Enfermos mentales: ¿Una amenaza a la seguridad?

Enfermos mentales: ¿Una amenaza a la seguridad?

21 de Julio del 2013

Cada cierto tiempo un esquizofrénico paranoide pierde contacto con la realidad. Escucha voces, órdenes e insultos. Suele sentirse observado y agredido. Son delirios que hacen parte del mundo peligroso que ha creado su mente. Deben defenderse de supuestos enemigos o monstruos. Pierden el control y no conocen los límites. Este tipo de episodios son la respuesta a una situación traumática, un cambio en el entorno o una agresión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que en el mundo 24 millones de personas sufren de esquizofrenia. En Colombia, el Ministerio de Salud midió los años de vida potencialmente perdidos (AVISAS) por enfermedades mentales. Detectó que la esquizofrenia, la depresión y los trastornos bipolares son responsables del 21 por ciento de los años perdidos por cada mil personas en el país.

Cifras de la Secretaría Distrital de salud muestran que en Bogotá hay 76.022 casos de esquizofrenia paranoide y 23.892 casos de esquizofrenia residual.

Infografía enfermedades mentales, Esquizofrenia, Kienyke

El pasado 17 de junio, en el Concejo de Bogotá, se realizó el debate: “Enfermedades mentales frente a la seguridad en Bogotá”. Una iniciativa del partido MIRA. Se dio a conocer el estado mental de los bogotanos, las medidas de la administración distrital y analizar cómo la enfermedad puede afectar la seguridad de la ciudad.

La concejal Olga Victoria Rubio estuvo a cargo del debate. Durante su intervención uno de los temas más importantes fue los posibles ataques violentos emprendidos por los enfermos mentales. “(…) podemos decir que estamos frente a potenciales agresores. Cualquier persona que salga o con cualquiera que estemos sentados acá, que no tenga un tratamiento, esa persona se nos puede convertir en un potencial agresor y en un potencial homicida. Aquí lo estamos demostrando (…)”, aseguró.

KienyKe consultó a Germán Aguirre Licht, psiquiatra forense y miembro del grupo de investigación del Instituto de Neurociencia de la Universidad del Bosque, para preguntarle si en realidad las personas con trastornos puede representar una amenaza.

“Los esquizofrénicos no representan un peligro para la seguridad de una ciudad porque no son delincuentes. No tienen un trastorno que atenta contra la tranquilidad de una ciudad. El trastorno de los individuos que atentan contra la seguridad de las personas, ciudades, comunidades o cultura son llamados sociópatas o psicópatas, quienes tienen un comportamiento vengativo con la sociedad o estructura familiar.

“El esquizofrénico es un enfermo. La enfermedad mental no es sinónimo de peligrosidad. Ese es un concepto errado que surge del desconocimiento y la ignorancia. Eventualmente puede tener algún tipo de comportamiento peligroso contra él mismo u otra persona. Un comportamiento que también podría tener la madre Teresa de Calcuta”.

Por su parte, el Ministerio de Salud indicó que “los enfermos mentales son sujetos de derecho, en condición de vulnerabilidad, que requieren de atención integral en salud, por encontrarse afectados en su calidad de vida y en sus competencias para su adaptación socio-familiar, laboral o académica. En este sentido, las personas que viven con trastornos mentales adecuadamente atendidas y con los servicios de salud disponibles acorde a su patología no se consideran amenazas para la seguridad de las personas y las ciudades. Cabe anotar que la mayor parte de los trastornos mentales y los de mayor prevalencia no se caracterizan por comportamientos agresivos o perturbadores que pongan en riesgo la seguridad de las ciudades”.

Infografía enfermedades mentales, Esquizofrenia, Depresión, Ansiedad, Kienyke

Según la concejal Rubio sus argumentos se sustentan en los casos que presentó en la ponencia. Habló de Javier Velasco y Carlos Enrique Capera, quienes empalaron a sus víctimas. También citó los comportamientos de asesinos en serie como ‘El Monstruo de los Andes’, ‘El monstruo de los Cañaduzales’ y ‘La bestia de los manglares’. A nivel internacional dio información de otros como Ted Bundy, Andrei Chikatilo, conocido como ‘El carnicero de Rostov’; Henry Lucas, quien mató a cerca de 900 personas, y Ottis Toole, vinculado con hechos canibales.

“La respuesta está en los diagnósticos de estas personas, donde dice que han tenido un tipo de esquizofrenia o trastorno. Al igual que quienes han agredido con ácido a sus compañeras permanentes. Esa persona en el momento de cometer el acto se sale de su normal o equilibrado comportamiento. Comete una ilicitud o un acto que va en contra de la libertad de las personas y es precisamente cuando se causa daño”, dijo Rubio.

Por su parte, el doctor Aguirre dice que los episodios violentos que sufren los trastornados son fortuitos y no son una amenaza de seguridad para la ciudad.

En la actualidad en el país el Plan Obligatorio en Salud (POS) incluye para las personas con enfermedades mentales: atención domiciliaria en diferentes campos, consulta de primera vez, interconsulta y de control o de seguimiento. Además se tiene derecho a la asistencia intrahospitalaria por psicología, prueba de personalidad, evaluación en alteraciones emocionales y/o de conducta, determinación del estado mental por psicología o por psiquiatría. Intervención en crisis y distintos tipos de terapias e internación parcial en hospital de noventa días.