

¿Lo que hay es una catástrofe en el sector de salud?

Yo creo que el sector de salud no es paradigma de buena administración, que requiere correctivos inmediatos.

¿El diagnóstico del paciente-salud es que está moribundo?

Está grave y está apoyado sobre las finanzas generales del Estado. Los recursos son finitos y cada vez el sistema se chupa más y más recursos, hasta que llegará un punto en que se colapse si no entra en la racionalidad económica y la calidad real.

En relación con pensiones y aforados….

Esa preocupación de responsabilidad fiscal del Presidente, que tiene el Fiscal General, no debería ser tan vívida ni tan preocupante, porque lleva tantos años funcionando la norma constitucional sin que el país haya conocido algún capítulo de abuso, exceso, de intromisión del Contralor en el control fiscal de la gestión del jefe del Estado.

¿Se siente solitaria en la guerra contra la corrupción?

Sola no. El Ministerio Público y la Fiscalía también actúan. Nos piden actuar en todo y oportunamente, pero a veces nos critican por hacerlo, sin tener todos los recursos para ser más eficientes y oportunos. Es una paradoja. Es el reclamo que le hacen a los policías cuando capturan al ladrón, pidiendo que lo suelte. La diferencia es que yo no los suelto.

¿Qué fue lo que encontraron en el RUNT y qué pasará con el ex ministro Andrés Uriel Gallego?

Encontramos irregularidades, falsedades, falta de vigilancia, mucho tiempo sin interventoría. Allí se abrió investigación.

¿Vivimos entre bandidos?

No. Son casos excepcionales y no es la regla general.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO