Hassan Nassar: “Hoy la paz está en el limbo y el Nobel de Paz en jaque”

Hassan Nassar: “Hoy la paz está en el limbo y el Nobel de Paz en jaque”

31 de octubre del 2016

Llegó a La FM unas semanas antes de la caída de Vicky Dávila y lo escogieron para sucederla cuando se presumía que nombrarían a un director más próximo al gobierno del Presidente Santos, para bajarle presión a las enrevesadas relaciones del grupo Ardila Lülle con el gobierno. Su nombramiento causó desconcierto y expectativa.

Hassan Amín Abdul Nassar Pérez, su nombre de pila completo, ya era ampliamente conocido por su programa de opinión en Cablenoticias. Y antes en NT24 (con Claudia Gurisatti) y en la dirección del programa de televisión 390 grados.

Es bueno y diferente en el ejercicio del periodismo, inquisitivo pero no ofensivo, provocador, ingenioso, directo. -Con los dictadores y tiranos no se dialoga, se les derrota, trinó en las ultimas horas sobre Venezuela.

Lea también: Hassan Nassar es el nuevo director de La FM

¿Y políticamente por dónde anda? -No pertenezco a ningún partido político y a la hora de votar mi espectro es amplio y variado, responde.

También es singular en su pinta, informal, mechudo, despeinado, relajado. Gemólogo de profesión, estudioso de las ciencias políticas y profesional en el ramo. Por sus orígenes palestinos, es especialista en temas de Medio Oriente y es panelista buscado por distintos medios.

Los nuevos pasos en la radio

– Lo suyo venía siendo la televisión, ¿cómo se siente en la radio?

Me encanta la radio, actualmente tiene mucho de televisión. Nuestra transmisión diaria está en vivo por streaming para que nuestros oyentes en La FM puedan ver todo lo qué pasa en la cabina. Hoy en día la radio también se ve y se mueve en las redes sociales.

– Pegan igual los debates en radio que en televisión?

Así es. Lo importante es la dinámica, los temas y los invitados. Yo trato de hacerlos en vivo y cara a cara. No me gustan los debates vía telefónica, siempre nuestros panelistas están conmigo en cabina.

La autocensura, su única preocupación.

– Hay libertad de prensa en Colombia?. La tiene RCN, la tiene usted al interior de la empresa y frente al gobierno?

Claro que sí, la prensa ha destapado muchos escándalos y juega un papel clave en el modelo democrático colombiano. Frente a la censura siempre he dicho que la única que me preocupa es la propia, para las otras siempre hay una carta de renuncia.

Lea también: Por qué Timochenko y Pablo Escobar volvieron tendencia a Hassan Nassar

RCN desde mis inicios en NTN24 siempre me ha dado libertad y respaldo.

Mi estilo periodístico busca generar opinión en temas de coyuntura. Soy crítico de muchas cosas del gobierno pero también aplaudo cuando hacen las cosas bien.

Estoy en permanente diálogo en La FM con los ministros y personas cercanas al gobierno, pero también con la oposición. La FM es un medio pluralista, escuchamos a todas las voces y estamos para hacer periodismo, no para ser jueces.

Yo me la juego también por lo internacional, esa es mi verdadera pasión, informar y acercar las noticias de lo que pasa en el mundo a nuestra audiencia en Colombia.

Hassan-Nassar-2-ok

Definiciones políticas

– Hay quienes lo consideraban uribista. ¿Cuál es su credo político?

En Colombia sucede algo muy interesante me dijo alguien una vez: “la gente necesita ponerle categorías a los demás para tratar de comprender y justificar.” Se mira entonces la etiqueta y no el fondo.

Dentro de ese abanico de posibilidades lo más fácil en Colombia es ponerme en la derecha, en los EEUU estaría en el centro y en Palestina estaría a la izquierda. Yo tengo de todo un poco.

Lea también: La borrasca también tumbó a Vicky Dávila de La FM

Soy una persona de valores conservadores a la hora de defender las normas y el estricto cumplimiento de la ley.

Soy muy liberal en cuanto a igualdad de derechos y materia económica. Estoy a favor del aborto, el matrimonio igualitario, la eutanasia, defiendo el libre comercio, la propiedad privada, la libertad de culto y la dosis mínima.

Y también comparto con la izquierda que pregona por el pueblo palestino, kurdo, tibetano y que se opone a la intervención militar extranjera en otros países.

Las próximas elecciones presidenciales

– Celebró la candidatura de Robledo. ¿Cuál es en su opinión el panorama presidencial de 2018?

Robledo es un gran candidato, hombre culto y de principios. Así no comparta algunas de sus posturas en el manejo de la economía y los TLC, valoro su coherencia. No es un saltimbanqui de la política que anda prestando servicio y militando en las filas del gobierno de turno o del partido que le conviene para las siguientes elecciones.

Si todos los demás candidatos tuvieran al menos esa coherencia la contienda sería mucho más clara y elevaría los debates y las propuestas.

En las elecciones presidenciales prima el clientelismo. Necesitamos cambiar eso y buscar agenda de país en los grandes temas, más que una contienda personalista o de partidos políticos cuidando cuotas de poder, necesitamos candidatos con visión incluyente y global.

La transformación política empieza ejerciendo el derecho al voto, lastimosamente en Colombia la gente prefiere abstenerse.

Pesimista sobre el futuro de la economía

– Por todo lo que le dicen sus entrevistados y lo que usted piensa, ¿hacia dónde va la economía nacional?

Lamentablemente soy pesimista. No solo nos gastamos la bonanza petrolera, la industria no crece como debería, la inversión extranjera se ha contraído y seguimos siendo exportador de materias primas.

Esta reforma tributaria que se está tramitando en el congreso es el reflejo de una política de gasto público descontrolado que terminará afectando sobre todo el bolsillo de la clase media.

Lea también: Se avecinan cambios en la radio

Nuestra mayor preocupación el próximo año debe ser el frente económico, apostar a reducir la deuda y el gasto público, hay que generar empleo entre los más jóvenes y fomentar inversión y el intercambio en ciencia y tecnología.

Venezuela, paciente terminal

– Cuál es su análisis sobre la situación de Venezuela?

Venezuela es un paciente en estado terminal. La revolución bolivariana acabó con la separación de poderes, destruyó la democracia, la libertad de prensa, reventó la economía, violentó la propiedad privada y para terminar de completar el cuadro ya no es capaz de sumnistrar alimentos y medicamentos a su población. Basta con leer el último informe de Human Right Watch sobre Venezuela para darse cuenta que el socialismo del siglo 21 es una vergüenza.

Lo peor es el silencio cómplice de varios gobiernos regionales que todavía dan respaldo y buscan de garantes de la paz a un régimen que ha violentado la Carta Interamericana y ha secuestrado las instituciones democráticas.

Hassan-Nassar-4-ok

Los medios se adaptan o desaparecen

– ¿Cuál es el futuro de la radio? De los periódicos? De los medios?

Los medios están viviendo un proceso de transformación.  La tecnología cambió la industria, la forma como nos comunicamos y sobre todo los tiempos. La gente hoy se informa cuando y como quiere.

También las noticias viajan por distintos canales y tenemos mayor pluralismo gracias a las redes sociales y la penetración del internet. Esa transformación ha puesto a prueba incluso la forma como las facultades de comunicación tienen que preparar a los futuros periodistas, y aquellos que quieren incursionar en los medios de comunicación.

La radio, la televisión y los periódicos ahora están en nuestros teléfonos móviles y las aplicaciones son cada vez más avanzadas.

Este mundo digital cambio la forma pero no el fondo, por eso y hay que adaptarse o desaparecer.

La paz, atravesada por las elecciones presidenciales de 2018

– ¿Cómo analiza los procesos de paz con las FARC y el ELN?

La soberbia del gobierno pagó un precio muy caro en el plebiscito. La paz no se puede imponer cuando medio país no está de acuerdo con lo negociado con las Farc.

Hay que buscar una salida de consenso entre los sectores del NO y del SÍ trabajando de la mano.

Si se hacen a un lado los egos, se busca una mejor alternativa en materia de la jurisdicción especial para la paz, existe una gran oportunidad para llegar a esa paz estable y duradera. De lo contrario veo difícil que el gobierno pueda sacar un proceso que garantice estabilidad en el futuro.

En lo que tiene que ver con el ELN el panorama es más complicado. No veo el mismo compromiso por parte de esa guerrilla, sobre todo cuando siguen justificando el secuestro y son capaces de seguir asesinando a sangre fría a conductores indefensos en las carreras del país. Hizo bien el presidente en nombrar a un hombre de carácter como Juan Camilo Restrepo al frente de esa mesa en Quito.

Finalmente ambos procesos se cruzan con la carrera presidencial 2018, el peor escenario posible para cualquier tipo de acuerdo.

Por eso la prioridad ahora debe ser el compromiso de buscar un gran acuerdo nacional y mantener el cese al fuego a toda costa. El país es consiente que la salida debe ser negociada.

Hoy la paz está en el limbo y el Nobel de Paz en jaque.