Francia, un campeón lleno de cábalas

15 de julio del 2018

El camino a la final de la Copa del Mundo, con seis partidos, sirvió para demostrar que la renovación del equipo, la asociación y la rapidez fueron la clave para que Francia haya alzado el trofeo por segunda vez en su historia. 67 millones de franceses cantaron ‘allez les blue’ o ‘viva la france’ para […]

Francia, un campeón lleno de cábalas

El camino a la final de la Copa del Mundo, con seis partidos, sirvió para demostrar que la renovación del equipo, la asociación y la rapidez fueron la clave para que Francia haya alzado el trofeo por segunda vez en su historia.

67 millones de franceses cantaron ‘allez les blue’ o ‘viva la france’ para alentar al equipo que con un trabajo previo en competencias como la Eurocopa del 2016. Desde allí mandaron alertas sobre un equipo que con diferentes características haría historia.

Francia se destacó en Rusia también por sus cábalas, que en cada partido pasaron desapercibidas pero que los jugadores y cuerpo técnico se aferraban a ellas, junto a un buen planteamiento técnico, llegaron al objetivo: ser campeones del mundo.

Superstición y buen fútbol, fue la esencia de Francia. El equipo ‘galo’ siempre en las conferencias de prensa en Rusia asistieron el arquero Hugo Lloris y el técnico Didider Deschamps, nadie más del equipo fue. Al igual, que en en los partidos Francia nunca repitió los colores del uniforme. Además Adil Rami, jugador de 31 años no ha actuado ningún minuto en Rusia, pero antes de cada partido algunos jugadores como Antoine Griezmann le tocan la barba y aseguran que les da suerte.

“Trae buena suerte. Lo hice antes de los otros partidos y lo haré antes de la final. Somos cinco o seis compañeros los que le tocamos el bigote a Adil. Lo único que le pido es que se cuide le barba y la tenga más suave”, soltó el delantero de Atlético de Madrid.

⭐️⭐️ #FiersdetreBleus ????????

Una publicación compartida de Equipe de France de Football (@equipedefrance) el

De cábalas no se gana ningún partido pero sirven para mantener la fe. No obstante, Francia lo complementó con sus estrellas y encantó a los fanáticos del fútbol. Uno de ellos fue Kylian Mbappé, con tan solo 19 años ha demostrado que tiene un potencial para próximas citas orbitales y estar en los mejores equipos. Sus contraataques junto con el trabajo silencioso en el medio con Ngolo Kanté hicieron que el equipo funcionará de manera ordenada y ataque en los momentos claves para desequilibrar a sus rivales: Perú, Australia, Dinamarca, Argentina, Uruguay, Bélgica y ahora en la final del campeonato del mundo ante Croacia.

El triunfo es para los jugadores y cuerpo técnico. La felicidad es compartida con un veterano que en 1998 luego de ganarle en la final a Brasil alzó la copa por primera vez para Francia. Didier Deschamps buscó que los jugadores más jóvenes de la selección saborearan la gloria de la competencia más importante de fútbol al ganarle a Croacia en la final y ahora el trabajo será no olvidarla, para seguir sumando y ser un referente en próximas ediciones.

Francia deslumbró con su juego, un día después de la Toma de la Bastille, para ahora conquistar Moscú y tener todas las miradas para el nuevo campeón del mundial. La Marsellesa sonará una y otra vez a su llegada en París, con el título en sus manos y la satisfacción del deber cumplido.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO