Así fue Estéreo Picnic: la gran máquina musical

Así fue Estéreo Picnic: la gran máquina musical

26 de marzo del 2018

En su novena edición, el Festival Estéreo Picnic cumplió con las expectativas de cientos de melómanos en Colombia.

Ni siquiera el mal tiempo que acosa usualmente las fechas en las que cada año se presenta el festival musical más grande del país, Estéreo Picnic, puede aguar la estruendosa fiesta. A solo un año de cumplir diez años desde su primera edición, este evento dejó satisfecho a más de uno sin importar su estilo musical, con un cartel diverso dirigido a diferentes personalidades de amantes de la música.

Gorillaz

Para comenzar, sería injusto no empezar por el estelar debut de la banda británica Gorillaz. Pensar en su tan conmovedor performance provoca incluso lágrimas, pero no de tristeza, sino de profunda alegría. En su primera vez, el fundador del grupo, Damon Albarn, en un momento del show confesó ante los espectadores “Estoy tan feliz…” que ya se podrán imaginar la reacción de todas las personas que estaban ahí para corear Feel Good Inc., Dirty Harry u On Melancholy Hill. Y es que como esta banda no hay ninguna otra, sus grandes éxitos se hicieron tan populares en la década pasada que es válido pensar en que son el soundtrack de una generación, no olviden cuando Gorillaz se unió a Madonna en los Grammy para el 2006, ¿cuántas bandas musicales pueden decir lo mismo?

Gorillaz & Kali Uchis

Sus caricaturas creadas por Jamie Hewlett causaron éxtasis en todo el público del Estéreo Picnic, mientras se estaba entre el tumulto, a punto de terminar la presentación, se podría escuchar a las personas gritar, “¡Es que no se pueden ir! ¡Tienen que seguir!”, para luego desaparecer y volver a encender las luces del escenario y hacer el encore con canciones como la romántica Hong Kong, Kids with Guns y para cerrar, Clint Eastwood. Para agregar, los fanáticos tuvieron la oportunidad de presenciar algo único, ver a la banda de trip hop invitar al escenario a la pereirana Kali Uchis para cantar juntos She’s my Collar.

Naturalmente, Gorillaz no fueron los únicos en que dieron de qué hablar en el Estéreo Picnic 2018. Para el primer día, en el que llovió casi toda la jornada, uno de los escenarios se llenó por completo con el grupo del folk rock alemán Milky Chance, para que sus asistentes saltaran al ritmo de composiciones como Stolen Dance o Cocoon. Avanzando el viernes, otro impresionante debut, como es llamada usualmente, la reina del indie, Lana del Rey, hizo su aparición en Colombia, Tomás Freites, uno de los fanáticos que la vieron actuar dijo, “Me sentí como un adolescente al escucharla cantar National Anthem”. La sensualidad y picardía de esta cantante es lo que hace que tenga una gran base de fanáticos, o eso era lo que uno sentía mientras ella presentaba su gran hit West Coast.

Continuando en el mismo día, el dúo del momento, directo desde Brooklyn, Sofi Tukker, puso a bailar a más de uno con su frenética energía, curiosamente, con la canción Energía abrieron el espectáculo. Sofi dijo, “No puedo creer este gran recibimiento, ustedes son los mejores”, diciéndole a los espectadores. El entusiasmo se debe a canciones que reúnen el género house y ritmos tradicionales de Brasil, dando como resultado hits de la talla de Matadora, Best Friend y Drinkee, con el que dieron fin a su performance.

En la recta final del viernes, una vez más, The Killers se presentó en Colombia, recordando la adolescencia de muchos, porque esta es la banda insignia de los que recuerdan la década pasada con gran cariño. Terminando el primer día del Estéreo Picnic, estuvo Metronomy, quienes dan esta sensación de gran cambio, porque el grupo británico demuestra lo mucho que ha crecido desde que lanzaron su canción The Bay en 2011. Así, muchos se fueron a casa, en medio del barro y el agua, con una gran sonrisa en sus rostros.

Para el sábado, día en que se presentó Gorillaz, al ponerse el sol, una chica colombiana que se fue a Estados Unidos hace varios años para empaparse de diferentes estilos musicales, regresó para dar su primer gran concierto en su país natal, se trata de Kali Uchis, quien es un ejemplo idóneo de lo que es una cantante o una showgirl, es decir, posee el carisma que obliga a los que la ven a pararse y bailar al ritmo del R&B y su versión de reggaetón, o así lo logra con canciones como Tyrant o Nuestro Planeta. “¡Qué hubo pues, Bogotá!” exclamaba Uchis con el objetivo de que su nombre fuera coreado y quedara grabado entre los colombianos que la siguen desde el primer día en que su música diera la vuelta al mundo.

Bomba Estéreo

Sobre el mismo día, antes de la esperada presentación de Gorillaz, otro ejemplo colombiano se presentó. Al escenario más grande no le cabía otra alma, no solo estaba a punto de presentarse su headliner más importante, pero también porque Bomba Estéreo se encargaría de subir el ánimo a cada uno de los espectadores, empezando con Fuego. La capacidad musical de esta banda es extraordinaria, estando entre el público, era notorio cómo las personas se sabían cada una de las canciones, desde Somos Dos hasta Fiesta, con la que cerraron el espectáculo.

Zoé

Llegando al domingo, último día, en medio de la incesante lluvia, apareció Diamante Eléctrico, compartiendo escenario con el legendario guitarrista de la banda ZZ Top, Billy Gibbons, ¿cada cuánto se tiene la oportunidad de presenciar algo así?

LCD Soundsystem

Para cuando ya era de noche, regresó una de las bandas latinoamericanas más mencionadas, se trata de Zoé, porque sus clásicos fueron coreados entre todos como si el grupo musical siguiera sacando éxitos de la misma manera en la que lo hicieron hace varios años atrás. Terminando este día, el debut de LCD Soundsystem y DJ Snake, cerrando con broche de oro y fiesta monumental, para todos los que asistieron los tres días o solo fueron el domingo y fueron testigos del poder único que tiene la música. Solo queda esperar la gran revelación de los próximos artistas en 2019, para que se pueda probar una vez más la importancia del Festival Estéreo Picnic.