La mujer que reclama ser dueña de la mejor finca de Tirofijo

18 de septiembre del 2016

Con 1.573 hectarias, tiene pista de avión y cancha de fútbol. Allí se reunió Pastrana con el líder guerrillero.

Alt Finca de Tirofijo

En las Farc todos conocen Caquetanía como la finca de Tirofijo. Es una gigantesca finca ubicada en los Llanos del Yarí. Cuenta con helipuerto, pista de aterrizaje, cancha de fútbol, cultivos y establos para ganado. Se trata de uno de los bienes que la Fiscalía asegura hacen parte de las propiedades de Manuel Marulanda Vélez.

 Lea también: La historia jamás contada de Rigo, el hijo enano de ‘Tirofijo’

Sin embargo, hay María Nancy Hinestroza Guzmán, con documentos en mano, asegura se la legitima dueña de las 1.573 hectáreas que componen la finca. Según ella, las tierras le fueron arrebatadas por la guerrilla, la misma que mató a su esposo, el legítimo dueño, quien había adquirido los terrenos en la década de los ochenta.

Además: La infancia de Timochenko

Caquetania es icónica. A lo largo de sus tierras los guerrilleros se sienten como en casa. Ellos mismos la arreglan, utilizan la pista de aterrizaje y el helipuerto. Incluso fue el lugar en el que el expresidente Andrés Pastrana se reunió con ‘Tirofijo’ cuando se realizaron los diálogos del Caguán.

También: Timochenko, un nerd. Santos, un militar de corazón

Hoy se espera que la finca que figura como una de las grandes siete propiedades que dejó el fundador de las Farc, entre en el proceso de reparación de víctimas para ser repartida entre cientos de desplazados.

Pero el organismo no tomó en cuenta a Nancy. La mujer, que habló con el diario El Tiempo, afirma que tiene las pruebas necesarias que demuestran que es la titular de la finca. Este sería el primer gran reto en materia de reparación de víctimas para la nación: ¿Aceptar que a esta mujer se le violentó y por lo tanto se le debe devolver la finca o aprovechar esta gran extensión de tierras para repartirla entre muchos afectados por el conflicto?

A principios de 1982 Caquetanía era un extenso terreno baldío. Augusto César Oyuela Rojas llevaba un par de años en el Yarí y estaba buscando una propiedad. De esta forma logró negociar la finca con unos colonos de la región y poco a poco la fue acondicionando, con ayuda de Nancy, su esposa. Líderes guerrilleros, entre ellos ‘Martín Sombra’, conocido como el carcelero de las Farc, reconocen que la propiedad le pertenecía a “un mafioso, un tal Augusto, y a su esposa Nancy”.

Todo parecía paz y tranquilidad. Pero no contaban con que a los pocos años llegaran, de a poco, grupos paramilitares, organizados por Gonzalo Rodríguez Gacha, ‘El Mexicano’. De un momento a otro empezaron a invadir la zona enfrentándose con las Farc, que ya empezaba a hacer presencia en la región en esa época.

Caquetania, la finca de Tirofijo

Con el paso del tiempo, las Farc se fortalecieron. En 1995 Augusto fue llamado a un caserío por alias ‘Kabir’, el segundo al mando de la columna Teófilo Forero. Allí, junto con otro hacendado fue ajusticiado supuestamente por ayudar a los paramilitares.

Desde entonces, la guerrilla hacía campamentos en Caquetania, transitaban libremente por sus campos y se enfrentaban a la Fuerza pública, mientras Nancy y su familia entaban en medio de las balas que cruzaban por el aire.

Una ocasión el ‘Mono Jojoy’ se presentó ante Nancy: “‘Buenos días, mi señora’, ¿usted sabe quién soy yo?’ Le respondí: ‘Sí señor’. Me dijo: ‘Vengo a explicarle, porque yo estaba mal informado. Me habían dicho que usted había firmado con la comunidad un documento donde le hacía entrega del aeropuerto y que la bodega era de propiedad de la comunidad’”, le cuenta al diario.

Le ofrecieron comprar la pista de aterrizaje y la bodega, pero ella se negó. Le dijo que construyeran allí, pero que la tierra seguía siendo de ella. Jojoy aceptó. Desde entonces los militares creen que Caquetania fue vendida a las Farc y que ella les colaboraba. En cambio, la guerrilla asegurá que colaboraba con el ejercito en contra suya.

Es por eso que un día, en 2009, fue sacada de los predios bajo amenazas de Guillermo Bolívar Córdoba, alias ‘Dúmar’, jefe del frente 62 de las Farc dado de baja en 2012. Desde la capital intentó vender la propiedad, pero el certificado de libertad decía que estaba en proceso de extinción. En octubre del año pasado le llegó una notificación del grupo armado: La finca ya no le pertenecía, ahora era parte de los bienes de las Farc-EP y aparecía como propiedad de Manuel MArulanda Vélez, Tirofijo.

Pero Nancy no se da por vencida. Se presentó a la Unidad de Restitución de Tierras con todos los documentos y testimonios, entre los que se encuentra el del Coronel (r) Cesar de la Cruz Páez, comandante del Batallón Cazadores en San Vicente del Caguán, quien asegura que ella es la dueña. El estado ahora deberá tomar la difícil decisión de devolver las tierras a la mujer o repartirla a las víctimas como parte de los terrenos extinguidos a las Farc. Sin duda un gran reto cuya culminación causará, de una u otra forma, inconformidad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO