A Jorge Barón le molesta que le pregunten por su retiro

26 de julio del 2016

Quiere ser recordado como un hombre común que hace cosas poco comunes.

Jorge Baron, Show de las estrellas, La patadita de la buena suerte, conciertos Jorge Baron, Concierto Show de las estrellas 2016,

Durante esta entrevista a Jorge Barón se le vio molesto en dos momentos; dos preguntas parecieron no gustarle: ¿Piensa en el retiro?, ¿es un un hombre tacaño?, los interrogantes le hicieron cambiar el semblante.

Se acomodó sobre su silla, rompió con su posición estática, miró hacia el techo, y movió la cabeza. Como si pensara – ¿otra vez la misma pregunta? –  No deja pasar ni medio segundo para responder “No” medita y concluye: “Pienso seguir trabajando hasta el último minuto”, dijo en diálogo con KienyKe.com

Lea también: A Diana Ángel no le dan trabajo en televisión hace tres años

¿Es tacaño?, es uno de esos comentarios más frecuentes que se escuchan entre la gente de medios de comunicación. Periodistas, camarógrafos, productores, entre otros, lo comentan. El hombre de ‘la patadita de la buena suerte’, no lo reconoce.

“¿Eso dicen? No me diga. Lo que pasa es que yo manejo muy bien los recursos. Cuando me comprometo con alguien en un negocio a pagar determinada plata es porque la voy a pagar y tengo con qué, pero no me puedo comprometer a pagar sumas que no tengo.  Yo no soy tacaño, soy una persona muy amplia con mi familia, con mi gente, con los artistas… yo pago hasta donde puedo pagar”, dice.

Fueron los únicos momentos -tensos- por llamarlos de alguna manera, que se sintieron durante este diálogo.

Además: La historia del hombre de la banderita de Colombia que roba pantalla en los noticieros

Jorge Barón es uno de los personajes más vigentes de la televisión colombiana a través de las décadas. Verlo despierta una suerte de sentimiento patrio. Algunos, medio en serio y medio en broma, comentan que no sería raro ver su rostro en un billete colombiano. Como todo símbolo, Barón encarna una serie de características, significados y factores que permiten identificarlo a kilómetros de distancia. Su voz, sus frases, su puño arriba, sus smoking de color blanco. En televisión se le ha visto tantas veces vestido de la misma forma, que se puede llegar a pensar que parece un retrato. ¿Cuántos tiene?

“Serán unos diez trajes que voy rotando a medida que hago ‘El Show de las Estrellas’. Como el trabajo es intenso trato de renovarlos con frecuencia… Son blancos porque nosotros a través del programa tratamos de llevar un mensaje de paz, de solidaridad a los lugares mas apartados de la geografía nacional.  El blanco es un color asociado a la paz y por eso me visto de blanco para hacer énfasis en ese mensaje”.

Jorge Eliécer Barón Ortiz es un hombre de poca gesticulación y de un vestir impecable. Luego de mes y medio de intentar una entrevista con él, por fin accedió. A las cuatro en punto llegamos a su edificio ubicado en la séptima con cincuenta. Su asistente nos pide esperarlo en la sala de juntas; desde allí lo vimos salir de su despacho, el cual cierra celosamente.  Durante unos cuarenta segundos una llave dio varias vueltas a la chapa de una puerta de madera.

Además: Tom Sawyer, el líder del club de moteros que puede paralizar Bogotá

Ese día el emblemático presentador de televisión no vestía de blanco, igual lucía impecable. Zapatos lustrados, traje bien planchado, camisa blanca, corbata. Se nota que antes de salir de la oficina se peinó. Su pelo blanco está en su sitio.

Parece una persona inexpresiva, que no se inmuta; es como si nada lo sorprendiera. Sin embargo, cuando se percata que la cámara fotográfica le apunta, su sonrisa sale a relucir en su máxima expresión. Abre los ojos, los brazos, la boca… Parecía como político en campaña con las poses aprendidas de memoria y que repite cada vez que alguien, sin importar el medio, quiere fotografiarlo.

jorge baron

No acepta fotos durante la entrevista, solo antes o después. Luego de que se agotaron las poses y que el ejercicio de fotografía se torna monótono, nos sentamos en la sala de juntas y Don Jorge (El don es porque todos le dicen así) se sienta estático en el puesto principal.

Diplomas, reconocimientos y fotografías dentro de marcos negros decoran el lugar. Es imposible saber cuántas fotos están cuidadosamente ubicadas sobre las paredes. El presentador aparece retratado al lado de artistas como Rocío Durcal, Shakira, Raphael, Chayanne, entre muchos otros. Casi logra una con Michael Jackson, pues estuvo en negociaciones con el equipo del Rey del Pop para traerlo, pero lastimosamente por cuestiones de tiempos no se pudo.

Jorge Baron-02

La historia de sus frases de batalla

Con frases como: ‘La patadita de la buena suerte’, ‘Entusiasmo’ y ‘Agüita para mi gente’, generó, desde hace muchos años, mayor recordación. Son como sus frases de batalla. Pero ¿Cuál es el origen de estas frases tan marcadas en la mente de los colombianos?

“Agüita para mi gente’ surgió en el estadio de fútbol de Barrancabermeja. Cuando llegamos el día estaba esplendoroso, un calor tremendo,  yo qué iba a imaginarme que en ‘Barranca’ ¡iba a llover! Cuando llegué al estadio, que ya estaba repleto, pensé que la gente se iba a ir. Aún faltaban como tres horas para que los artistas llegaran. Subí a la tarima y mi hijo me facilitó un CD  de rock pesado que tenía. El ingeniero de sonido puso la música y yo salí al escenario a animar a la gente y les dije que el agüita que les estaba proporcionando era el agüita de San Pedro, el agüita para mi gente. El público feliz se aguantó mientras llegaron los primeros artistas”.

Jorge Barón hizo uso de su mejor improvisación para aquel concierto. Jamás pensó que la frase trascendería de la forma en la que lo hizo.

“Afortunadamente para los artistas dejó de llover, pero para mi comenzó la pesadilla porque ya no llovía y el público no paraba de solicitarme ‘agüita para mi gente’, salía a entrevistar a los artistas y el público me interrumpía para pedirme el agüita y yo les decía ‘¿Pero de dónde voy a sacar agua si ya dejó de llover?’ Eso fue complicadísimo en ese programa”.

Después de aquella vez, don Jorge implementó la frase en otros lugares, pero el agüita desde ese entonces y hasta la fecha,  se la proporcionan los bomberos, ‘así llueva y relampagueé’.

Jorge Baron-01

‘La patadita de la buena suerte’ no fue invención del tolimense sino de su colega mexicano ‘Raúl Velazco’, quien durante 28 años fue presentador del programa musical ‘Siempre en domingo’. “Un día me invitó a su programa para el lanzamiento de mi libro ‘Mis primeros cuarenta años’, ese día me dio la patada de la buena suerte y se me quedó grabada en la cabeza… Una vez Marbelle fue a presentarse a mi programa, ella estaba un poquito nerviosa y yo no hallaba qué hacer para tranquilizarla y me acordé de mi amigo y entonces le di ‘la patadita de la buena suerte’, a ella le fue muy bien en su concierto y desde entonces la gente me la solicita, los artistas y el publico en la calle también me la pide”.

‘El entusiasmo’ por su lado, tiene un origen más sencillo. “Fue a raíz de que el programa saliera del estudio al campo abierto.  En estudio tenemos al coordinador de piso quien interviene en el programa para pedir aplausos. En campo abierto el coordinador se perdía entre la multitud,  entonces yo mismo le pedía a la gente: ¡Entusiasmoooo! Todos gritaran muy motivados”. La invitación a la algarabía fue necesaria, fundamental para aguantar las jornadas de grabación que duran hasta 14 horas.

Solo cuando habló de sus reconocidas frases, a Jorge se le escuchó fluido en la conversación. Siempre usa un tono de voz continúo, como si estuviera narrando. A todo lo demás responde casi que con monosílabos. Es un hombre concreto y preciso para hablar, permanece sentado en la misma posición, recostado sobre el espaldar de su silla, con las manos una encima de la otra y apoyadas sobre sus piernas. ¿Por qué no el gusta dar entrevistas? Se le cuestiona. Sin titubear responde : “¿Un hombre como yo qué tiene que contar? Las entrevistas son para la gente importante, las estrellas de la televisión, de la política.. Yo lo único que tengo que decir es que trabajo”, dice con una sonrisa desdibujada.

El día en que coronó a la reina que se le dio la gana

Pese a que es una persona políticamente correcta, Barón habla de una anécdota en la que dejó la diplomacia en la casa.  Por primera vez en toda la entrevista, estalla en carcajadas.

“Fue en un concurso de Folclor en Ibagué, yo era el maestro de ceremonias y me habían dado el fallo antes de comenzar la elección y coronación de la reina.  El jurado me lo dio y ellos se fueron para el club a esperar que llegara la reina para el baile de coronación… En el transcurso del evento me di cuenta que esa chica no tenia mayores posibilidades,  que era injusto nombrarla como reina porque las otras jóvenes lo hacían mejor. Entonces en el momento de la elección me dio por cambiar la reina y eso fue un lío porque  al otro día le quitaron la corona a la reina que yo había elegido y se la pusieron a la que realmente quería el jurado… Pero bueno”, concluye bastante sonriente al recordar el hecho.

Pese a que insiste en que no tiene nada que contar, la realidad es otra. Cómo no va a tener nada que contar el hombre que tuvo los primeros estudios privados de televisión que existieron en Colombia, cómo no va tener nada que contar el hombre que llevó un espectáculo que empezó en las provincias (Show de las Estrellas) a escenarios mundiales como el  Madison Square Garden,  cómo no va a tener nada que contar el responsable de transmitir eventos históricos para el país como la visita del papa Juan Pablo II (1986), el título de Copa Libertadores de América que ganó Atlético Nacional en 1989 o las peleas del ‘Happy’ Lora, cómo no va a tener nada que contar el dueño de la programadora en el que surgieron artistas y presentadores como Carolina Cruz y narradores como Édgar Perea”.

Por supuesto que tiene cosas que contar, lo que pasa es que Don Jorge es una persona tímida a la que poco le gusta hablar de sí misma. Dentro de  lo poco que deja conocer, habla de un acto de “rebeldía” de la juventud.

Cambió la ortografía de su apellido, originalmente era ‘Varón’, pero luego de una discusión son su padre, de la cual evita dar detalles decidió cambiar la ‘V’ por ‘B’. Del altercado familiar no habla y da una explicación que resulta absurda. “A mi papá poco le gustaba que le llegaran cartas con el Varón con ‘V’,  entonces yo por llevarle la contraria y como estaba bravo con él,  resolví cambiarme al Barón y lo legalicé”.

Conoce cerca de 643 municipios de Colombia y a donde va la gente lo ama, con su influencia podría ser político, pero no le llama la atención. “No tengo ninguna posicion politica, yo unicamente estoy dedicado a mi trabajo como profesional de la televisión”. Sin embargo, confiesa que admira tanto la labor de Santos como la de Uribe, y entre sus personajes más admirados tiene a Carlos Ardila Lule, Luis Carlos Sarmiento Angulo y el expresidente Belisario Betancur.

Jorge Baron-03

Con una agenda apretada, de lunes a sábado, viajando cada 15 días para grabar ‘El Show de las Estrellas’ en algún rincón de Colombia, no se le puede quitar más tiempo al presentador que reza el rosario todos las noches, que de vez en cuando cambia el smoking por un bañador para practicar natación, o una sudadera para hacer ejercicio, aunque aclara, “esto porque el médico me obliga”.

Asegura que no le tiene miedo a la muerte, pero que cuando parta de este mundo quisiera ser recordado con la frase que Belisario Betancur lo definió un día: “Jorge Barón es un hombre común que hace cosas poco comunes”.

Tercer canal

“Me parece interesante, eso está bien que haya más opciones y posibilidades para los televidentes y más trabajo para la gente de la televisión”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO