Pasabordo, los pioneros del ‘tropipop’

10 de noviembre del 2018

Los artistas le contaron su historia a KienyKe.com.

Pasabordo, los pioneros del ‘tropipop’

Tatiana Coy Forero / Kienyke.com

Al mirar atrás, recuerdan con nostalgia cómo se reunían en los pasillos de su universidad a cantar covers de Sin Bandera y Juanes, sus artistas favoritos. Lo que comenzó como un pasatiempo, hoy en día es un proyecto musical consolidado que marcó la infancia de toda una generación gracias a sus letras.

Cuando se habla de Pasabordo se hace referencia a uno de los dúos más importantes de la música en Colombia. Jhonatan y Gabo sorprendieron a todos cuando a mediados de los 2000 lanzaron ‘El calendario’, canción que se posicionó entre las más escuchadas en las diferentes emisoras del país e incluso marcó un antes y un después en la historia del tropipop.

“Todo este proceso ha sido a punta de trabajo y perseverancia. Nosotros siempre teníamos en la cabeza hacer canciones que le gustaran a la gente, antes desde el tropipop, ahora desde el pop urbano”, cuenta Gabriel Rodríguez, integrante de Pasabordo a KienyKe.com.

Tatiana Coy / KienyKe.com

El dúo que como la mayoría de los artistas se abrió un espacio en el mundo de la música tocando puertas, no duda en asegurar que sus inicios no fueron sencillos. Apostaron por un género que en ese entonces nacía y en el que muchos no creyeron y les funcionó. Sin embargo, para llegar a ese punto fue necesario todo un camino de exploración con los artistas a los que crecieron escuchando. Además de Juanes y Sin Bandera, Olimpo Cárdenas, Julio Jaramillo, algunas bandas de rock y heavy metal fueron sus influencias.

Un amor a primera vista

Desde pequeños se vieron haciendo música. En el caso de Gabo en una navidad, cuando apenas tenía siete años esperó con ansias el regalo del Niño Dios. Ahí fue sorprendido con un pequeño piano de juguete el cual tocó durante horas hasta quedarse dormido.

“Yo recuerdo que estaba esperando al Niño Jesús y me trajeron un piano todo pequeño y comencé a tocarlo. Me dieron las 3:00 de la mañana y seguía ahí. Me vine a quedar dormido como hasta las 5:00”, confiesa entre risas Gabo.

Diez años después de sus inicios en la música, sus rostros lucen completamente diferentes. Atrás quedaron los flequillos y la ropa ajustada. Hoy el estilo es otro. Vestimenta mucho más suelta y los tatuajes en algunas partes de su cuerpo llaman la atención. Pero su esencia sigue siendo la misma. El acento ‘paisa’ es bastante marcado. No le niegan un saludo o una fotografía a todo aquel que la pida.

Mientras uno estudiaba comunicación social, otro quería hacer su aporte desde la ingeniería agropecuaria. Sin embargo, el amor por la música siempre estuvo ahí. Como sea dedicaban tiempo a sus ensayos y a inventar cosas locas.

Tatiana Coy / KienyKe.com

Una situación compleja

En cualquier aventura que quisieron emprender, contaron con el apoyo de su familia. En el colegio, la universidad y la música ellos siempre estuvieron ahí.

“Mi mamá siempre me ha dicho haga lo que quiera, lo que me guste, desde que me haga feliz. Aunque estudié comunicación siempre he hecho lo que he querido y la música siempre ha estado ahí”, comenta Jhonatan a este medio.

Hablar del momento más difícil de su vida es algo que les cuesta, pero que no dudan en hacer. ‘Gabo’ siente que la difícil situación que pasó por su niñez, cuando tuvo que vivir el secuestro en carne propia es un aspecto importante.

Cuando apenas era un niño y era feliz yendo los fines de semana a la finca de su familia en Yarumal, su abuela fue secuestrada. Los días parecían cortos a la espera de noticias sobre su ‘nana’. Un grupo fuertemente armado, que su familia identificó como guerrilleros la tomó en su poder. Mientras esperaba información alguna, compuso una canción a las personas secuestradas con el fin de que no se sintieran solos.

“Eramos familia campesina y de un momento a otro un grupo de personas armadas entraron a la finca y se la llevaron. La sensación de quitarme esa energía fue componer una canción que se llama ‘Desde aquí'”, comenta Gabriel con su voz entrecortada.

El 27 de diciembre de 1996 fue el día que ese calvario llegó a su fin. Su abuela fue liberada, lo que les permitió pasar un buen año nuevo. No obstante, los recuerdos y las situaciones difíciles aún perduran en su memoria.

El pop urbano

A mediados de los 2000 Pasabordo se supo ganar un nombre en el tropipop. Un género que sonó con gran fuerza en ciudades como Medellín, Cali, Bogotá, Manizales, entre otras. Eran prácticamente los reyes de ese estilo musical. Estaban en todas las fiestas de colegio y los niños coreaban sus canciones.

Con el pasar de los años el tropipop fue perdiendo fuerza. A tal punto, que hoy se dice que es cosa del pasado. Su amor por la música los llevó a reinventarse sin dejar de lado sus raíces. Ahora casi siete años después apuestan por el pop urbano, un género en crecimiento y que tiene gran aceptación por parte del público latino.

Recientemente presentaron ‘Dile a tú marido’, canción que realizaron junto a Noriel y que ya está a punto de alcanzar las tres millones de reproducciones en YouTube.

“Las fusiones en nuestra carrera han sido una bendición. Hemos sido pioneros dentro del pop urbano con ‘Quisiera’ con J Balvin, ‘El besito’ con Reykon, hace poco hicimos algo con Pipe Bueno, fundamental hacer colaboraciones, es mucho más bacano camellar así en equipo… Con esta canción estamos empoderando a la mujer a que tome alas y que la pueda dedicar en ese momento en el que siente que no tiene palabras para expresar sus sentimientos”, apuntó Jhonatan.

En un futuro esperan llegar a los grandes festivales del mundo. Trabajar junto a sus referentes y llegar a “viejitos” haciendo música.

Por: Andrés Romero Cuesta

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO