El alma de músico de quién trajo el Marriott a Colombia

Cortesía

El alma de músico de quién trajo el Marriott a Colombia

2 de marzo del 2018

Bajo el traje, la corbata y las zapatillas que a diario usa Fernando Poma, como vicepresidente ejecutivo de Real Hotels and Resorts, los dueños de los hoteles Marriott en Colombia, hay un músico. Uno que pasados sus 40 años quiso seguir el camino que su corazón le dictó desde cuando era niño, y el mismo que cuando sube a un escenario le hace cambiar la camisa por una camiseta, el pantalón por unos jean y el calzado formal por unos tenis.   

Hoy, a sus 46 años, ya puede decir que cumplió su aspiración de tener un disco: Su banda, Steady Rollin, que conformó junto a dos buenos compañeros – Gerardo Pardo, en el bajo, y Bejamín Andrade, en la batería-, lanzó la producción titulada Love & Loss, en Bogotá. 

Cortesía

Y aunque Poma no abandona su trabajo como alto ejecutivo, siente que ha cumplido un sueño, que se combina a la perfección con su otra pasión: La hotelería. 

Fernando es salvadoreño, y en ese país centroamericano vivió la primera etapa de su vida hasta que sus padres decidieron llevarlo a Estados Unidos. Estudió, viajó por Europa y en el 2000 regresó a manejar el negocio de la familia. “Siempre me gustó la hotelería, por eso estoy encargado de toda la parte hotelera del Grupo Poma”, le contó a Kienyke.com.

Pero algo faltaba. La rutina lo absorbía y pospuso el llamado de su corazón. La música, que corre por sus venas por herencia de su madre, Florence, lo enamoró desde los cuatro años. Para los 13 ya tocaba guitarra a la perfección. En el colegio y en la universidad era un ‘chico rockero’.  

Cortesía

“Eventualmente, por razones de trabajo, tuve que dejar de tocar. Pero después de los 40 dije que los años estaban pasando muy rápido. Hay gente que entra como en piloto automático, hace lo mismo todos los días y después se muere. Yo no quiero tener lamentos. Para mí lo más importante es el tiempo y hacer las cosas que realmente me gustan”, explicó. 

El ahora o nunca literalmente tocó a su puerta y tras conformar su banda con Gerardo y Benjamín, empezó a escribir canciones. De ese periodo de inspiración son las 10 composiciones que incluye el disco. “Son historias reales, muy personales, que jamás haría públicas si no estuvieran disfrazadas en música”, explicó Poma. 

“Tuve un despertar. Sentí que la vida era demasiado corta para vivirla de una manera tan convencional. Lo que quería era lograr una vía nueva para sacar el instinto de innovación y artístico que tengo adentro, que es lo que en los negocios me ha permitido diferenciar los hoteles a través de múltiples conceptos únicos”. Fernando Poma

El equilibrio entre la vida laboral y la de artista no es tan sencillo, pero para Poma vale la pena el intento por conseguirlo. El tiempo para la música lo saca de sus tiempos libres, sin olvidar los espacios para compartir con su familia.

Cortesía

“En una relación se tiene que encontrar a la persona que te ayude a ser la persona más auténtica de ti mismo. La música es parte de mi ADN y por eso necesito expresarla”, contó. 

También es fundamental para su proyecto de vida contar con personas de confianza en su equipo de trabajo. “Entiendes que lo más importante es la gente y crear un equipo 10 que puede trabajar bajo tu liderazgo. Solo me meto en las áreas en donde realmente me tengo que meter, y así tengo el tiempo para dedicarme a la música”, comentó. 

Por ahora no sabe si el camino artístico será tan exitoso como el laboral, pero eso no le preocupa. Está convencido de que sea cual sea el resultado y adónde pueda llegar, lo importante es el proceso. “Me encanta  y es lo que le digo a los jóvenes en cualquier área, tienen que trabajar en lo que realmente sean dichosos, esa es la clave de la innovación”.

Finalmente, para antojar a los que no conocen su música, la definió como una mezcla de rock alternativo, clásico, blues y balada. “Expresa cierta desesperación y tristeza. Cada canción y melodía es diferente, una vivencia real. No hay un género definido y es bonito porque no aburre y, en cambio, es una manera de conectar con la gente”.