Él es la voz de ‘Tal Cual’

Él es la voz de ‘Tal Cual’

20 de agosto del 2015

Por: @jcmentefacto

Francisco Hernández tiene 63 años, lleva 45 sin cortarse la barba y 15 haciendo la voz de Tal Cual, sin embargo, dice que no le alcanzarán los años para ver realizado su sueño más grande.

“Quisiera que todos viviéramos en paz. Es un sueño que va más allá de lo que está pasando en La Habana, tiene que ver más con lograr una paz interior que nos permita entender que nuestro pensamiento no es el único, y que no hay que hacerlo prevalecer por encima del de los demás, es algo utópico”, reconoce, “pero es lo que pienso”.

Lea también: El hombre que vende Chocoramo y Pony Malta en Dubai

La paz, pero sobre todo el respeto, es la obsesión de ‘Pachoache’, como prefiere que le digan. Movido por esa inquietud decidió crear a Tal Cual, un personaje de ficción que encarna realidades y que vive para hacer respetar los derechos de los consumidores.

“Tal Cual es una representación gráfica de alguien común y corriente que se cuestiona sobre temas de interés general y trata de encontrar respuestas claras a esas inquietudes que podemos tener todos”.

También le puede interesar: ‘El Fuicioso’, el meme que desplazó la violencia

Pese a que Tal Cual cumple 15 años de estar al aire, en realidad la idea nació mucho antes, cuando Pachoache estudiaba diseño gráfico y publicidad en la Universidad Nacional.

Lea también: El hombre que evitó la Tercera Guerra Mundial 

“Antes de graduarme hice caricaturas para diferentes periódicos y revistas. Por allá el año 1980 cree un personaje llamado ‘Chispita’, lo que él hacía era entrevistar a personas del deporte en un programa de media hora”.

A Chispita le dio vida un año hasta que apareció Tal Cual.

“Hasta hace 15 años  que se me dio la oportunidad. Pensé que lo que era Chispitas, lo podía aplicar con Tal Cual pero con todos los temas y más con los que tienen relación con el consumo, al fin y al cabo todos somos consumidores”.

El nombre de la caricatura surgió de forma espontanea. Este hombre, que piensa cuidadosamente las palabras que dice, reconoce que Tal Cual debe el nombre a su abuelo.

“Cuando publiqué el primer dibujo en el ‘El Espacio’ lo firmé con el seudónimo ‘Tal’. Al llegar a la casa, mi abuelo me dijo que al llamarme ‘Tal’ de pronto me dirían que era un tal cual. Por esa razón decidí cambiar mi nombre artístico a ‘Pachoache’. No volví a pensar en Tal. Años después, al estar trabajando en la construcción del personaje, quería que la animación tuviera un nombre y apellido que me permitiera expresar lo que quería decir de una manera clara y directa, por eso recordé las palabras de mi abuelo y decidí ponerle Tal Cual”.

‘Pachoache’ tiene una voz que transmite tranquilidad y sabiduría. Habla despacio. Pocas veces repite palabras, utiliza muchos sinónimos. Lee mucho.

Su voz original en nada se parece a la de Tal Cual. El muñeco tiene voz ronca, áspera, pegajosa, y por fortuna, para Pachoache, con alto nivel de recordación.

“La voz de Tal Cual es muy curiosa y no sabemos qué fue lo que determinó que tuviera ese nivel de recordación. Me atrevería a decir que es porque es una voz muy sencilla, una voz que la puede hacer casi que cualquiera, he encontrado muchas personas de diferentes edades y géneros que tratan, cuando se refieren a Tal Cual, de hacer su voz y lo hacen bien”.

Toma agua de fresa y respira. Sus cuerdas vocales nunca se han visto maltratadas por hacer la voz del personaje estrella de Señal 3, la productora que dirige desde hace 25 años y de la que no se siente el jefe.

“No lo soy. Es un ambiente de trabajo muy fresco, todos nos colaboramos y trabajamos muy bien, esto no es un trabajo de una sola persona, Tal Cual es de todos”.  En Señal 3 trabajan 15 personas entre animadores, editores, diseñadores y sonidistas.

Tal cual

“La voz de Tal Cual no tuvo ningún estudio. Lo que sucedió es que cuando llegó el momento de ponerle la voz al personaje se hicieron algunas pruebas con locutores y no sentí que me estaban dando lo que yo quería. Entonces decidí, un día cualquiera, hacer la voz. Quería expresar lo que estaba diciendo el personaje y salió bien. Además me queda muy fácil en términos de producción porque a Tal Cual lo tengo aquí -dice con su mano derecha en su garganta y sonríe-, entonces no tengo que estar llamando a una persona para que la haga. Cuando se presentan situaciones en las que hay que cambiar el texto por alguna razón, aquí la tengo”.

Pese a que es un humorista gráfico de trayectoria, Francisco Hernández no se considera un buen cuentachistes. “Soy más bien aburrido”, comenta con una tímida sonrisa.

“No soy una persona repentista. El chistoso saca muy fácil un comentario para que la gente se ría, yo no. Tengo que procesar toda la información, soy muy lento. Me toca procesar todo para luego sí llegar a algo. Prefiero escribir, tachar, volver a hacer, romper y ahí si sacar algo. Prefiero, más que un chiste, dejar una inquietud y es lo que intento hacer como humorista gráfico”.

Con la misma pasión con la que habla de la importancia del “respeto a todos y el respeto a todo”, habla de humor negro, su género preferido. Se acomoda en su silla, frunce el seño, y dice: “Me gusta porque le da a uno la posibilidad de reírse de la vida que es tan negra, y la puede volver blanca. Es un poco como la irreverencia plasmada en un dibujo que tiene implícito desde la parte política hasta la parte política y social”.

De una biblioteca gigantesca en la que se ven libros de diseño, algunas poesías, casetes viejos con capítulos de Tal Cual, algunas poesías y textos de budismo, saca una carpeta que parece nueva, pero que ha guardado desde 1974.  Es la primera vez que muestra el contenido de esa carpeta durante una entrevista.

Tal cual

“Aquí tengo varios dibujos que  van a ver la luz en algún momento. Tengo pensado sacar dos libros de humor gráfico a los que ya les tengo el nombre, pero que no he hecho nada para sacarlos, espero que el año entrante saque alguno de ellos”.

En ‘Ojo por Diente’ y ‘Un Acto de Humor’, nombres de los libros, piensa mostrar caricaturas que jamás vieron la luz en los medios para los que trabajó: ‘El Espacio’, ‘Cromos’, y la revista ‘Alternativa’.

“Varios fueron dibujados en el año 74. Como se puede dar cuenta, empiezan a tener características de Tal Cual”.

Hablar y mostrar estos dibujos genera en Pachoache una gran emoción. Son dibujos crudos, absurdos y que denotan un alto nivel de inteligencia. “Nunca me he sentido inteligente”, dice.

“Cuando escogí ser humorista gráfico dije ‘me gano la vida o me muero de hambre haciendo esto’, fue una decisión determinante”, recuerda.

Luego se dedicó a la producción de video. “No le volví a sacar tiempo. Pero estos dibujos son tan vigentes hoy, como hace 40 años”.

Tal cual

Tal cual

De los caricaturistas colombianos de la actualidad, no tiene mucho por decir. “No los conozco lo suficiente como para expresar una opinión”. Al respeto, con pocas palabras dice: “Todos tienen una gran fortaleza: poder transmitir una idea, eso me parece muy importante”.

De quien si habla, es de Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino. El caricaturista argentino es el referente de ‘Pachoache’.

“Me parece que es uno de los humoristas más grandes que hemos tenido y se ha convertido, sin conocernos, en mi maestro, hay mucho de dónde sacarle jugo y se lo he sacado.

Cuando uno mira su trabajo, el humor gráfico y la forma como transmite el dibujo, es algo con lo que uno queda asombrado”.

Mafalda es a Quino como Tal Cual es a ‘Pachoache’. A ese pequeño muñeco, de pantalón y camisa café, y con principios de alopecia, Francisco le ha dedicado muchas horas de su vida. Calcula que ha sacado unos 300 programas con Tal Cual como protagonista.

“Los temas de los que habla Tal Cual están en cualquier parte y en cualquier momento. Desde la definición del tema hasta el video final, nos estamos demorando unas 120 horas por programa. Eso incluye la investigación, redacción de los textos, que es un poco demorado porque hay que sintetizar muy bien, la animación, la locución, efectos, sonorización, todo el montaje”.

Mucho de lo que es Francisco se lo ha trasladado a Tal Cual. El muñeco casi siempre está solo, así es ‘Pachoache’. “No tengo esa personalidad para estar en grupos, prefiero la tranquilidad que me da la soledad”.

Como Tal Cual, “me vivo quejando todo el tiempo. Vivo cuestionando todo. Cuando veo que definitivamente hay situaciones en donde no se está cumpliendo, y cuando veo que hay una anomalía o arbitrariedad ahí estoy reclamando”, como Tal Cual.