“Estoy a favor de la cascada prepagada”

“Estoy a favor de la cascada prepagada”

11 de Agosto del 2011

Soy Godofredo Cínico Caspa, hincha de San Miguel Arcángel, hooligan seguidor del mejor 10 de la historia el Creador Uribe y apoderado de los derechos deportivos y políticos de Hernán Darío Gómez, ¡nuestro sin par ‘‘Bolillo’’, joya de la corona del Partido Conservador y entrenador de Colombia en la decencia y las buenas costumbres!

Y voy directo y al grano, cabrones antipatriotas leninistas, maoístas, abortistas, liberales y demás ralea tocada por las llamas del Averno: ¿Dónde está el delito? ¿Dónde está la arbitrariedad, la falta? ¿Qué hemos violado? ¡Carajo!

Libertad para quien quiera corregir con puños o vara a una mujer. ¿No se dan cuenta de que esa es la única manera de mantenerlas con la rienda cortica? ¿No hablan del libre desarrollo de la personalidad en la aciaga Carta del 91? Pues entonces dejen que desarrollemos el más natural de los instintos, el de llamar al orden al inferior, al débil, a las féminas peligrosas, chismosas y con pretensiones de sublevarse.

¿Ahora resulta que serle fiel a las tradiciones más lindamente conservadoras como son la disciplina familiar y el ejercicio del poder masculino conferido por Dios y la Iglesia, es malo?

‘‘Bolillo’’ Gómez hace parte de una escuela moral, de una doctrina, de una inteligencia superior que ha producido gentes de la talla del doctor Corzo, presidente del Senado, o enormes exponentes del partido Conservador como Laureano Gómez y Roberto Urdaneta. A veces para conservar las buenas costumbres hay que poner el godo puño en alto.

Como no se le ha andado duro, como deber ser, es por eso que hay tantas madres solteras, cabezas de familia y demás. Todo por falta de rejo y moral. No hay que reprimirse las ganas de hacerlo, de soltarle a las inconformes y alzaditas un buen mandoble de cuando en cuando, no tan duro, claro, no va y sea que se meta la Fiscal protestante a judicializar a los varones alfa.

Ahora resulta que corregir a la moza de manera discreta y sin ejercer demasiada violencia ¿da para roja? Esa reconvención digamos…con una cierta enjundia…  que le hiciera ‘‘Bolillo’’ a su ignota acompañante, no daba ni para amarilla, ni para amonestación. Además, es debido al coro de guacamayas mojadas de todas esas viejas inmundas feministas y marimachas como la Ana María Ruiz y las brujas de la Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional, que se armó esta tormenta en un vasito de agua, en un charquito diminuto en el devenir nacional.

Ni que fuera la legítima esposa, pero ¿qué se puede esperar de una dama provocadora, ella, en punible amancebamiento? Las mujeres por el mero hecho de existir, provocan.

Fuentes cercanas al caso me han informado que la damisela en cuestión, entre otras ofensas lesivas de la dignidad humana, le dijo al buen ‘‘Bolillo’’: “usted cree que los arcos quedan en las laterales” y le espetó de procaz manera que: “usted justifica todo diciendo que nosotros no perdimos sino que ellos nos ganaron”. Claro, ante tamañas injurias el católico Hernán Darío reaccionó como un varón, como un hombre con sus tres huevitos bien puestos. Estoy seguro de que no fue el trago lo que le hizo corregir a la fulana, sino sus  profundas convicciones en lo político, ideológico y lo moral.

Sin ambages pendejos, en 10.000 años de historia hemos tenido que corregir nosotros los varones a los ejemplares del sexo débil que se descarrían o pretenden tomar las riendas del potro del destino. Viejas ilusas, si llevamos siglos amansándolas; las correcciones con fuerza y pundonor varonil han resultado. Ahí las hemos tenido en el corral y las tendremos, así nos toque, maestro ‘‘Bolillo’’, meterlas en cintura con frecuencia.

No somos pocos los defensores del heroico y pugilístico gesto de ‘‘Bolillo’’. Ahí están las glorias nacionales como René Higuita, quien tuviera el corazón tan cristiano que visitaba a Pablo Escobar en la Catedral. Y mis hermanos conservadores de todas las legiones, defendiendo este gesto de ‘‘Bolillo’’ que cual blasón adorna hoy las frentes azules que reclaman por el orden de las cosas, por la supremacía del blanco y del varón frente a las mestizas casqui-livianas.

Yo veo en ‘Bolillo’ un hombre de talante conservador, también de ojo garzo. Un maestro en todo el sentido de la palabra, alguien a quien hay que seguir. Y no solo eso: veo en sus acertadas acciones dentro y fuera de las canchas una cierta preponderancia viril magnífica, una cierta cosa que lo hace glande. Por algo no hay nada más parecido al ‘Bolillo’ que el falo.

De otro lado, se ha sumado a la multitud que quiere el regreso de ‘Bolillo’ a la Selección en hombros y en primoroso desfile de silleteros paisas, una joya del pensamiento conservador, de las buenas maneras y del buen lenguaje. Una intelectual de las más altas dotes, la honorabilísima senadora Liliana Rendón, quien desde la entraña femenina nos ha dicho que son las mujeres las que se buscan que les den en la jeta y que bien merecido se lo tienen.

Toda la razón tiene esta sicóloga del Buen Pastor (linda lumpen experiencia). Como bien lo dice ella, las hembras “nos queremos hacer las víctimas y lo hacemos perfectamente”. Claro que sí, harpías, egoístas.  Y qué gran frase la de Liliana cuando dice que “nosotras pa´ provocar estamos solas, somos muy necias, insoportables y cuando decimos a fregar provocamos reacciones”.

Yo digo que toca no dejarse de las mujeres que son raza del demonio, tentación con cabellera, culebras con tetas, fuente de pecado. Yo para no tener problemas y a sabiendas que las mujeres son trampas de Mefisto, hace mucho tiempo que solo me relaciono con Onán.

Y los del Polo, los petristas y los liberales de Santos, el tahúr traidor, critican a la senadora Liliana por que dice cosas tan lindas, ingenuas y populares como “cuando iba dentrando a un concierto”  o “si mi marido me casca, yo me la gané”. ¿No defienden ustedes a los ignorantes, a los sin educación? ¿Pues entonces?

¿Malo darle en la jeta a las viejas provocadoras y malo hablar como habla la gente? Comunistas o desadaptados, como dicen en la Sergio Arboleda. ¡No ven que ella también habla científicamente de “celotipia” y de tilapia! Liliana es una catedrática, una académica sublime. ¡A ella sí no me la toquen! Su tesis “Pasión y delincuencia femenina” debe convertirse en manual de la liga de boxeo de Medellín.

Por lo demás, debo decir que ella, la querida Liliana, en realidad es mi vástago, mi hija que tuve con una a la que me tocó darle en la cara marica. No lleva el apellido Caspa porque hemos preferido que luzca el insigne Rendón de la familia de J.J. Eso vende menos pero cobra más.

Toda esa vaina contra el ‘Bolillo’ es mentira. ¿Van a creer las versiones de un desechable de La Macarena, ese barrio donde viven todos los subversivos como el Morales Riveira y los artistas y demás adictos? ¿Dónde están los videos que prueben que el gran ‘Bolillo’ zahirió o reconvino con cierta voluntad a la dama? Y si lo hizo, ¿qué?  El que esté libre de pecado que cobre el penalti.

Así entiendo yo desde lo penal esta encomiable defensa del derecho a la violencia contra la mujer.

Y los ataques contra Liliana Rendón son, esos sí, puro machismo. Prefiero pegarle a una mujer que contradecirla. Ante tanta molestadera, ¿no será mejor, como se hace en ciertos sectores musulmanes, pegarles a las mujeres antes de que cometan las faltas o errores o antes de que nos empiecen a joder?  Estoy, sin duda, por la cascada pre pagado, más reflexiva y menos espontánea, más pensada y metódica. Además no lo cogen a uno jincho en la calle, como al pobre ‘Bolillo’.

Corolario: aunque parezca poco conservador, yo si quisiera que Hernán Darío y Liliana salieran juntos una de estas noches a tomarse unos tragos en el bar Bembé. Una exitosa telenovela se ha iniciado: “La cascada”. RCN tiene la palabra…Por la penalización del aborto, contra el matrimonio gay y por el derecho a cascarle a las nenas,  vota conservador, vota ‘Bolillo’.