Hablan los protagonistas de Juego de Tronos

Hablan los protagonistas de Juego de Tronos

5 de Mayo del 2013

Dos de los protagonistas de la serie Juego de Tronos: Alfie Allen (que interpreta a Theon Greyjoy), y Liam Cunningham (que hace el papel de Davos Seaworth) hablaron con Kienyke en Miami. Hace un año el inglés Allen llegó vestido con una camisa celeste impecablemente planchada y almidonada, pero esta vez el joven actor de 26 años se muestra mucho más relajado y seguro de sí mismo. En este momento de su carrera, a la que él mismo se refiere como la cumbre, ya no importa que su hermana sea la famosa cantante Lily Allen. Un año más tarde Alfie es un actor consagrado a quien la gente reconoce por su papel en la serie de televisión que tiene cautivada a las audiencias de todo el planeta. Llega a la entrevista con una camisa rosada de tela casi transparente y una bermuda muy similar. Tiene puestas las pantuflas del hotel y lleva la cabeza despelucada con las puntas del pelo decoloradas. Bota sus Ray-Ban negras sobre la mesa en una acción que un observador distraído podría tildar de antipatía, pero este no es el caso. De inmediato organiza cuidadosamente y de manera obsesiva tres libretas que han sido dejadas sobre la mesa para el uso de los periodistas. Le es difícil concentrarse y un par de veces dirá que ha perdido el control de sus palabras y preguntará qué le hemos preguntado. Ya no quiere hablar sobre su hermana, únicamente sobre la serie.

Game of Thrones, Kienyke

Alfie Allen comienza a consagrarse como actor quedando su famosa familia en un segundo plano.

Lo que más le gusta de su personaje es que no es un héroe, al contrario, es un ser humano común y corriente, muy realista, que comete errores. Revela que HBO cuida mucho a sus actores y nunca trabajan jornadas demasiado largas. También admite, riéndose, que controla mucho la cantidad de líquidos que consume durante los rodajes pues ir al baño es demasiado complicado por lo pesado y complejo de su disfraz. En términos de vanidad, cuando actúa sí piensa en su audiencia. Pero en términos de su actuación, revela que solo se concentra en que debe parecer natural y jamás piensa en su audiencia. Se pregunta si quizá debería pensar más en su audiencia y se ríe.

Nos intriga cómo la producción del programa ha logrado mantener la atención de la audiencia a pesar de que en la segunda temporada el programa se armó de muchísimos más personajes y se ha vuelto tan complicado de seguir como sería leer Cien años de soledad sin un mapa de sus personajes. A su parecer, la magia de los productores reside en las escenas impactantes que hacen que la audiencia no se aleje del programa. “La gente, a pesar de no entender qué está sucediendo y quiénes son los personajes, tiene la necesidad de saber qué pasa a continuación”.

Con la serie, HBO ha logrado atraer la atención incluso de un público a quien solo le interesaba el drama y no la ficción. El segundo grupo de fans más grande está en Brasil, que es algo que llama mucho la atención de los actores.

Lian Cunningham entra riéndose. Es un hombre cuya cara tan seria impacta, y una cicatriz sobre el ojo izquierdo lo hace ver aún más guapo.

Game of Thrones,kienyke

Liam Cunningham se muestra como un hombre común y corriente con los pies en la tierra.

–No me gusta que me sigan las cámaras –confiesa refiriéndose a la cámara de HBO que filma la entrevista. –Me siento como si estuviera a punto de robarme algo en un almacén. No me gustan las cámaras.

Cunningham, quien era electricista en un safari en Zimbabue y comenzó a actuar profesionalmente a los 28 años de edad, se unió a la serie a partir la segunda temporada pues no fue capaz de cuadrar sus horarios con la producción de la primera temporada. Admite que fue algo asustador entrar a trabajar con un equipo de actores que ya estaba formado y había tenido semejante éxito. Se refiere a Juego de tronos como una producción inteligente para un público inteligente.

–Sin duda alguna, estamos en la edad de oro de la televisión. Actualmente se está produciendo la mejor televisión de la historia. Pienso que en 20 0 50 años la gente seguirá viendo Juego de tronos y HBO seguirá haciendo plata con esta serie, pues es atemporal. Es una televisión hermosa. Lo que hace excelente a la televisión es la calidad de la escritura y las producciones. Además esta serie tiene a los mejores actores que existen, y no se trata de grandes estrellas del cine. Es gente con una gran reputación y un antecedente en teatro. Es gente que invierte todo en estos personajes intentando ser invisibles como seres humanos. Además está HBO escribiendo cheques millonarios.

Confiesa que ahora la gente ha comenzado a reconocerlo en todas partes y que es algo muy lindo ser asociado con un proyecto de tal calidad. Nunca se había encontrado con un grupo de fans tan entusiastas y se refiere al programa como un pequeño pedazo de magia.

–Se está convirtiendo de un programa de televisión a un fenómeno –agrega inflado de orgullo.

Confiesa que interpretar al mismo personaje, a veces durante años, puede convertirse en algo dolorosamente monótono y tedioso si la escritura es mala. Como actor, solo disfruta su trabajo si el personaje está bien escrito. Es cierto que como pago termina teniendo Ferraris, Lamborghinis y muchas casas, pero se pregunta: “¿Cuántos carros se pueden manejar al mismo tiempo? ¿En cuántas casas se puede dormir al mismo tiempo? Solo se puede dormir en una cama. No me gusta ser un actor, pero me gusta actuar. No me interesa el estilo de vida de un actor, me parece que es basura. Me gusta el trabajo y la colaboración con un director y un libretista”.

Game of Thrones, Kienyke

Juego de tronos tiene ahora una exposición con objetos y trajes de la serie que ha comenzado a darle la vuelta al mundo.