“Sueño jugar en el Manchester City y con Falcao García”

17 de julio del 2018

El fútbol uruguayo es férreo, de garra y mucho sacrificio. Los jugadores que salen de esas tierras, y los foráneos que llegan a probar suerte, nunca vuelven a ser los mismos. El juego se vive como si la sangre corriera por el cuerpo en milésimas de segundos. Muchos han sido los colombianos que han iniciado […]

“Sueño jugar en el Manchester City y con Falcao García”

El fútbol uruguayo es férreo, de garra y mucho sacrificio. Los jugadores que salen de esas tierras, y los foráneos que llegan a probar suerte, nunca vuelven a ser los mismos. El juego se vive como si la sangre corriera por el cuerpo en milésimas de segundos.

Muchos han sido los colombianos que han iniciado en el balompié de ese país para formarse profesionalmente. Carlos Sánchez es uno de los ejemplos más recientes de esta situación.

Fernando Caicedo es un nombre que aún no resuena en el deporte sudamericano. Pero que con el tiempo espera brillar para ser uno de los jugadores prestigiosos de la Selección Colombia Sub-20 y la de mayores.

“Llegué a Uruguay para jugar en el Torque y ser un profesional luego de terminar mi proceso en la reserva”, afirmó Caicedo a KienyKe.com.

El delantero, de 1.86 metros, viste de Jean, tenis blancos y saco del mismo color. Es el mismo que salió a probar suerte dejando atrás su amada tierra: Buenaventura.

Solo tiene 18 años y habla con claridad. El fútbol, como la vida, le ha enseñado a ser paciente y aprender del día a día. Sabe que la disciplina y el sudor de la frente le servirán para cumplir sus sueños en par de años.

“Ahora que estoy en el grupo City puedo aspirar a mi gran objetivo que es llegar al Manchester City. Antes parecía muy lejos y ahora parece mucho más cercano aunque soy consciente de la dificultad que tiene esa meta”, señaló.

La adaptación para Fernando Caicedo le ha traído algunos dolores de cabeza. Sin embargo, sabe que cada obstáculo que se le presente en la vida solo significa una oportunidad más para superarse a sí mismo.

En Uruguay y en Argentina ha tenido que ver algunos hechos racistas que le han provocado un mal episodio. Ofenderse sería darle gusto a quienes buscan hacerle daño. Su único objetivo es demostrar que es “echado para adelante y que no teme enfrentarse a los retos de la vida”.

“Me pueden decir negro de forma despectiva y no pasará nada porque estoy muy orgulloso de lo que soy. No quiero cambiar la humildad ni las cosas buenas por experiencias como esas que uno se puede encontrar dentro y fuera de Colombia”.

Tendrá su primera temporada profesional en 2018. Se levanta a las 6:00 a.m. y camina con su ropa deportiva cinco minutos desde su casa para que su compañero Santiago Molina lo recoja y lo lleve al entrenamiento del club. Desayuna y permanece hasta mediodía en el predio del equipo para luego llegar a su casa en horas de la tarde. En unos días se mudará a un nuevo apto en Montevideo. Poco a poco consigue lo que siempre soñó.

“No me puedo dejar llevar por querer más dinero y preocuparme solo por eso. El fútbol lo aprovecha a uno y uno debe aprovecharlo también pero sin pasar por encima de nadie, ni malgastar porque esta es una carrera corta”.

Su familia lo apoya e incluso lo ha visitado en Argentina, cuando estuvo en inferiores de Defensa Justicia y River Plate. Eso hace que no se sienta solo. Su corazón siente el cariño de sus seres queridos que, al igual que él, sueñan verlo con la camiseta de la Selección Colombia y el Manchester City.

“Ojalá algún día lo pueda cumplir y además jugar con Falcao García en la ‘tricolor’. Lo admiro y me gustaría conocerlo como persona y futbolista. Es un ejemplo”, confiesa Fernando que en pocas semanas estará en la primera del fútbol uruguayo peleando por su propio destino.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO