A Diana Ángel no le dan trabajo en televisión hace tres años

20 de junio del 2016

“A veces mis papás me han tenido que mantener”, dice la actriz.

A Diana Ángel no le dan trabajo en televisión hace tres años

Producciones como ‘La hija del Mariachi’, ‘Todos Quieren con Marilyn’ y/o ‘Francisco el Matemático’ han marcado la carrera televisiva de Diana Ángel. Para ser sinceros, ¿quién no recuerda su personaje de Gabriela Chávez? Esta misma interpretación le hizo ganar un premio India Catalina y dos TVyNovelas.

Sin embargo, desde hace tres años no vemos ni la sombra de Diana en la pantalla chica. ¿La razón? No tiene trabajo.

Lea también: El inquilino más famoso de la calle del Bronx

La cita de KienyKe.com con la actriz fue en su apartamento, un lugar amplio y bastante iluminado gracias a los grandes ventanales que rodean el lugar, decorados con plantas en sus marcos. Al entrar, la primera impresión que se tiene es de armonía y paz en perfecta mezcla con una estética vintage.

Diana sale de su habitación y luego de saludarnos, chatea durante unos minutos. Se nota un poco de tensión en su rostro. ¿Estás muy ocupada? Sin dejar de mirar la pantalla de su teléfono responde: “Sí, muchísimo, hagamos esto de una vez para salirnos rápido”.

Además: El drama de Kepa Amuchástegui: “No tengo pensión, no tengo grandes ahorros y es un momento de presión económica grave

Por un momento pareciera que el estado de ánimo de la actriz no concordara con el cálido ambiente de su hogar, así que sin más, empezamos la entrevista.

“Llegamos a momentos muy difíciles, momentos en los que lo vuelven a mantener a uno los papás”

Hace mucho que no se le ve en la televisión. ¿Por qué? Es la primera pregunta. Agacha la mirada, junta sus manos y las posa sobre sus piernas.

“Los productores hoy en día encontraron un modelo mucho más barato de producción al contratar personas que no son profesionales o no tienen experiencia…  Ahora cualquier persona puede actuar por mucho menos (dinero) que la mitad del valor que yo he logrado cotizar a lo largo de 20 años de carrera”, dijo a KienyKe.com.

VIDEO: Diana Ángel: “Dicen que no pienso antes de hablar”

También: Vicky Hernández: “En Colombia la gente traga entero y consume lo que le den”

Frunce el ceño, apreta los labios y luego de pensar cinco segundos agrega: “Entonces es muy difícil negociar, me ofrecen salarios que me ganaba hace quince años, bajo unas condiciones de trabajo muy precarias en donde tengo que trabajar más de doce horas y ceder mis domingos y festivos”.

Actualmente Diana se sostiene a punta del teatro, acabó de salir del Festival Iberoamericano en donde actuó en tres obras. Está a punto de estrenar otra que se llama ‘Bunrundanga’, trabaja en el montaje de ‘El Amante’ y está enfocada en el lanzamiento de su canción ‘Algo Está Cambiando’, ah… Además de ser una de las cabezas de ACA (Asociación Colombiana de Actores) luchando por los derechos de los actores. ¿Otra tazón por la que no la contratan?, es posible.

Sin embargo, la remuneración económica en teatro es mucho menor que en televisión, esto ha hecho que a veces la artista viva de manera ‘muy apretada’ (económicamente) en su día a día.

“Todo el tiempo me siento apretada y lo vivimos todos los días no solamente yo, sino gran parte del gremio, por lo menos en un 80 o 90 por ciento. Yo creo que de 1.200 actores que tenemos en ACA, solamente 200 estarán trabajando, muy pocos en televisión, en teatro muchos más , pero de teatro no se vive, lastimosamente”, reconoció a este medio de comunicación.

“Llegamos a momentos muy difíciles, momentos en los que lo vuelven a mantener a uno los papás o un crédito…O cualquier cosa que salga que haga que puedas tener el dinero del día, estamos viviendo eso desde que bajaron las tarifas,  ya no se exige a una persona una trayectoria, se ha minimizado el valor de la imagen y eso es lo que realmente vale. No es lo mismo una persona que nadie reconoce a alguien que tiene cierta influencia y recorrido”, sostiene.

Diana Angel-01

Diana Ángel es de palabras concretas, no teme ir directo al grano y defender a toda costa lo que piensa y lo que considera es correcto, de vez en cuando deja salir una sonrisa, pero es claro que el tema del que se está hablando le genera dolor y frustración, y eso dibuja ese gesto serio e imponente en su rostro.

Los premios solo sirven para pisar papeles o trancar puertas

“A veces me da como nostalgia porque uno puede pasar de ser la mejor actriz a una desempleada simplemente porque sí. El tema del dinero es muy importante y ahí es donde están todos los problemas, si no tuviéramos dificultades para solventar nuestra vejez no estaríamos proponiendo una ley. Eso significa sacarle una gran tajada a los canales y ellos no quieren, por eso se oponen a nuestra Ley del Actor”.

Aunque el imaginario de la gente respecto a la vida de los actores es bastante idealista, lo cierto es ellos pueden vivir durante un tiempo en una burbuja que es bastante fácil de estallar. La caída es dura.  “Tengo un (premio) India Catalina varios TvyNovelas, ¿de qué sirven? mi papá una vez me decía que esos premios servían para pisar papeles o trancar puertas porque en este país un premio no significa una garantía de trabajo”.

Si bien pueden tener unos salarios altos durante los meses que duren las grabaciones, es algo que no dura para siempre. “Te pagan bien por tres meses y luego estás desempleado por tres años”, dice, así que muy contrario a lo que muchos piensan, ser actor no es fácil y no se tiene el mundo a los pies por eso, por lo menos no en este país, no en Colombia.

“Son unos salarios que no nos llegan por el valor que dice el contrato, tenemos una cantidad de descuentos, se nos exige casi como si fuéramos unas empresas propias. Eso hace que toda la cantidad de dinero que se especula que ganamos, no sea ni la mitad. Por eso estamos peleando la Ley del Actor”.

Para Ángel, como para muchos otros colegas, es duro mirar a los ojos de los productores de los canales que los han empleado por más de 20 años y que ahora no los reconozcan como trabajadores. “Solo por hacernos saber que el poder lo tienen ellos”.

Con un sentimiento de “imponencia”, como lo describe, comenta que hoy en día para los productores cualquiera puede actuar, pero no basta con el instinto, es necesaria una preparación.

Recuerda, con algo de tristeza, una de sus primeras caídas en el mundo de la televisión. Fue cuando grababa ‘Francisco el Matemático’ y adicionó para una novela llamada ‘Isabel me la veló’ del Canal RCN.

“Firmé mi contrato, hice todo lo que tenía que hacer y en un par de semanas empezaría a grabar. De pronto un día me llamaron a decirme ya no estaría en el reparto. En esa época no había manera de pelear contra ellos, uno estaba chiquito y tenía miedo de enfrentar una pelea legal en donde evidentemente la iba a perder. Pero lo peor de todo fue ver que le habían dado mi personaje a una niña que era modelo. Fue muy frustrante ver como en ese momento que el estereotipo se empezaba a marcar en el trabajo”.

“Protagonistas de Novela fue nefasto para nosotros”

Y para completar la naciente decadencia que empezaba en ese momento para la carrera actoral, llegan los programas de telerrealidad, más específicamente ‘Protagonistas de Novela’   o ‘Protagonistas de Nuestra Tele’ con el nombre que sea que lo recuerden.

En este tipo de formatos: ¿Importa más el talento que la belleza? “Este programa marcó una historia nefasta para nosotros, eso evidenciaba que podías pasar por encima de cualquier cosa y no importaba. La gente te apoyaba por cosas como si lavabas los platos, si eras buena conviviendo, se mezclaban una cantidad de cosas que no se debían mezclar y al final lo último que importaba era el talento”.

“(…) Tenemos ese caso de Jaider Villa, es alguien a quien no sé si decirle actor, pero se ganó un reality de talento como actor y no pudo protagonizar ni una novela… Me sorprende que grandes figuras nuestras se presten para ser jurados o profesores. El hecho de venderle el alma al diablo por dinero, confrontando tus principios y valores frente a tu profesión es muy triste, yo no lo haría jamás”.

Sin embargo, y pese a todo, la actriz se siente cómoda en su vida. Ama a Colombia y adora a Bogotá, hasta la lleva tatuada en su brazo derecho. Se define como alguien coherente con lo que habla, piensa y lucha. “Todo lo que me llega a mí me llega de una manera honesta, todo es aprendizaje y etapas que hay que afrontar”, la entrevista concluye con una amplia sonrisa de Diana que refleja el ángel que lleva dentro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO