El día que la gloria volvió a Esteban Chaves

31 de mayo del 2019

El corredor bogotano estuvo cerca del retiro.

El día que la gloria volvió a Esteban Chaves

La mononucleosis ha acabado con la carrera de deportistas de alto rendimiento como Mario Ancic y Robin Soderling. La patología producida por el virus Epstein-Barr también puso en jaque la de otros como Roger Federer, Mariana Pajón y Mark Cavendish.

El ciclista colombiano Esteban Chaves lleva más de un año luchando, para no sumarse al grupo de quienes tuvieron que retirarse a causa de la enfermedad infecciosa.

La victoria de este 31 de mayo, en la etapa 19 del Giro de Italia, representa para el corredor bogotano algo más que un podio o que un número en su palmarés.

El triunfo en una de las tres Grandes Vueltas firma el regreso de Esteban Chaves a la élite del ciclismo mundial luego de haber derrotado a la mononucleosis.

Reposo, indefinido

Los últimos 12 meses de Chaves no fueron para nada sencillos. Luego de finalizar el Giro de Italia 2018 en la posición número 72 con un bajón de energía inexplicable, el ciclista de la escuadra Mitchelton-Scott se sometió a diferentes exámenes médicos para saber qué estaba ocurriendo con su cuerpo.

El resultado no fue alentador: Chaves  estaba contagiado del virus Epstein-Barr, sin saber desde cuando, y su carrera como ciclista profesional estaba en peligro. La llamada ‘enfermedad de beso’ llegó con fiebre, inflamación de ganglios y fatiga constante, que fueron un obstáculo para su desempeño ciclístico de alto rendimiento.

La mononucleosis no tiene otro tratamiento más que el reposo total del paciente mientras que el virus abandona su cuerpo. El problema, es que el tiempo varía de paciente a paciente. Pueden ser semanas, meses y hasta años.

Una vez diagnosticado, Chaves tuvo que alejarse de la bicicleta.

“Sintió rabia con Dios”

Carolina Rubio, madre de Esteban, le habló a KienyKe.com sobre la dureza de estos momentos de inactividad del corredor bogotano:

“Es muy difícil ver a tu hijo dejando ir lo que más ama. Verlo caer es no es fácil. No sé cómo explicar el momento cuando Esteban sintió rabia con Dios, con la vida, con nosotros mismos, con las personas que lo animaban. Él decía que no estaba bien porque dejó de montar bicicleta”.

Carolina Rubio, madre de Esteban Chaves.

Sin embargo, Esteban Chaves fue rodeado por su familia, por sus amigos, por el Mitchelton-Scott y por varios especialistas de la Clínica Cardio Infantil que lo ayudaron a superar la enfermedad.

Después de diez meses de inactividad, Esteban Chaves volvió a competir de manera oficial el 6 de febrero del 2019 en la Vuelta a la Comunidad Valenciana. Si bien en ese momento era una incógnita lo que iba a pasar con su rendimiento, el volver a competir ya representaba un paso gigante en la recuperación del corredor.

Además de participar en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, el escalador de 29 años tomó partida en la Vuelta a Andalucía, París-Niza y la Vuelta a Cataluña.

En evaluación

Mitchelton-Scott  tenía la idea de ir llevando a Chaves e a poco y, dependiendo de las sensaciones que mostrara en el inicio de temporada, inscribirlo en el Giro de Italia, como gregario de Simon Yates.

Y así fue. Chaves mostró estar en una buena forma durante los primeros meses del año y fue elegido por el Mitchelton-Scott como uno de los ocho corredores que trabajaría para la escuadra australiana en la búsqueda de la Maglia Rosa.

El bogotano tendría la oportunidad de regresar por sus fueros en una competencia con la que sostiene una relación especial: subcampeonato en 2016 y victorias de etapa en 2016 y 2018.

La oportunidad

La ‘Corsa Rosa’ no resultó como se esperaba para el Mitchelton-Scott.

Simon Yates, líder de la escuadra, no tuvo un buen rendimiento en las primeras dos semanas y quedó lejos en la batalla por la clasificación general. Con las aspiraciones de título del corredor británico un tanto mermadas, el equipo dio libertad a Esteban Chaves para meterse en las fugas y buscar triunfos de etapa.

El primer intento llegó durante la etapa 17. Chaves participó en la escapada del día, pero un ataque certero de Nans Peters a 10 kilómetros de meta lo relegó al segundo lugar de la jornada. A pesar de no poder ganar, ‘el chavito’ envió su primer aviso y advirtió que lo seguiría intentando.

La etapa 18 del Giro favorecía a los embaladores, pero en la 19, con final en puerto de montaña de segunda categoría, Esteban Chaves sabía que tendría otra oportunidad.

Chaves se filtró en la escapada del día desde las primeras de cambio. Integrando un grupo de 11 corredores, el ciclista del Mitchelton colaboró para que la escapada consiguiera una ventaja de más de ocho minutos sobre el pelotón principal y se asegurara no ser capturada por el grupo de los favoritos.

Con la carrera lanzada y el pelotón principal sin oportunidades de recorte, la fuga del día inició la escalada de San Martino di Castrozza, el puerto de montaña que coronaba los 151 kilómetros de recorrido del día.

Y ahí empezó el espectáculo de Esteban Chaves

Primero, aguantó y neutralizó ataques de sus compañeros de escapada. Luego, a 3 kilómetros de meta, después de haberlo intentado seis veces, el colombiano lanzó su ataque definitivo y logró abrir una luz de, más o menos, dos curvas de distancia sobre sus perseguidores.

De ahí en adelante fue un solo del ‘chavito’.

Con sus padres esperando emocionados en la línea de meta, Esteban derrotaba los vestigios de Epstein-Barr con cada pedalazo que dio durante esos 3.000 metros finales.

Ese ataque a pocos kilómetros de meta, no fue solo un ataque sobre Andrea Vendrame y Amaro Antunes, quienes llegaron segundo y tercero respectivamente, sino fue una declaración: Esteban Chaves está devuelta en la élite del ciclismo mundial luego de haber contemplado el retiro por enfermedad.

Los seguidores del deporte las bielas, se lo agradecemos.

Esteban Chaves durante su ataque final en San Martino di Castrozza junto a un seguidor con la bandera de Colombia.

El desahogo de Esteban Chaves al obtener su primera victoria de la temporada.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO