Enfermedad que afecta a uno de cada 7.000 niños se presenta en una sola calle de Reino Unido

Enfermedad que afecta a uno de cada 7.000 niños se presenta en una sola calle de Reino Unido

21 de mayo del 2012

El diario Daily Mail cuenta sobre una calle en un pueblito llamado Northfleet, en Kent (Reino Unido), donde desde el año 1999 han nacido nueve bebés con una enfermedad llamada gastrosquisis. Se trata de una grieta congénita en la pared abdominal. En otras palabras, estos bebés (hombres en su mayoría) han nacido con los órganos –como el intestino o, en algunos casos, los ovarios- por fuera del abdomen.

Es posible corregirlo pero son necesarias varias cirugías que son sumamente dolorosas. Por esta razón, algunos de los pacientes deben tomar medicamentos por el resto de sus vidas para evitar molestias.

Según el portal de salud especializado Medlineplus.com, “la mayoría de las veces, la gastrosquisis puede corregirse con una o dos cirugías. El pronóstico del bebé dependerá de cuánto daño se presentó en el intestino. Después de la recuperación de la cirugía, la mayoría de los niños evolucionan muy bien y llevan vidas normales”.

El caso de Reino Unido se trata de nueve familias diferentes, seis de las cuales viven sobre la calle Waterdales. Las otras tres familias están a muy corta distancia de esta calle. Y no se trata éste de un pueblo con una planta nuclear, o ningún otro tipo de desastre ambiental que pudiera explicar el fenómeno que padece esta gente. No, todo lo contrario, es un pueblo pequeño, tranquilo, callado y lleno de árboles. Allí no pasa nada.

Así es como se ve un feto que padece gastrosquisis dentro del vientre de su madre.

Esta es una enfermedad que normalmente es padecida por un bebe en cada 7.000, según algunas fuentes. Las mujeres de este pueblo viven en medio del pánico pensando que si quedan embarazadas es muy posible que su bebé sufra de gastrosquisis.

Entonces, ¿cómo explica la ciencia lo ocurrido?

Las causas de la enfermedad no están claras. Pero se cree que la contaminación ambiental tendría la respuesta. En específico, un químico llamado Atrazine, utilizado durante la primavera para estimular el crecimiento de cultivos, podría ser la causa. Un estudio de la Escuela de medicina de la Universidad de Washington encontró que mujeres embarazadas, viviendo a 25 kilómetros de cualquier área roseada con Atrazine, tienen más posibilidades de tener un bebé con gastrosquisis que aquellas mujeres que viven en zonas donde no se utiliza tal químico.

Esta es la calle Waterdales.

Sin embargo, a pesar de que en Estados Unidos se dejó de vender éste químico a partir del año 2004, la compañía que lo produce asegura que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la presencia de este químico en el agua no representa amenaza alguna. Las madres de estos bebés que ya son niños exigen que el Gobierno investigue y dé una explicación.

Un ejemplo de alguien que nació con este mal es Jamie Carragher, vicecapitán del equipo de fútbol Liverpool FC.