¿Existió la muñeca inflable de los nazis?

¿Existió la muñeca inflable de los nazis?

22 de abril del 2016

Hace algunos años los diarios más prestigiosos de Europa realizaron una revelación sorprendente sobre el líder de los Nazis, Adolf  Hitler, según ellos, el Führer, durante la Segunda Guerra Mundial, mandó a diseñar un ejército de muñecas inflables para repartir entre los miembros de su equipo militar para satisfacer sus necesidades sexuales.

Lea también: Hitler tenía un micropene

La  idea era que los soldados cargaran en sus maletas estas muñecas, junto con el resto de objetos vitales de supervivencia, para de esa manera proteger  la raza aria y que ningún soldado sufriera algún  contagio de una enfermedad venérea.

Lea también: Historiadores aseguran que Hitler estuvo en Bogotá

El dictador pidió al doctor danés Olen Hannussen que creara un prototipo de muñeca nazi en plástico galvanizado, tenía que ser rubia, blanca, de ojos azules, estatura 1,76 cm, labios rojos, pechos grandes,  piernas, brazos y cabeza articulada y un ombligo bien diseñado.

El nombre que se le dio fue Borghild, extraído de la mitología nórdica. Los expertos que contrató Hitler  para su experimento fueron: un doctor, un escultor, un especialista en materiales sintéticos, un peluquero y un mecánico, los cuales se enfrentaron  a la difícil tarea de realizar un prototipo que tuviera una textura igual a la piel y órganos sexuales reales.

Aunque los investigadores querían que el molde fuera semejante a la actriz Käthe von Nagy, ésta se negó al experimento, la excusa de la artista fue que no quería que sus hermosos rasgos pasaran por las manos de todos los soldados alemanes, así que el equipo logró que las atletas germanas Wilhelmina von Bremen y Annette Walter prestaran sus cuerpos para que sirvieran de modelos.

Para 1941 se llegó a decir que el proyecto diseñó tres tipos de muñecas distintas, pero el trabajo se vino al piso cuando los bombarderos aliados destruyeron la fábrica que había recibido el encargo de producir en serie la Borghild.

Otro informe dice que el proyecto  Borghild nació porque las tropas alemanas comenzaron a tener sífilis, una enfermedad de transmisión sexual, un terrible enemigo en las tropas, Hitler  estaba  preocupado por la integridad de sus soldados y además porque no quería que se contaminara la pureza de la raza aria.

Sin embargo, hay que advertir que en su momento la historia fue dada como cierta, la revista Muy Historia por su lado indica que la versión carece de cualquier base documental. Son muchas las dudas que encierra esta noticia, publicada por primera vez en el diario sensacionalista alemán Bild.