Esteban Cortázar y el renacimiento creativo colombiano

26 de noviembre del 2019

El diseñador habló de sus experiencias.

Esteban Cortázar

Foto: Andrés Lozano

Colombia ha logrado que su talento se vea reflejado en grandes plataformas de moda internacionales a partir de diferentes representantes, Edgardo Osorio, Johanna Ortiz y Esteban Cortázar son un claro de ejemplo, este último lleva va más de diez años viviendo en París y mostrando sus colecciones en su circuito, sus prendas encantan a grandes personajes como Naomi Campbell, Beyoncé o la ganadora del Oscar, Cate Blanchett.

Lo anterior demuestra que el bogotano se ha convertido en toda una autoridad en el mundo de la moda más allá de las fronteras nacionales, por lo que cada vez que visita su país natal, no solo los medios, también aquellos que se afanan por abrirse un campo en esta siempre cambiante industria tratan de acercársele y aprender un poco de él.

Es por eso que la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, en compañía de la Embajada de Francia, ficharon a Cortázar para invitarlo a la más reciente entrega de su Gala Volar Más Alto, un evento que pretende recoger fondos para sus estudiantes en estado de vulnerabilidad y evitar que ellos deserten, no solo en términos de matrícula, también de manutención.

El creativo aceptó de manera natural y arribó recientemente para pasar tiempo con los estudiantes del programa Diseño y Gestión de la Moda de la universidad capitalina, y quien sabe, tal vez en un futuro darle la oportunidad a algunos de visitarle en su atelier de París.

Foto: Andrés Lozano

KienyKe.com entrevistó a Esteban Cortázar para conversar un poco más sobre esta especial ocasión, su perspectiva actual de la moda y el diseño colombiano.

“En los últimos años he tenido el gran deseo de, primero de involucrarme mucho más con Colombia y hacer más cosas aquí y trabajar con los estudiantes que quieran salir adelante, no solamente en el mundo artístico, obviamente en el diseño donde estoy yo, pero en todo tipo de áreas, y me han hecho esta invitación a la Gala Volar Más Alto, donde voy a subastar varios vestidos de mis colecciones que fueron escogidos por mí y esta subasta va a ayudar de alguna manera a estos estudiantes de bajos recursos que tiene la universidad (Jorge Tadeo Lozano) para que culminen sus carreras y salgan adelante, más que todo, de parte mía, vamos a tener un conversatorio con Pilar Castaño donde vamos a hablar un poco de mi carrera y mi trayectoria, y ojalá eso sirva de vehículo para inspirar a los estudiantes más allá de sus carreras, sino que mi historia de alguna manera los inspire”.

El colombiano también habló de lo que hace Esteban Cortázar cuando está fuera de su taller y cómo siempre está en una continúa búsqueda de inspiración:

“Soy un ser humano como cualquier otro, paso tiempo con mis amigos, busco inspiración en todo, me gusta siempre contar historias a través de lo que hago, para mí, mis experiencias personales son las que inspiran a mí trabajo, entonces mis viajes, las conversaciones que tengo, si salgo a bailar, lo que escucho, miro, leo, todo, todo para mí forma parte de mi experiencia y eso lo cuento en mi trabajo, parece como si siempre estuviera trabajando pero en cierta manera también uso mi tiempo libre para poder inspirarme e inyectarle eso a mi trabajo“.

No se trata de darle una imagen de Narciso a Esteban Cortázar, o por echarle flores de manera superficial, pero, aunque él es hijo de un reconocido artista y una música de gran reputación, además de vivir en Miami en los tiempos de Gianni Versace y las supermodelos, es claro que son pocos los diseñadores de origen latinoamericano que logran algo grande en la moda mundial, de esta manera la constancia de Esteban sirve para alentar a aquellos que sueñan con pertenecer a este tipo de negocio.

“Yo tengo una historia muy particular, una que no tienen todos los diseñadores, yo comencé muy chiquito y eso tiene un doble filo en cierta manera, cuando yo comencé no se veía todo lo que se ve hoy en día, estuve en el ojo público de una, he tenido críticas desde que tengo 16 años, buenas y malas, yo creo que toda esa historia, los lugares en los que he vivido, las experiencias que he tenido en mi carrera que ya lleva 15-20 años, me ha servido mucho para saber dónde estoy parado hoy en día y saber los retos que me vienen ahora, yo creo que esa historia puede inspirar mucho a los jóvenes que esté tratando de salir adelante porque pueden ver que yo he tenido una carrera que ha sido una montaña rusa de muchas maneras, he tenido momentos buenos y malos, y continuará pasando, así es la vida“.

De esta manera, el couturier aprovecha para darle un importante consejo liberador sobre recibir críticas a todos los aprendices de moda:

“Los creadores somos normalmente los que estamos criticados por la audiencia o por la prensa porque estamos haciendo cosas que es para que la gente que lo vea, que lo aprecie, en el momento que tú te das cuenta que no a todo el mundo le va a gustar tu trabajo te liberas de eso, yo me acuerdo que tuve un momento, más o menos fue cuando llegué a París a trabajar en Ungaro, donde me pasó eso, ahora yo no veo las cosas de la misma manera, cuando tengo una crítica buena obviamente quiero que a todo el mundo le guste, pero también es interesante cuando no le gusta, eso me hace pensar a mí también, me hace empujarme y me hace creer en mí hasta más”.

Por otro lado, Esteban Cortázar también hizo referencia a cómo ha sido su vida al residir en la capital de la moda internacional:

“Ya llevo once años viviendo en París, es una ciudad que me ha acogido mucho, que me ha apoyado un motón, no es fácil estar en la industria de la moda francesa porque es la cuna de la moda mundial, tiene un nivel absolutamente alto y ha sido increíble poder trabajar allá. Durante el año Francia – Colombia, tuve el gran honor de hacer un proyecto celebrando mi país, fue un gran momento para mí, después de todos los años de estar allá y poder no solamente llegar a estar en una tienda como lo fue Colette, como algo tan icónico, celebrar mi país en algo tan emblemático en París fue algo con lo que dije, ‘¡Wow! Estamos haciendo cosas’, es chévere”.

Para todos aquellos que siguen atentamente la marca homónima del diseñador seguramente habrán notado que él hace un par de temporadas dejó de presentar desfiles en el marco de la Semana de la Moda de París, Cortázar explicó la razón que lo llevó a detener sus shows.

“Yo crecí en la industria con la idea de que un desfile de modas era la manera más importante para un diseñador mostrarse, el único vehículo que existía para mostrar una colección, por mucho tiempo lo fue y continúa siendo una gran plataforma, lo que pasa es que las grandes casas de moda tienen obviamente presupuestos más grandes para poder mostrar estos espectáculos que se están haciendo ahora a través de la moda, eso crea una gran competencia para diseñadores emergentes y que no tienen ese tipo de presupuesto”.

Esteban Cortázar continuó: “yo por ejemplo he hecho desfiles en París por muchos años, últimamente decidí no hacer tantos desfiles y usar esos presupuestos para otro tipo de experiencias que duran un poco más tiempo, donde yo me puedo involucrar un poco más con los clientes. Hace poco empecé a hacer tiendas pop-up, hice uno en Cartagena el año pasado que me fue muy bien, uno puede crear un mundo alrededor de Esteban Cortázar donde llegan los clientes a comprar la ropa, existe una manera en la que lo decoramos de una manera que también es una especie de show pero es un show interactivo”.

“No quiere decir que no vuelva a hacer desfiles, yo sí quiero, pero no necesariamente cada temporada, sino cuando quiero, hay un diseñador que ya falleció que estaba basado en París por mucho tiempo, monsieur Azzedine Alaïa, él siempre fue así, hacía desfiles cuando quería. Hay una parte muy sostenible de hacer un negocio de esa manera y no sentir esa ansiedad como diseñador que uno tiene que estar corriéndole a la moda y al sistema porque eso es muy difícil y cuesta mucho dinero. Hoy en día ya no hay reglas, para los diseñadores jóvenes existen mil posibilidades de contar su historia, de dónde vienen, cómo lo quieren contar, no tienen que estar validados por el establecimiento como era antes, hoy en día hay más herramientas“, agregó Esteban Cortázar.

Foto: Andrés Lozano

Finalmente, el diseñador de modas colombiano explicó por qué él cree que en la actualidad el diseño latino, especialmente el de su país, gusta tanto en el mercado extranjero.

Me parece que Colombia está viviendo un momento de renacimiento creativo porque lo estoy viendo a nivel de música, a nivel de cine, a nivel de moda, de cocina, hay tantos vehículos creativos que estoy viendo salir mucho, cosas interesantísimas pasando aquí localmente que también están saliendo, que la gente se está interesando mucho por lo que está pasando acá. Yo creo que hay un deseo mundial ahorita de sentirse más cercano a las raíces, a la tierra, y yo creo que el diseño latino tiene mucho eso porque estamos mostrando nuestras culturas, mostrando de dónde vinimos y encontrando nuestra historia, nuestra calidez, los colores que damos, la naturaleza tan basta y tan increíble que tenemos, los diseñadores latinos están mostrando eso y está dando resonancia en el exterior”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO