Descubra si le tiene fobia al embarazo

Descubra si le tiene fobia al embarazo

9 de julio del 2014

El miedo al embarazo es una conducta natural en todas las mujeres. Existe un grupo a quien le preocupa los cambios de vida, la salud del bebé que viene en camino e incluso la transformación de su cuerpo. Se trata de una serie de inquietudes pasajeras y que son superadas a lo largo de los nueve meses de gestación. Pero hay otro grupo de mujeres con fobia al embarazo (tocofobia), es decir miedo irracional al estado y al parto. De no ser tratada esta dolencia puede traer problemas para la salud física y mental, como ignorar el embarazo.

Lea también: ¿Fobia a las mujeres hermosas?

Según Diego Castrillón, magíster en psicología clínica y presidente de Psicólogos con Dignidad, esta fobia puede tener razones explicables como el gran número de intentos fallidos para concebir un bebé. Así como el temor a transmitir una enfermedad genética, síndrome o malformación. Las violaciones o traumas de la infancia pueden provocar este temor.

Por otra parte, hay razones inexplicables como el miedo a ser rechazada socialmente, a no poder escalar una posición en la empresa donde se trabaja y a la exclusión familiar cuando no hay buenas relaciones entre los miembros. “En cuanto al parto, hay mucho miedo al dolor. Este puede ser exagerado y persistente”, indica el especialista.

Diego Castrillon

Como en todas las fobias, en la fobia al embarazo, o tocofobia, las mujeres se enfrentan a cuatro posibles respuestas. La primera es a la  inmovilidad o estupefacción.

Otra respuesta es la evitación, es decir, que evitará todo contacto físico y sexual con otras personas. También extremará las medidas para no concebir. “Por ejemplo, las mujeres que tienen un dispositivo intrauterino y deciden además tomar pastillas anticonceptivas y usar un condón para evitar el embarazo. Es extremo. La intención es que no existan posibilidades”, explica Castrillón.

La tercera respuesta es la huida. Suele suceder en medio de una relación sexual y consiste en interrumpir la actividad de manera abrupta para así evitar el embarazo. Finalmente, está la agresión en medio de un encuentro íntimo y el rechazo a la pareja.

Lea también: Las fobias sexuales generan amargura 

La fobia al embarazo puede aparecer en la adolescencia o en cualquier momento de la vida fértil de la mujer. En algunos casos desencadena otro tipo de enfermedades relacionadas al consumo de medicamentos para provocar abortos o al exceso de dosis de anticonceptivos. “Alguna vez conocí a una señora del campo que usaba boñiga para introducirse en la vagina y cambiar el pH de esta. Así evitaba el embarazo. Pero esto le provocaba infecciones graves”, comenta el psicólogo.

Miedo embarazo

Como todas las fobias, el especialista debe evaluar el origen y la causa. Se analiza la crianza y los hechos traumáticos que vivieron personas cercanas como las hermanas, tías y amigas. También es recomendable tratar el tema con la mujer, su pareja y el psicoterapeuta. Así se podrá garantizar una mejor calidad de vida para la posible madre y el hijo.

Todos los seres humanos somos vulnerables al miedo. Por ejemplo, la mayoría de las personas compartimos el miedo a la oscuridad, las alturas, a los animales pequeños, rastreros y rápidos. También a los animales grandes y a los ruidos fuertes. Sin embargo, hay personas genéticamente dispuestas para ciertos miedos o que han vivido experiencias traumáticas y tienen más  disposición a desarrollar una fobia. La tocofobia es poco común, No hay cifras exactas pero se estima que está muy debajo de 1% de la población. Los hombres pueden padecer una fobia parecida pero en menor medida porque ellos no sufren el mismo dolor al momento de parir.

Finalmente, el doctor Castrillón comenta que las tasas de natalidad en el mundo han disminuido. Pero no es cuestión de miedo. Este fenómeno tiene que ver con elecciones de vida porque ahora las mujeres deciden tener un hijo después de los 30 y uno solo. También por la situación económica, el desarrollo de carrera y proyectos de estudio.