El mueble de la paz que exFarc le entregarán a Duque

22 de junio del 2019

Duque le encargó a exguerrilleros de las Farc una biblioteca y ya está lista.

El mueble de la paz que exFarc le entregarán a Duque

Jorge Quintero Cuéllar, Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

José Rafael Velázquez lidera un pequeño taller de ebanistería en el ETCR de Pondores, en el municipio de Fonseca, La Guajira, donde vive con unos 200 excombatientes más. El presidente Duque le encargó una biblioteca, la cual quiere que se convierta en un símbolo de paz.

José Rafael Velázquez admite que cuando ingresó a la guerrilla no sabía leer ni escribir, pero no por eso iba a permitir que una de sus obras de ebanistería, la biblioteca que le encargó el presidente Iván Duque, fuera a quedar con un error de ortografía.

En octubre de 2018 el presidente Duque visitó por primera vez un Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) y fue precisamente el de Pondores y estuvo ahí en el taller de José Rafael. “En la charla, el presidente dijo que quería una biblioteca para él, que fuera cómoda y el reto nuestro fue fabricarla”, cuenta José Rafael, quien prefiere que lo llamen Rafa, o Humberto, que fue el nombre que llevó durante 27 años en la guerrilla.

Jorge Quintero Cuéllar, Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

La biblioteca ya estaba terminada hace seis meses, construida con doce tablas de cedro macizo, de 30 centímetros de ancho por 120 centímetros de altura, pero había un error en la parte de arriba donde habían tallado a mano la sigla de la cooperativa de Farc a la que pertenece la ebanistería. Decía Coopazcol, en lugar de Coompazcol, como es la sigla original de la Cooperativa Multiactiva para la Paz de Colombia, creada por personas en proceso de reincorporación en La Guajira para manejar sus iniciativas productivas.

“La biblioteca quedó muy bonita y si uno no la detalla tanto no le nota el error, pero yo sí lo vi, y no podía entregar un trabajo así. Qué va a pensar el presidente, que somos analfabetas, no señor, a nosotros nos gusta hacer las cosas bien”, dice José Rafael, sentado en un taburete de madera, rodeado de aserrín, tablas y herramientas en su taller ubicado entre los arbustos que hay a un costado de las viviendas de cartón y drywall del ETCR de Pondores, en Fonseca, La Guajira.

Entonces convocó una reunión con todo su equipo, conformado en ese entonces por cuatro excombatientes, la mayoría excarcelados durante el proceso de paz, con los que hace año y medio montó la ebanistería. “Lo primero que hicimos fue tratar de arreglar el logo, pero lo acabamos de dañar, entonces decidí repetir el trabajo”.

Jorge Quintero Cuéllar, Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

Rafa aprendió a trabajar la madera en la cárcel, a donde llegó en el 2006 después de ser capturado en un operativo del Ejército. “Fue en una operación militar al sur de Bolívar, quedé sin munición, y me capturaron con varios camaradas”, recuerda. Estuvo preso durante diez años durante los cuales pasó por las cárceles de Cartagena, Cómbita y Valledupar. Como prisionero hizo varios cursos con el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) y con esa experiencia y los recursos de la renta básica fruto del Acuerdo de Paz decidió ahorrar para comprar unas herramientas básicas y emprender esta iniciativa productiva.

El taller crece

“Empezamos con un serrucho y una lima y hoy tenemos una sierra de mano, pulidora, segueta y un equipo manual básico”. Con esas herramientas han fabricado muebles a muchos de los excombatientes del ETCR, a funcionarios de entidades nacionales e internacionales y ahora hasta al presidente de la república.

Este año el pequeño taller dejará de estar entre los árboles y será un proyecto productivo de mayores dimensiones. Esta ebanistería es uno de los cuatro emprendimientos que financiará la Unión Europea para apoyar el proyecto Ciudadela de paz con el que los excombatientes planean construir 350 viviendas: 200 en Pondores, y 150 en el ETCR de San José de Oriente en Manaure, Cesar. Además de la ebanistería, se contempla la creación y el montaje de tres unidades productivas más, asociadas a la construcción: cerrajería, fábrica de ladrillos y una transportadora de materiales.

Lea también: El aguacate como muestra de berraquera en Cauca

Rafa será el líder del taller al que llegarán más excombatientes para construir las puertas, los mesones y todo lo que sea de madera en las que serán las nuevas viviendas de las Farc.

Jorge Quintero Cuéllar, Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

“Nosotros nos hemos tomado esta situación en serio. Estamos trabajando por la paz y por eso nos esmeramos tanto con todo lo que hacemos, incluyendo la biblioteca presidencial”, dice Rafa, en compañía de Araceli, su compañera desde hace 18 años cuando eran parte del Frente 37 que operaba en el sur de Bolívar. Ellos siguieron en contacto mientras él estuvo preso y se reencontraron en el ETCR de Pondores, donde ahora son una familia.

“Yo quiero mandarle un mensaje al presidente”, dice Rafa, “quiero que sepa que, aunque nunca fuimos parte de la sociedad civil, porque éramos guerrilleros, aprendimos a trabajar en la legalidad por las ganas de salir adelante, y eso es lo que quiero que piense cada vez que vea esta biblioteca, que sepa que ahora somos hombres de paz, que ya no tenemos un fusil en las manos y que lo que queremos es seguir trabajando por la paz”.

La biblioteca para el presidente ya está en Bogotá y será entregada próximamente al mandatario colombiano.

Jorge Quintero Cuéllar, Oficial de Información Pública – Regional Valledupar. Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO