Enigmático: ¿existe la conexión telepática?

11 de diciembre del 2017

Existe una consciencia elevada.

Telepatía

Cortesía Armando Martí

A pesar de que las nuevas tecnologías enfocan la atención en estar conectado para conocer las diferentes tendencias y acontecimientos del día a día, aún es posible transmitir el pensamiento de una persona a otra, por medio de la interacción o comunicación directa entre las mentes, es decir un diálogo inalámbrico entre dos cerebros, también conocido como telepatía, una palabra que proviene del griego tēle “lejos” y pátheia “sentimiento”.

Cada ser humano cuenta con una antena interna llamada glándula pineal, ubicada en el epitálamo cerca del centro del cerebro entre el hemisferio izquierdo y derecho, que produce melatonina una hormona derivada de la serotonina, reguladora de los ritmos circadianos y junto con la segunda antena receptora, localizada a la altura del plexo solar o chacra manipura en el centro del ombligo, se puede experimentar este particular fenómeno, a través de imágenes, sonidos o sensaciones.

Así lo comprobó en 1928 el psiquiatra Hans Berger, quien estableció que los circuitos neuronales generan campos electromagnéticos compuestos por diferentes ondas de frecuencia, como la Beta que oscila entre 23 y 14 ciclos por segundos asociada con pensamientos racionales, mientras la onda Alfa varia entre 14 y 8 ciclos por segundo, sincronizando la mente a un estado de relajación y meditación; de igual manera la onda Theta vibra entre 8 y 4 ciclos por segundo relacionada a las modificaciones en los estados emocionales. A partir de estos hallazgos se buscaron espacios para llevar a cabo pruebas científicas, como el uso de las cartas Zener, una baraja de 25 naipes de 5 tipos diferentes (círculo, estrella, triángulo, cuadrado y ondas), utilizadas por el pionero parapsicólogo Joseph Banks Rhine y el Dr. Karl Zener, con el propósito de estudiar casos de percepción extrasensorial, revelando cosas extraordinarias acerca del comportamiento y capacidades infinitas del cerebro.

Recién estamos comprendiendo que además del inconsciente, existe una consciencia elevada conectada al espíritu conocida como superconsciente. Este entendimiento reconoce la importancia del bienestar en la vida, rompiendo con patrones de comportamiento destructivos y honrando la trascendencia del momento presente, hacia el encuentro de la esencia divina. Es en este plano, donde todo está interconectado desde una misma frecuencia. La energía contenida en cada pensamiento y la intencionalidad, impulsan este tipo de comunicación alineando el cuerpo, las emociones y el alma, hacia otros planos resonantes con los mismos patrones de sintonía, que a lo largo del tiempo y del espacio crean una red coordinada entre la mente universal, la mente individual iluminada por la experiencia personal y aquellas otras mentes sintonizadas y relacionadas telepáticamente.

De ahí, que este singular atributo acompañado de la intuición o sexto sentido, puede ser practicado por quien lo desee y activado con los siguientes pasos:

1. Para desarrollar la telepatía es importante tener una disciplina de meditación con el fin de ordenar los pensamientos y enfocar las energías de la mente, así como también direccionar los sentimientos. De esta manera, se aumenta la fuerza de la transmisión de los mensajes, de una persona a otra.

2. Conocer el poder de los puntos energéticos es fundamental, para trabajarlos y acrecentar la capacidad psíquica. La compatibilidad entre dos mentes ocurre de forma natural y espontánea, cuando existe una relación familiar, amorosa o inclusive laboral, pues hay un interés en común y sin importar la distancia se facilita la telepatía.

3. Estudiar sobre los procesos mentales, ayuda a determinar cuándo y cómo empiezan los instantes de telepatía. Permanecer en un centro espiritual, permite desconectarse energéticamente del flujo de otras conciencias e identificar si la idea es suya o proviene de una transmisión telepática. Igualmente este método logra reconocer energías adversas de otras personas como la envidia, los celos, el resentimiento y los malos deseos, pues son corazonadas que protegen contra ataques psíquicos.

Por último, algunos gobiernos del mundo, continuaron con el estudio sistemático de la telepatía por medio de auténticos psíquicos, como sucedió en la CIA en el proyecto Top Secret denominado Star Gate, que durante más de 20 años investigó distintos fenómenos parapsicológicos para determinar su valor en las áreas militares y de espionaje. Así mismo, la Unión Soviética llevó a cabo pruebas en los años 80, en donde dos individuos con capacidades psíquicas conseguían enviarse mensajes en clave morse a una distancia de 3.200 kilómetros.

Por: Armando Martí

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO