Él tatua las mujeres que derrotaron el cáncer de mama

Él tatua las mujeres que derrotaron el cáncer de mama

4 de Septiembre del 2015

Fabián Henao suelta una carcajada cuando le dicen que los tatuajes producen cáncer.

Antes de que se acabe el año, Fabián habrá tatuado a cerca de cien mujeres que sobrevivieron al cáncer de mama.

Este hombre, nacido en Armenia, Quindío, hace 37 años y que tatúa desde hace 21, empezó hace una semana una campaña sin fecha de culminación: tatuar gratuitamente el pezón y la areola de las mujeres sobrevivientes de cáncer de mama que se han sometido a la intervención de la mastectomía y reconstrucción de senos. También le puede interesar: Dos recetas ‘benditas’ para pacientes con cáncer

¿Cómo lo hace?

Con una técnica de tatuaje llamada ‘realismo’, Henao ayuda con el proceso de recuperación sicológica de las sobrevivientes de una enfermedad que solo en Estados Unidos mata a 40 mil mujeres al año y se le detecta a un millón.

Lea también: La primera mujer blanca que se tatuó la cara

“Es una técnica avanzada de tatuaje donde por medio de sombras e iluminaciones se logra crear un efecto visual que lo que hace es dar la sensación de que los objetos están ahí, como puestos, como una sensación de volumen. Pero no deja de ser un tatuaje en la piel, pero si alguien se acerca, por ejemplo, a un metro de distancia, tiene la sensación de que está con un relieve”, explicó en diálogo con KienyKe.com.

También lea: Cifras de cáncer de mama aumentan en Colombia

Impactado por los datos que daban cuenta de la alta mortalidad de la enfermedad, Henao sintió que tenía que hacer algo.

“Sabía que con mi talento podía ayudar durante la recuperación sicológica y el autoestima de estas guerreras. Esa fue mi motivación más grande”.

Invadido por un poderoso sentimiento de ayuda, Fabián prendió su computador, entró a Facebook y escribió un mensaje que rápidamente se volvió viral.

“Porque dos horas de mi tiempo aportan para una vida de confianza. Me uno y sigo el ejemplo de grandes artistas. Aportando mi talento en la lucha contra el cáncer de mama. No es mucho, pero es algo. Por favor compartir, es muy importante que llegue a todas esas mujeres que han librado esta batalla. Imagen de referencia (artista Vinnie Myers)”

Lienzos-C

“Sinceramente no sabía la magnitud y el impacto que esto iba a generar. Lo hice pensando en las personas de Armenia y de pronto de los al rededores, pero a la mañana siguiente me di cuenta que la publicación la habían visto 25 millones de personas”.

Los mensajes no pararon de llegar, el teléfono no paró de sonar y la bandeja de entrada de mensajes de su Facebook, rápidamente colapsó.

Consternado por el impacto de su iniciativa, Fabián tomó una decisión. “Esto lo voy a hacer toda la vida”.

“Inicialmente dije que la campaña iba hasta el 31 de diciembre de este año, pero al ver el revuelo que se formó y que empezaron a llegar mensajes de Chile, Argentina, México o Panamá, decidí regalar tatuajes a las sobrevivientes del cáncer de mama hasta que me muera”.

Aunque exitoso, el inicio de la campaña no ha sido fácil. Alguien trató de poner el palo en la ruda, pero rápidamente, Fabián denunció en Facebook.

“Con mucha tristeza debo contarles que personas mal intencionadas y al parecer con problemas mentales, reportaron la imagen de la campaña donde se muestra el tatuado de pezones para mujeres que han padecido cáncer de mama, me parece una falta de respeto no solo para mi sino para toda la comunidad que ha estado interesada y se esta beneficiando de esta labor, no quiero que piensen que la campaña terminó, estamos buscando una solución para evitar la censura por parte de los señores de Facebook, que tienen una red llena de pornografía , virus y spam, y se ensañan contra algo que no le hace mal a nadie”.

Aunque la iniciativa fue idea de Fabián, para tatuar pezones se inspiró en Vinnie Myers, un tatuador estadounidense que desde hace años se dedica a esto. “La diferencia es que él cobra entre 700 y 1000 dólares por cada pezón”.

En Colombia, muy pocos podrían pagar este dinero.

“Incluso me han llamado personas de Estados Unidos que me comentan que desde hace años se han dejado así porque no han tenido los recursos suficientes para pagarlo, es muy costoso”, cuenta Fabian.

Y no es que Henao sea millonario. Mantiene su familia a punta de tatuajes. En Armenia tiene Lienzos de Piel, un estudio de tatuajes en el que trabaja para él y su hijo de diez años de edad.

“Mi agenda normal de trabajo como tatuador está programada por dos meses, a las mujeres que están en el proyecto les he venido progrmado espacios en esas fechas”. De aquí a octubre espera tatuar 25 mujeres.

“A esto”, dice Fabián con acento paisa sutil y elegante, “no se le puede poner ni límite de tiempo, ni límite de fronteras”.

A principios de noviembre viajará a México. “La meta es tatuar en cuatro días cincuenta mujeres”.

“Las personas que me contactaron me pagan los vuelos, los viáticos, pero, como yo necesito seguir produciendo, para además de cumplir con esta labor social, seguir sosteniendo a mi familia,  llegamos un acuerdo. La idea es dividir los días que esté en México en dos partes: una exclusiva para la campaña de tatuaje de pezones gratis y la otra parte del tiempo para realizar mi trabajo como tatuador profesional. Así de esa manera genero algo de dinero y no dejo de lado la campaña”. Fabián estará en el Distrito Federal y en Puebla.

Fabian-Henao-C

“Los que me llevan son particulares, personas que se inspiraron e hicieron vaca para llevarme. Me causa curiosidad de cierta manera han sido afectados por la enfermedad”.

¿Cómo diseña el pezón?

“Lo que hago para que ellas se vean involucradas en el proceso, es que les tomo una foto de valoración, la subo al computador y por medio de un fotomontaje, ponemos los pezones para que ellas ven en la pantalla cómo van a quedar, luego cuando pasamos al estudio, se les dibuja con marcador encima de la prótesis y jugamos con los colores.

La mayoría de ellas tienen parte de lo que era el pezón y nos basamos en ese color. O con algunas que no tienen nada, jugamos con los colores en computador. Para que ellas escojan el color del seno que se les va a tatuar”. Fabián puede dibujar un pezón en 20 minutos.

¿Algún otro tatuador hace esto en Colombia?

“No. Sé que un tatuador con un nivel profesional avanzado puede llegar a hacerlo, pero muy pocos van a prestar su trabajo, su tiempo y estudio para realizarlo”.

Es claro que tatua pezones gratis. ¿Pero si lo hiciera, cuánto cobraría?

“La tarifa aproximada sería más o menos de 150 mil pesos por pezón, hablando de mi trabajo, porque el de otros colegas sería más costoso. Lo que pasa es que trato de acomodar todo al factor tiempo, por ejemplo, yo un tatuaje de un rostro lo hago en menos de dos horas, otro colega se demora entre cuatro y seis horas, cobro en relación tiempo porque puedo hacer muchos más tatuajes en un día”.

Para Fabián Henao el dinero pasa a un segundo plano, lo motivan otras cosas. “Las sonrisas de ellas y sus lágrimas de alegría me impulsan aún más”.