La Filarmónica de Soacha brilló en Europa

17 de noviembre del 2018

Una entrevista al maestro Guillermo Escobedo.

La Filarmónica de Soacha brilló en Europa

Filarmónica de Soacha / Foto: Steffany Rodríguez

La música que emanan los diferentes instrumentos de viento y percusión permite que las bandas filarmónicas narren a partir de las partituras historias de grandes hazañas. En Colombia, estas orquestas han propiciado importantes obras que hoy siguen resonando gracias a diferentes grupos, algunos de ellos juveniles.

Este género musical, ha permanecido durante siglos dentro del ejercicio musical y en los últimos años, surcado entre otros géneros como el pop o el reggaeton. Por ejemplo, hace unos días la Filarmónica de Bogotá ganó un Grammy Latino a “Mejor Ingeniería de Grabación para un Álbum”, todo un hito para la música de bandas en el país.

Pero no solo la orquesta de recorrido como la de Bogotá, ha tenido éxito a nivel internacional. En Soacha, Cundinamarca, hace 27 años nació una filarmónica que representaría a este lugar en diferentes eventos, y que en este 2018 sorprendió a los habitantes de este municipio y del país tras alcanzar el segundo lugar en el Concurso Internacional de Bandas de Valencia, España.

El maestro Guillermo Escobedo, quien inició con este proyecto en 1991, habló con KienyKe.com sobre su vida, cómo llegó a dirigir una de las bandas filarmónicas más importantes del país y el impacto que genera la música en un municipio como Soacha.

El maestro Guillermo Escobedo / Foto: Steffany Rodríguez

Nacido en Manizales, Escobedo llegó a Bogotá desde muy niño. Su padre, el también director de bandas Jesús Escobedo, fue la persona que le inyectó la música por las venas. “Mi papá es pensionado de la banda del Batallón de la Guardia Presidencial, igualmente estuvo en la banda sinfónica de vientos de Boyacá y perteneció a la banda del INEM de Tunja y dirigió la banda de Chocotá por más de 21 años”, contó el manizaleño.

Por su padre terminó en los mismos pasos de él, recorriendo los surcos que proyecta el mundo de la música sinfónica. Iniciando la década de los noventa, en el municipio de Soacha se empieza a gestionar la creación de una banda, proyecto al que llegó el maestro Escobedo. “En ese momento, la Lotería de Cundinamarca, en específico el doctor José Martínez, me manifestó cuál era la idea, qué tocaba hacer, y fue así como en mayo del 91 empezamos la convocatoria para conformar el grupo, empezamos con la formación teórica porque no habían instrumentos”, manifestó.

“Era un reto, algo novedoso, en esa época ya había pasado por el municipio, pero nunca pensé trabajar aquí”.

Asimismo, confesó que gracias a la ayuda de la alcaldía, que facilitó un salón en el Instituto Educativo General Santander, todo el proceso pudo seguir su rumbo. Él, se montó en el proyecto e inició a convocar a jóvenes, niñas y niños, a través de los colegios donde personalmente iba a explicar lo que sería la primera banda filarmónica de Soacha. “Ya en enero del año 92 se recibió por parte de la Lotería de Cundinamarca, un instrumental básico para banda y se inició el proceso de lo instrumental”, aclaró Escobedo.

Por el municipio, que se ubica al sur sin división alguna con la gran urbe bogotana, rondan serias problemáticas que cualquier ciudad de Colombia padece. Violencia, un tráfico colapsado, pobreza, y miles de jóvenes que carecen de oportunidades que permiten modificar sus entornos y sus proyectos de vida.

Niños y jóvenes participan en la banda / Foto: Steffany Rodríguez

“Hay quienes duermen aquí en Soacha pero no viven en Soacha, porque no son participes, y todo esto genera inconvenientes. Entonces, la idea es que este tipo de espacios genera una posibilidad, una oportunidad para que los niños, niñas, jóvenes, vengan a invertir su tiempo en algo positivo, constructivo”, dijo Escobedo frente al municipio.

Filarmónica de Soacha conquista Valencia, España

Como una petición del destino, tras años de trabajo en conjunto con los jóvenes del municipio, el pasado mes de julio la Banda Filarmónica de Soacha recibió el segundo lugar en el importante Certamen Internacional de Bandas de Música de Valencia, y con sus destrezas demostraron estar entre los mejores participantes y por encima de otras bandas de origen europeas.

“Es uno de los certámenes reconocidos a nivel mundial, donde seleccionan a cada grupo a partir de su hoja de vida, de su trayectoria. Gracias a nuestra hoja de la vida que ha sumado reconocimientos a nivel departamental y nacional se hizo meritorio por el jurado participar”, comentó el maestro.

Gobernación de Cundinamarca

A través de las bandas y otras manifestaciones musicales, todo se resume a darle vida a la música y darle vida al país por este inspirador medio. “La satisfacción llega cuando uno ve los resultados, nosotros en el departamento durante mas de 10 años fuimos los mejores. En los concursos de carácter nacional hemos ganado, y con esta participación a nivel internacional y esos momentos cuando uno recibe un reconocimiento así es de lo más placentero porque ahí se refleja el esfuerzo de uno”, afirmó el maestro.

“Tratar de transmitir la música, es la labor que hay que hacer”.

Para Soacha, este Escobedo solo tiene agradecimientos, pese a que las malas noticias inundan, Soacha termina siendo una cuidad de oportunidades, “y yo tuve una gran oportunidad aquí, donde desarrollé mi proyecto de vida, muy agradecido con este municipio que me ha albergado”.

La realidad es que esta tierra de más de medio millón de habitantes, está repleta de jóvenes que tienen un talento inigualable y proyectos como el de la filarmónica son esos espacios idóneos para que el talento surja y se fortalezca. Todo con el objetivo de contribuir a que Soacha tenga una mejor cara.

“Aquí hay muchas cosas positivas, que le dan un buen nombre al municipio. Poner ese grano de arena para que Soacha resalte por sus cosas positivas es parte de mi trabajo”, finalizó diciendo el maestro Guillermo Escobedo.

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO